27 de Junio, 2017
Radio Mercosur
Mercosur

SE ENFRÍA EL TLC POR FALTA DE RESPUESTA DE CHINA

LOS PLAZOS SE DILATAN. Gobierno apuesta al acuerdo, aunque busca más comercio con México.

Responsive image
Los plazos se dilatan
Ya no se habla de 2018 como el momento de la concreción del TLC con China porque faltan elementos clave: definir las condiciones que pondrá China y conseguir la anuencia de los demás socios del Mercosur. El tratado se hará "si China quiere"dijo el canciller Nin Novoa en el Parlamento.
 
Para el gobierno, el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China pasó de ser una "certeza" a una "aspiración". Es decir que cayó en una etapa de enfriamiento, de acuerdo con la interpretación que hicieron los partidos políticos luego de escuchar en la comisión de Asuntos Internacionales del Senado un informe del canciller Rodolfo Nin Novoa sobre la marcha de este proyecto de apertura comercial con ese país.
 
Aunque el gobierno está "firmemente convencido" de la conveniencia de este tratado, y también de que lo llevará "hasta el final", aún hay muchas cosas en el aire, como la respuesta china a los términos de referencia del
tratado, es decir las condiciones puestas, y la postura del Mercosur, una de cuyas cláusulas impide a los miembros negociar tratados con terceros países en solitario y sin el aval del resto del bloque.
 
Lo que se pensaba cerrar para 2018, según las previsiones del gobierno, ya no tiene fecha.
 
Ayer en comisión, Nin Novoa dejó en claro que China no contestó a los planteos realizados por Uruguay. Luego de que responda, el gobierno hablará con el resto de los miembros del Mercosur sobre la posibilidad de la firma del TLC. Ante la consulta del senador Pablo Mieres acerca del estado de situación, Nin Novoa contestó que el acuerdo "no está paralizado (...) Tenemos todavía la expectativa de negociar un TLC con China", dijeron a El País fuentes parlamentarias.
 
Más allá del grado de evolución de las negociaciones, por ahora muy lento, la oposición presentó un informe sobre los sectores industriales que se verían afectados por el TLC. En un documento elaborado por sus asesores económicos, el senador nacionalista Luis Lacalle Pou habló en la reunión de la comisión sobre el "riesgo de pérdida de 35.000 puestos laborales". Se le objetó al ministro que el gobierno primero hizo los anuncios y luego comenzó a pensar en los sectores perjudicados.
 
En el informe presentado en la comisión, se habla de los mayores daños a la cadena textil (hilados y tejidos), vestimenta, ropa de cama y calzado. En el sector calzado se ocupan mil personas, en la vestimenta otros 6.700 trabajadores, en ropa de cama 800 y en textil 1.400. Aunque menos afectados, también podrían perder fuentes laborales la industria automotriz, química, plástico, metalúrgica y papel, entre otros. Éstos emplean a muchas personas: plásticos a 4.500 trabajadores, la industria química a 4.000, cerámicas a 800, la industria automotriz a 3.500, el papel a 2.500 y la metalúrgica a 7.000.
 
Lleva tiempo
 
"Uruguay quiere que el tratado sea ventajoso para los intereses nacionales, y así lo hemos planteado. Hay que intercambiar información, ver qué pasa con el Mercosur, y veo que en términos generales hay un apoyo a esta línea del Poder Ejecutivo en materia de inserción internacional", dijo el canciller en rueda de prensa a la salida del Parlamento.
 
"Un T ratado de Libre Comercio lleva tiempo. Nadie puede aventurar cuál será el resultado final. Lo que sí estamos firmemente convencidos es que el Ejecutivo va a llevar esto hasta el final y si China quiere hacer el tratado, lo vamos a hacer. Será el Parlamento quien después aprobará o rechazará el mismo. Todos los tratados siempre tienen un marco de incertidumbre y nadie puede aventurar el destino final de los mismos. Miren lo que ha pasado con el TPP (Acuerdo TransPacífico). Trabajaron años once países y hoy el TPP se estaría desmoronando", reflexionó.
 
La posición de Brasil y Argentina "será determinante dependiendo del tipo de tratado", agregó. "Hasta que no tengamos las bases del tratado establecidas y aceptadas por China, no podemos preguntarle a los demás países del Mercosur si nos quieren acompañar o no", admitió. "Siento que cada vez más hay discursos sobre la flexibilización" del Mercosur y del comercio internacional.
 
"La línea" del gobierno "es seguir con el TLC, viendo cuáles son las condiciones. Nosotros presentamos a China cerca de 30 condiciones (términos de referencia) y quizás no los acepten todos. Quizás agreguen alguno, veremos. Lo que sí sabemos es que China no hace acuerdos por cuatro, cinco, seis o quinientos productos como tenemos hoy con India", explicó el canciller.
 
México.
 
Además, Nin dijo que el vicecanciller José Luis Cancela viajará a México con el objetivo de negociar el pasaje de un Tratado de Libre Comercio con ese país como el vigente a uno más amplio. "No vender cuota, sino abrir el
mercado, liberar de aranceles y poner algunas normas más que a las que hemos puesto con Chile, como referidas al medio ambiente, a las Pymes, a armonización aduanera, entre otras", destacó.
 
En el curso de la reunión de la comisión legislativa, el Partido Nacional insistió en su acuerdo con el TLC con China, aunque Lacalle Pou destacó que hay que atender a los sectores que se perjudican con el tratado. Pero criticó al gobierno por hacer los anuncios antes de tener los estudios preliminares sobre el impacto del TLC.
 
También le objetó avanzar sin tener un aval concreto de los otros socios del Mercosur. El senador nacionalista le preguntó al canciller si se sigue sosteniendo la fecha de 2018 para la concreción del TLC; como se dijo al hacerse el anuncio, pero el ministro "no la sigue sosteniendo ahora. Es una aspiración y no certeza", contestó Nin, dijeron las fuentes.
 
La necesaria autorización de los socios del Mercosur.
 
En octubre de 2016, Uruguay y China se fijaron un plazo de dos años para firmar un Tratado de Libre Comercio que catapulte las relaciones bilaterales. La decisión se tomó en la reunión que mantuvieron el presidente Tabaré Vázquez y su par Xi Jinping, en China. Pero hay un escollo regional para hacerlo: para firmar un acuerdo bilateral Uruguay debe contar con la aprobación del resto de los socios del bloque, de acuerdo a lo establecido por la resolución 32 del Consejo del Mercado Común.
 
"La posición del gobierno la dan el presidente y el ministro".
 
Las diferencias a la interna del Frente Amplio por el rumbo de la política exterior fueron puestas arriba de la mesa ayer por la senadora nacionalista Verónica Alonso, dijeron participantes de la reunión de la comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara Alta.
 
La senadora planteó que el canciller es cuestionado a la interna del oficialismo por la política de "regionalismo abierto" que aplica y la búsqueda de acuerdos de libre comercio, lo que genera resistencias en sectores como el Movimiento de Participación Popular, parte del Partido Socialista y en los comunistas.
 
La relación entre el canciller y la bancada de gobierno no es la mejor, dado que en múltiples oportunidades desde la interna se ha sostenido que Nin Novoa está incumpliendo con las orientaciones de política exterior definidas en el programa de gobierno del Frente Amplio.
 
Tras la intervención de la senadora Alonso, Nin Novoa fue tajante: "La posición del gobierno en política exterior la dan el presidente de la República y el ministro".
 
Para el senador Pablo Mieres (Partido Independiente), "el gobierno exageró a la hora de comunicar el resultado de la visita a China", realizada en octubre de 2016. "Me acuerdo que ponían fecha de firmar un Tratado de Libre Comercio en el 2018. Los hechos de hoy indican que el gobierno chino no ha contestado y el acuerdo estratégico no es más que voluntad política", afirmó el senador.
 
Tras la visita del canciller al Parlamento, Mieres consideró que "el gobierno no ha logrado la respuesta de China y tampoco que sus socios regionales avancen en forma unilateral". La conclusión es una sola: "Estamos en pañales. Es una posibilidad remota hoy la firma del Tratado de Libre Comercio con China". Para Mieres, en este proceso de diálogo con el gigante asiático, hubo por lo menos "un problema de comunicación" a la hora de informar los resultados de la gira presidencial.
 
"SI CHINA QUIERE UN TLC SE HARÁ Y SERÁ EL PARLAMENTO QUIEN LO APROBARÁ O NÓ".
 
Fuente: DANIEL ISGLEAS/VALERIA GIL - El País - Montevideo - Uruguay 

PARLAMENTO DO MERCOSUL
PARLAMENTO DEL MERCOSUR
 Secretaria de Relações Institucionais e Comunicação Social
Secretaria de Relaciones Institucionales y Comunicación Social
Pablo de María 827 - Montevide