27 de Marzo, 2017
Radio Mercosur
Política

ROCE DIPLOMATICO ENTRE VENEZUELA Y PERÚ

Responsive image
"En este momento las relaciones están en un momento muy bajo, hay malestar en ambos países y no pareciera que vayan a mejorar en un futuro próximo", dijo en entrevista con Xinhua la profesora de Derecho Internacional de la Universidad Católica Andrés Bello y ex embajadora de Venezuela, Milagros Betancourt.
 
Los gobiernos de Caracas y Lima enfrentan serios roces diplomáticos luego de diversos acontecimientos, entre éstos la creación de un "grupo de apoyo" para una transición política en Venezuela que impulsa el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.
     "En este momento las relaciones están en un momento muy bajo, hay malestar en ambos países y no pareciera que vayan a mejorar en un futuro próximo", dijo en entrevista con Xinhua la profesora de Derecho Internacional de la Universidad Católica Andrés Bello y ex embajadora de Venezuela, Milagros Betancourt.
     "Creo que los nexos se mantendrán en lo mínimo y esperemos que no haya ninguna reacción intempestiva del gobierno de Venezuela que pueda complicarlas más", agregó.
     En un discurso ofrecido en la Universidad de Princeton, New Jersey, en Estados Unidos, el mandatario peruano se refirió recientemente a América Latina como "un perro simpático" que no genera mayores problemas en la región, "salvo Venezuela", lo cual motivó tensiones entre ambas administraciones.
     La respuesta del gobierno venezolano ante lo que consideró "una ofensa al gentilicio latinoamericano" y la sucesiva y dura respuesta de la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, provocó que Kuczynski enviara una nota de protesta y llamara a consultas a su embajador en Caracas, Mario López Chávarry.
Frente al complejo escenario internacional que enfrenta Venezuela, producto también de los intentos de atribuírsele una "crisis humanitaria", los analistas consultados por Xinhua discrepan sobre el papel que debe jugar el país suramericano pero coinciden en que factores foráneos jugarán un rol decisivo.
     Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, exigió a su homólogo peruano que rectifique y "pida disculpas" a la región, ante lo que calificó de un acto de evidente sumisión a los intereses de Estados Unidos.
     Perú también apoyó la iniciativa del secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de revisar un informe de más de un centenar de páginas sobre la "crisis venezolana" que no fue consultado previamente con el gobierno venezolano para impulsar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a esta nación.
     A juicio del analista político, Diego Sequera, "es suficientemente descriptivo el papel que asume el gobierno peruano frente a la actual coyuntura regional", y asegura que el futuro de estas relaciones está condicionado a "la actual escalada diplomática verbal".
     Señala que las acciones unilaterales de Perú, lejos de constituir un evento fortuito forman parte de los intereses que Estados Unidos tiene en la región, y destaca la presencia de grupos de presión "antivenezolanos".
     "Pedro Pablo Kuczynski bailará al son que le toque (el senador) Marco Rubio o cualquier activista del Senado norteamericano del "lobby anti-venezolano", que está bastante apurado e impaciente", precisó.
     El especialista señaló que la "agresividad discursiva" de Kuczynski entra en el contexto de la acusación que pesa sobre él por posibles vínculos con los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.
     Cabe recordar que a Kuczynski se le acusa de recibir dinero de Odebrecht durante su campaña electoral y además fungió como ministro de Economía y Finanzas durante el gobierno del ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006), en la actualidad buscado por la justicia por este caso.
     Frente al complejo escenario internacional que enfrenta Venezuela, producto también de los intentos de atribuírsele una "crisis humanitaria", los analistas consultados por Xinhua discrepan sobre el papel que debe jugar el país suramericano pero coinciden en que factores foráneos jugarán un rol decisivo.
     Betancourt opina que Venezuela no cuenta ya con el respaldo de sus aliados tradicionales, sumado a que no posee ahora la capacidad financiera para influir en la región.
     "Su influencia y trascendencia se ha disminuido de manera considerable, por lo que ya no es relevante en la región, con excepción de algunos países del Caribe angloparlante, que aun dependen de nuestra dádiva petrolera", expuso.
     Por su parte, Sequera descartó que Venezuela se esté aislando internacionalmente, sino que los actuales acontecimientos responden a una agenda política de sectores de la derecha mundial, que buscan "desmantelar" su soberanía.
     "La oposición venezolana ni siquiera es capaz de jugar con habilidad una baza pesada como tener (y haber perdido en términos de legitimidad) el Poder Legislativo, quedan las maniobras y presiones externas en un momento regional propicio para eso, para Estados Unidos, luego la Unión Europea y finalmente para la élite compradora y sus operadores locales", añadió.
     El analista afirmó que Venezuela se escapa de la "metáfora" del "perro alfombrero" -denominado por la cancillería peruana como un "recurso idiomático" de Kuczynski- y en cambio constituye "el principal freno político, social, histórico y simbólico del proceso de restauración neoliberal" en América Latina.
 
 
Fuente: Xinhua