25 de Mayo, 2017
Radio Mercosur
Economía

ACUERDO ENTRE MINISTERIO CHILENO Y SUBUS

Transantiago: acuerdo entre ministerio y Subus fija pago de $ 38 mil millones. Montos serían entregados por el gobierno a la firma entre 2017 y 2020. Hoy se cerraría trato con junta de acreedores para terminar con reorganización de deudas.

Responsive image
Durante esta tarde la comisión de acreedores de Subus, una de las empresas operadoras del Transantiago más grandes del sistema, recibiría formalmente la propuesta que realizó el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) luego de la revisión excepcional de los contratos, solicitada por la firma en septiembre de 2015. Según fuentes cercanas al proceso, la cartera estableció el pago a la firma de unos $ 38 mil millones que se desembolsarían en cuotas anuales entre 2017 y 2020.
 
Estos recursos se entregan porque la concesión vigente permite modificar el contrato para “restablecer el equilibrio económico de los operadores y garantizar su sostenibilidad”. Así, si la empresa y Transportes lo consideran pertinente, se puede reajustar la tarifa que reciben los operadores incrementando el pago por kilómetro recorrido, y por pasajero transportado que entrega el gobierno.
 
El acuerdo, que expondrá hoy el interventor que designó el 17° Juzgado Civil de Santiago para llevar el proceso de reorganización financiera, también establecería nuevas revisiones excepcionales del contrato de aquí a 2020, cuando terminará la concesión que opera Subus. Cabe recordar que en junio de 2016, la firma, representada por el estudio Nelson Contador & Compañía Abogados, se acogió a la ley sobre insolvencia y reemprendimiento por una deuda de más de $ 90 mil millones.
 
La propuesta debe ser aprobada por la comisión de acreedores para, de esta forma, dar curso al calendario y fórmulas de pago de esta morosidad. Además, el acuerdo plantea que la empresa deberá vender las cinco terminales de buses que tiene Subus antes del fin del período de concesión, y que se podrían liquidar por $ 32.185 millones, según informa un documento que elaboró el interventor y que presentó en el Juzgado Civil, así como la opción de generar excedentes mejorando la gestión interna.
 
Reacciones
 
El senador Andrés Allamand (RN), quien ha sido uno de los más críticos respecto de este proceso, culpó al ex ministro de Transportes Andrés Gómez-Lobo por no responder sobre este tema. “El ex ministro se comprometió públicamente, y ante el Senado, de que no habría ningún ‘salvataje’ a una empresa que según el MTT tenía mal desempeño”, señaló.
 
Allamand agregó que “la información disponible era que la revisión ordinaria del contrato había llegado a un punto muerto, porque el ministerio ofrecía solo entre $ 12.000 y $ 14.000 millones de mayor pago. Ante eso, la empresa pidió su reorganización judicial, paso previo a la quiebra. Ahora aparece que el ministerio está comprometido a pagarle casi $ 38.000 millones de aquí al 2020, es decir, una cifra sideralmente mayor. Esa inexplicable voltereta es la que Gómez-Lobo no quiso explicar”, afirmó.
 
El presidente del sindicato de trabajadores de Subus, Boris Guerrero, dijo que los cambios en cómo se calcula el ingreso de la compañía “no es un salvataje, porque cuando hay factores externos que influyen en la operación, la empresa tiene derecho a pedir al gobierno la revisión del contrato y en ese proceso se determina cuáles son esas variables que afectan la operación, y cuando no son responsabilidad de la empresa se establece una compensación”.
 
El académico de la UC y ex coordinador del Transantiago Raimundo Cruzat explicó que el mecanismo de revisión excepcional de los contratos fue establecido en los mismos convenios que firmó el gobierno con los operadoras del Transantiago en 2011.
 
Y añadió que “los problemas que son de gestión y que afectan el funcionamiento de recorridos no corresponde ser revisados, pero si hay situaciones externas que no dependen del concesionario ni del gobierno, se pueden revisar y eventualmente el resultado podría ser una compensación económica”.
 
Informe
 
Antes de lograr el acuerdo y definir la cifra, el interventor hizo una evaluación de la situación de Subus, donde, entre otros puntos, estableció factores externos e internos que afectan el cumplimiento del plan operacional que exige el MTT.
 
Entre las variables externas, señala el informe elaborado en septiembre por el veedor, hay diferencias entre la flota operativa (de buses) solicitada por el plan operacional versus la flota real requerida. “Subus declara la utilización de 1.283 buses lógicos para poder cumplir con el plan operacional completo, donde su flota operativa base es de 1.219 buses”, dice el texto.
 
También apunta a que ésta, compuesta por 60 recorridos, tiene un promedio de 1,87 pasajeros transportados por kilómetro (pas./km), mientras que el promedio de la industria está en torno a 2,7 pas./km. Además, expone que la congestión de algunas vías ha hecho bajar la velocidad media de cada servicio, “lo que provoca un aumento en los costos operacionales por combustible, mano de obra y mayor programación de los buses”, y que el “plan operacional no incluye este factor”.
 
Pero también hace alusión a fallas internas de gestión y plantea realizar una revisión del organigrama de líneas de jefaturas /líderes, porque “despachadores y/o conductores quedan muy relegados al final de la pirámide y son aquellos los que deben hacer cumplir el plan operacional programado y atender las contingencias propias de la operación”.
 
Otro punto establecido que podría mejorar es la ubicación de los terminales de cabecera, que es donde comienzan y terminan cada servicio, ya que en su mayoría están ubicados en la vía pública y lejos de las terminales bases, lo que “influye directamente con los kilómetros en vacío (no comerciales) recorridos por la empresa y en los movimientos de relevo de los conductores”.
 
 

Fuente: La Tercera - Chile