22 de Septiembre, 2017
Radio Mercosur
Mundo

UN MILLÓN Y MEDIO DE NIÑOS EN PELIGRO DE MUERTE

Responsive image
28 de marzo 2017 , 10:19 a.m. Casi 1,4 millones de niños están en riesgo inminente de muerte por desnutrición en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, alertó este martes Unicef, la cual precisó que forman parte de los 22 millones de menores de desplazados, que sufren hambre, enfermedades y tuvieron que abandonar la escuela.
 
"Los niños no pueden esperar otra declaración de hambre para que tomemos medidas", argumentó el director de Emergencias de Unicef, Manuel Fontaine, en un comunicado en el que pidió ayuda para responder a las necesidades inmediatas de estos cuatro países aquejados por el hambre, la sequía y los conflictos armados. 
 
"Aprendimos de Somalia en (la sequía de) 2011 que cuando se declaró la hambruna, un número incalculable de niños ya habían muerto. Eso no puede volver a suceder", destacó Fontaine.
 
Unicef necesitará cerca de 255 millones de dólares para proporcionar a estos menores servicios de alimentación, agua, salud, educación y protección durante los próximos meses, según una nueva actualización de la financiación. 
 
La organización planificó destinar más de 81 millones de dólares a programas de nutrición y proporción de alimentos terapéuticos; 53 millones a servicios de salud, incluidas las vacunas, y 47 a programas de agua, saneamiento e higiene para prevenir enfermedades mortales. 
 
"A medida que la violencia, el hambre y la sed fuerzan a la gente a moverse dentro y fuera de las fronteras, las tasas de desnutrición seguirán aumentando no sólo en estos cuatro países, sino también en la cuenca del lago Chad y el Cuerno de África", destacó respecto a la situación de los países vecinos. 
 
Yemen vive la mayor emergencia alimentaria del mundo, con unos 7,3 millones de personas que necesitan ayuda ahora mismo, según Naciones Unidas. 
 
En Yemen, Unicef apoya a los menores con desnutrición grave con asistencia económica a sus familias y servicios de agua y saneamiento, incluido el suministro de agua potable y promoción de la higiene. 
 
En el noreste de Nigeria, la organización pretende llegar este año a 3,9 millones de personas con servicios de atención primaria de salud y tratar a 220.000 niños menores de 5 años con desnutrición, a la vez que proporcionar acceso a agua potable a más de un millón de personas. 
 
Unicef atiende a 1,7 millones de niños menores de cinco años en Somalia, donde trata hasta 277.000 casos de malnutrición aguda a través de servicios de salud y puestos de nutrición móviles. 
 
En Sudán del Sur presta asistencia a 145.000 personas en zonas afectadas o amenazadas por el hambre, entre ellos 33.000 niños menores de 5 años. 
 
En el joven país africano Sudán del Sur, casi 5 millones de personas necesitan alimentos de forma desesperada, mientras que en el noreste de Nigeria 5,1 millones de habitantes sufren carencias serias de comida. 
 
En Somalia los precios de los alimentos están disparándose, casi 3 millones de personas necesitan asistencia y la ONU calcula que un millón de niños menores de 5 años sufrirán malnutrición grave este año. 
 
EFE
 
 
 
2016, el año con más violaciones contra menores en Siria, según Unicef

El Cairo, 13 mar (EFE).- Las violaciones graves contra los menores en Siria batieron su récord en 2016, denunció hoy el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), cuando está a punto de cumplirse el sexto aniversario del inicio de la guerra.
 
Las muertes y los casos de mutilaciones y el reclutamiento de menores han aumentado de forma aguda por la escalada de la violencia en el país, señaló la agencia de la ONU en un comunicado.
 
Al menos 652 niños y adolescentes murieron en 2016 en Siria, el mayor número de bajas de menores desde que se comenzó formalmente a documentar este tipo de víctimas, en 2014, lo que supone un incremento del 20 % respecto a 2015.
 
De los menores fallecidos el año pasado, al menos 255 perdieron la vida en ataques dentro o cerca de escuelas, de acuerdo a los datos de Unicef.
 
Además, más de 850 fueron reclutados para luchar en el conflicto, el doble que en 2015.
 
Unicef explicó que los menores son empleados para luchar directamente en los frentes de guerra y participan cada vez más en actividades de combate, e incluso, en ocasiones, actúan como verdugos, suicidas y guardias de centros de detención.
 
"La magnitud del sufrimiento no tiene precedentes. Millones de niños de Siria son víctimas de ataques a diario, sus vidas han dado un vuelco", subrayó el director regional de Unicef en Oriente Medio y Norte de África, Geert Cappelaere, desde la provincia central siria de Homs.
 
Advirtió de que "cada niño está marcado para el resto de su vida con consecuencias terribles para su salud, su bienestar y su futuro".
 
La agencia de la ONU se quejó de que las dificultades para acceder a distintas partes de Siria obstaculizan la evaluación del sufrimiento de los menores y la llegada de ayuda humanitaria para los más vulnerables.
 
Más allá de las bombas y disparos, muchos niños y adolescentes mueren a menudo de enfermedades que podrían haber sido prevenidas, ya que el acceso a la atención médica y otros servicios sigue siendo complicada.
 
Unicef indicó que de todos los menores de Siria los más vulnerables son los 2,8 millones que residen en zonas de difícil acceso, de los que 280.000 viven bajo asedio, casi completamente aislados de la ayuda humanitaria.
 
El organismo internacional hizo un llamamiento a todas las partes en el conflicto, a quienes tienen influencia sobre ellas, a la comunidad internacional y a cualquiera que se preocupe por los niños para lograr una solución política inmediata que acabe con la contienda.
 
También pidió el fin de las violaciones graves contra los menores, el levantamiento de los asedios y el apoyo sostenible a los Gobiernos y comunidades de acogida para los niños vulnerables, independientemente de su estatus. 
 
EFE