19 de Agosto, 2017
Radio Mercosur
Economía

NUEVAS PERSPECTIVAS PARA EL PUERTO DE MONTEVIDEO

Navieras internacionales con interés en negocio de Katoen. Empresa belga vende participación en el puerto; Maersk y MSC interesadas.

Responsive image

 Las empresas navieras Maersk y MSC, de las más importantes del mundo en el rubro portuario, están interesadas en adquirir el negocio de la firma belga Katoen Natie en el puerto de Montevideo, que incluye la única terminal especializada de contenedores a través de Terminal Cuenca del Plata (TCP) de la que posee el 80% de las acciones —la Administración Nacional de Puertos (ANP) es dueña del 20% restante—.

 
Katoen anunció a principio de mes que iniciaba un proceso de venta de sus negocios portuarios en Uruguay. Desde hace años la empresa tenía discrepancias con la ANP y la acusaba de favorecer mediante permisos provisorios para brindar servicios en los muelles públicos a su competidora Montecon, la otra firma de peso a nivel portuario, aunque esto no fue mencionado oficialmente como motivo para irse del país.
 
Fuentes portuarias comentaron a El País que Maersk y MSC figuran en la nómina de interesados en comprar los negocios de Katoen en Uruguay, aunque también hay otras compañías en la lista. Según el cronograma definido por la empresa belga, entre julio y agosto los potenciales compradores podrán visitar las instalaciones y reunirse con la ANP —en su doble rol de socio y administrador portuario— y está previsto que la operación se concrete entre septiembre y octubre próximo.
 
Aún no está claro el precio del negocio, pero las fuentes lo ubicaron en un monto superior a los US$ 300 millones. Aparte de la participación mayoritaria en TCP, el paquete en venta incluye las firmas de servicios portuarios Seaport Terminals Montevideo S.A. y Nelsury S.A. (que opera en los muelles públicos).
 
El peso internacional de las dos navieras con interés en adquirir el negocio local de Katoen es notorio. Maersk es de origen danés (su sede está en Copenhague, la capital de Dinamarca) aunque cuenta con oficinas en 135 países y es considerada desde hace al menos dos décadas como la compañía de transporte marítimo de mercancía más grande del mundo: tiene unas 50 terminales de contenedores privadas alrededor del globo, más de 600 buques de transporte, aproximadamente 117.000 empleados y transborda más de 35 millones de contenedores por año.
 
Mientras que Mediterranean Shipping Company (conocida como MSC) es una firma italiana con sede en Ginebra (Suiza) que opera en 335 puertos del mundo y tiene presencia en todos los continentes. Cuenta con más de 450 buques y una capacidad de transporte aproximada de 2,3 millones de teus (unidad de medida equivalente a un contenedor estándar de 20 pies).
 
Ambas navieras ya transbordan mercadería desde y hacia el puerto de Montevideo, y de hecho figuran entre los principales clientes tanto de Katoen como de Montecon. Es por eso que la principal empresa operadora de los muelles públicos observa de cerca la negociación del paquete de su competidora en Uruguay, porque si el comprador es alguno de sus clientes podrían verse afectados sus números, indicó una fuente del sector.
 
Sin embargo desde Montecon explicaron a El País que están "esperando que los hechos avances" pero aún no han evaluado "que es mejor o peor" para la empresa, y no quisieron ahondar en mayores comentarios acerca del proceso de venta de Katoen.
 
Pero este no sería el único efecto de la eventual llegada de Maersk o MSC al puerto de Montevideo como operador de una terminal de contenedores especializada. Una fuente de la ANP precisó que no sería positivo para el puerto que una naviera adquiriera TCP porque aparte de realizar el transporte de contenedores pasaría a tener poder de decisión sobre las tarifas, pudiendo rebajarlas para hacer más redituable su negocio. "Es como que una aerolínea maneje el aeropuerto", ejemplificó el informante.
 
Pese a tener un 20% del paquete accionario de TCP, el Estado uruguayo no tienen ningún poder de decisión en la venta de la compañía. El presidente de la ANP, Alberto Díaz, explicó hace unos días a El País que no podrán ningún requisito al nuevo socio si compra el total del paquete accionario que vende Katoen, mientras que si se realiza una venta parcial (no es la idea de la empresa belga) controlarán "que se cumplan las condiciones exigidas en la subasta de 2001" donde se adjudicó a TCP la terminal especializada de contenedores por 30 años.
Dado el escaso peso de la ANP en la compañía que maneja mayoritariamente Katoen, existen voces dentro del sector que entienden conveniente que se analice una venta del 20% en poder del Estado si hay interés del nuevo comprador en adquirirlo. En conferencia tras conocido el anuncio de Katoen, el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, no lo descartó y dijo que "dependerá del planteo" que se reciba, pero Díaz subrayó que esa opción no se maneja porque "el gobierno ya dispuso que mantengamos esa participación".
 
Rossi entrevistado por el semanario Crónicas la semana pasada expresó que "interesa mucho quién va a venir y cómo va a encarar el negocio". A su vez, estimó que "interesados deben haber muchos" e informó que la empresa belga comunicó al gobierno que "se van a encargar de que en estos meses de transición se mantenga la actividad por lo menos en el mismo nivel" en el puerto de Montevideo.
 
Maersk: salida y marcha atrás
 
En mayo de 2016 se encendieron las alertas en el puerto cuando técnicos de Maersk observaron problemas de profundidad en el antepuerto de TCP (debía tener entre 10 y 11 metros pero estaba apenas por encima de ocho metros). Esto llevó primero a que la naviera envíara un barco más chico y luego al anuncio que se discontinuaba transitoriamente la frecuencia marítima semanal que conectaba la terminal de Montevideo con los puertos de Europa. A principios de junio el presidente de la ANP, Alberto Díaz, viajó a Panamá y se reunió junto con jerarcas y asesores de Maersk para América Latina. Tras el compromiso de atender el reclamo de mayor profundidad, la firma internacional dio marcha atrás con la cancelación de la frecuencia. (EL PAIS – Montevideo – Uruguay - 15 may 2017-MATHÍAS DA SILVA )
 
 
 
Un antecedente problemático en febrero de 2016
 
Duro cruce entre Katoen Natie y Montecon por el Puerto de Montevideo
 
Ambas empresas expusieron sus argumentos a través de sendos comunicados.
 
DOMINGO 14 DE FEBRERO DE 2016 - Katoen Natie y Montecon volvieron a cruzarse. Las dos empresas que se disputan el Puerto de Montevideo chocaron este domingo, a través de sendos comunicados.
 
Montecon denunció “múltiples y reiteradas amenazas” de Katoen Natie sobre las autoridades uruguayas” y señaló que los tiempos para las reformas en el puerto “se están agotando”.
 
Y Katoen Natie respondió: “Queremos rechazar absolutamente estos dichos y reafirmar que lo que pretende Katoen Natie es que se cumpla con las leyes y decretos. Como así también se reconozcan los derechos y obligaciones asumidos en el contrato de concesión firmado en el 2001”.
 
En representación de Montecon, su gerente, Juan Olascoaga, advirtió que “los tiempos se están agotando” para que el Uruguay realice en el puerto de Montevideo los cambios estructurales que la terminal y el país necesitan, y sostuvo que los principales armadores y agencias navieras que operan en el puerto capitalino ya han planteado “directamente” a la Administración Nacional de Puertos (ANP) que podrían dejar de considerar a Montevideo como una alternativa “en la medida que se sienten rehenes de un monopolio”.