17 de Noviembre, 2017
Radio Mercosur
Mundo

AMADO BOUDOU SE IBA A IR DE LA ARGENTINA

Trascendieron detalles íntimos de una decisión que encerraba una forma de escape sin prensa, sin medios, sin íntimos y en silencio.

Responsive image
BUENOS AIRES - En los medikos jurídicos, se supo algo que muy pocos medikos han dejado trascender. Y es que se pudo conocer que Boudou ya había pedido permiso al juez para partir el 19 de diciembre próximo, con promesa de pronto regreso, y sin pensarlo lo sorprendió la detención. 
 
El ex vicepresidente del kirchnerismo esperaba ir preso, pero, en el 2019. Por eso trataba de apurar los arreglos de agenda y acomodar su vida privada en otro país.
 
Boudou, uno de los hombres más apuntados en actos de corrupción del gobierno kirchnerista,  y oscuros manejos que lo hicieron quedarse con la empresa Ciccone Calcográfica, su detención le provocó una sorpresa mayúscula, auténtica e inesperada, porque su abogado tenía controlada la decisión judicial para fines de 2019, cuando Macri, presuntivamente, se presentaría para su reelección. 
 
Aparentemenete, el ex vicepresidente argentino, confiaba en su buena estrella, ordenando su vida privada y al mismo tiempo la judicial, pero, ser detenido fue la peor noticia recibida en los últimos tiempos por el ex funcionario kirchnerista.
 
Al parecer se confió de que tenía tiempo suficiente para ordenar su vida personal, y también la judicial, aunque no iba a poder evitar la cárcel por más de dos años.
 
Por eso estaba tranquilo en su departamento, disfrutando por primera vez de una vida familiar, con su novia Mónica García de la Fuente, embarazada de mellizos, y su suegra.
 
Según detalla el portal Infobae, hasta había pedido permiso al juez para viajar el 19 de diciembre a México, donde la ex diputada quiere que nazcan los bebés.
 
Aunque tiene fecha para enero, ella misma tiene pasaje para el 10 de diciembre, ya que tendrá un tipo de parto que suele adelantarse.
 
Estos son los asuntos de los que hablaba Boudou con sus amigos en la semana previa a su detención. Criticaba al “dúo de las gordas”, como bautizó a Lilita Carrió y Margarita Stolbizer, que “acosan todo el tiempo a la Justicia para que meta presos a los opositores” y se quejaba amargamente de haber caído en desgracia, de no poder caminar libremente por la call y de estar expuesto al escarnio público.
 
Amargado, criticaba ácidamente al gobierno de Mauricio Macri. Decía que, en cualquier momento, venía una crisis financiera internacional y Macri quedaba culo al norte, sin poder pagar la fenomenal deuda que estaba tomando. Pero, sobre todo, intentaba comprender -aunque no se sobreponía al golpe- cómo él había caído tan bajo. Y se convenció de que el origen de sus males tiene un nombre y apellido: Carlos Zannini, aseguró un amigo.
 
Contó también que ante el ruido que estaba haciendo la causa Ciccone, un día fue hablar con Cristina y le planteó la necesidad de ordenarse judicialmente y tener abogados que pudieran blindarlo.
 
Relató que la entonces presidente le dijo que no se hiciera problemas, que “el “Chino” se hará cargo de todo”.
 
El "Chino", no era otro que Carlos Zannini, el hombre duro del gobierno de Cristina Kirchner, ahora refugiado en Santa Cruz y que tampoco camina sólo por las calles de la ciudad austral para evitar los insultos de la gente.
 
Resultado de toda esta situación: Boudou está preso y presumiblemenete no obtendrá la libertad condicional hasta dentro de mucho tiempo. Probó que Cristina ya  NO TIENE MÁS PODER y a la Justicia tampoco la aprieta más.
 
Los jueces hoy, se han rebelado y trabajan con rapidez porque saben que, la buena estrella que los aslumbraba durante el gobierno de los Kirchner, se había apagado para todos definitivamete.
 
 
 
Fuente: Agencias - Redacción radiomercosur.com