17 de Noviembre, 2017
Radio Mercosur
Mercosur

MERCOSUR Y U.E. - UN REENCUENTRO IMPOSTERGABLE

Luego de varios años de conversaciones y aproximaciones, todo está dado a fin de que esta vez se logre un acuerdo beneficioso para los dos bloques

Responsive image
En la próxima semana Uruguay y todo el Mercosur estarán ante la negociación más importante de los últimos tiempos: la posibilidad de sentar las bases de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE) que puede significar para la ganadería uruguaya una mejora significativa y sobre todo un cambio de perspectiva que de más certeza a productores e industriales que en los últimos tres años han debido enfrentar vaivenes recurrentes.
 
El precio de exportación de la carne de Uruguay cayó de los US$ 4.000 por tonelada a US$ 3.400 y eso se trasladó de inmediato al precio del ganado para faena, lo que resultó en números tremendamente ajustados que solo fueron acomodados en los últimos 12 meses por la generosidad de las lluvias. Un factor en gran medida azaroso, cuya persistencia es imposible de prever.
 
Si los europeos acceden a abrir una parte muy menor de su consumo interno al libre comercio y mejoran su oferta actual tan exigua de 70 mil toneladas a algo más de 100 mil que la vuelva aceptable a las delegaciones del Mercosur, la oportunidad de Uruguay dará un paso fundamental adelante, y también lo hará la oportunidad que la UE tiene para mostrar que, a pesar del brexit y de la moda neoproteccionista que ha arraigado en algunos lugares, la integración, la democratización y el seguir construyendo puentes y redes no se detiene.
 
Todo está dado para que luego de varios años de conversaciones y aproximaciones esta vez se logre un acuerdo beneficioso para los dos bloques. Las políticas de Trump necesitan un 
contrapeso global. La salida de Gran Bretaña presiona a que la UE demuestre que su vigencia se mantiene plena, de este lado el esfuerzo fundacional del gobierno argentino merece un 
respaldo y ha sido acompañada esta semana de una señal fuete como es nombrar embajador en la UE a quien fuera ministro de Agricultura. Hay una voluntad y condiciones dadas como nunca.
 
La generosidad deberá ser mutua. Los europeos querrán sus condiciones de acceso para productos industriales y servicios. Es posible llegar a un acuerdo que nos acerque a tecnologías 
vinculadas a la sustentabilidad en las que Europa tanto énfasis pone. Para el Uruguay profundo, un acuerdo puede ser de enorme importancia. Podemos darle a Europa carne que proviene de sistemas de producción que preservan el campo natural y el agua, que están libres de antibióticos, de animales trazados y bien tratados.
 
Cerrado un acuerdo con la UE hay que avanzar en otros. Principalmente con China. Tanto europeos como chinos se han puesto la responsabilidad de frenar el cambio climático al hombro. La integración tiene también que incluir sumarnos a esas metas.
 
Los empujes proteccionistas serán una anécdota de la historia. La integración respetuosa de la diversidad cultural es un imperativo que no debe abandonarse. Ese partido se juega esta 
semana que puede empezar a marcar el reencuentro entre América del Sur. Y puede ya dar un marco muy interesante para el 2018 del agro y la economía uruguaya y regional.
 
Al mismo tiempo debería llevar a que el Mercosur se plantee empezar una etapa más fructífera en la que la lógica de integración regional favorezca a la apertura con el mundo negociando en bloque acuerdos y a la vez adoptando la libertad de comercio entre sus integrantes. Tal vez sea un exceso de optimismo, pero me la juego a que habrá acuerdo y significará un salto importante en calidad para la economía y las instituciones democráticas americanas.
 
 
Fuente: Ultima Hora -  Asunción - Paraguay - Por Eduardo Blasina 05-11-2017