16 de Diciembre, 2017
Radio Mercosur
América

BRASILEÑOS SON PROPIETARIOS DEL 14% DE LAS TIERRAS PARAGUAYAS

Responsive image
PARAGUAY - BRASIL - El Brasil avanza sobre el Paraguay. Territorialmente. No por medio del Estado o del gobierno, sino por el agronegocio. En los departamentos ubicados en la frontera con Brasil, el porcentaje de propiedades rurales en manos de brasileños llega a 60%. En todo el país, ese porcentaje alcanza el 14,2% del total. Una parte significativa de estas propiedades -23,5% – se encuentra en manos de extranjeros.
 
Esta ofensiva crece desde la década del 70 y no ha ocurrido sin conflictos. De Olho nos Ruralistas cuenta, en una serie de 36 reportajes, parte de esa historia. Pregunta central: ¿quiénes son esos brasileños? ¿Qué hacen en el Paraguay? ¿Y qué hacen en el Brasil? ¿Cuáles son los impactos sociales y ambientales de este proceso de ocupación? ¿Cuál es el histórico de esos estancieros?
 
Paraguay en la Mira trae una mirada hacia el país, pero otra para el propio Brasil. No se trata sólo de una historia hecha por colonos, y sí de grandes propietarios que tienen tierras – aquí y allí.
 
La serie muestra casos de expulsión de campesinos y deforestación, del lado paraguayo; y casos de estancieros agropecuarios con propiedades en regiones de conflictos, del lado brasileño.
 
Ni todos los datos sobre propiedades de tierra en el Paraguay están disponibles, pero hay algunas pistas. De las 3.634.565 hectáreas vinculadas a los cien mayores propietarios de tierras del Paraguay, 12,57% pertenecen a 16 brasileños, que poseen 456.906 hectáreas. Los datos divulgados por Oxfam Paraguay fueron organizados por el observatorio, que priorizó la cara brasileña de esa concentración agraria. Como se puede examinar en el siguiente cuadro demostrativo:
 
La lista de los 16 mayores propietarios brasileños tiene nombres poco conocidos en el Brasil, pero muy conocidos en el Paraguay, como el del brasiguaio – un brasileño efectivamente residente en el Paraguay – Tranquilo Favero. Posee tierras en todo el país. y es uno de los primeros de la lista, debajo de la Secta Moon (que, como veremos, también tiene conexiones brasileñas) y del argentino Carlos Casado. Revise la lista de los cien mayores dueños de tierra en el Paraguay.
 
UNA MIRADA A PARTIR DE 36 HISTORIAS
 
¿Cuándo llegaron esos brasileños al país vecino? ¿En qué regiones actúan? ¿Qué plantan y cultivan? ¿Las tierras del lado paraguayo alcanzan territorios indígenas? ¿Y las del lado brasileño? 
 
¿Estos propietarios están involucrados en casos de corrupción en ambos lados de la frontera? Y las empresas agropecuarias ¿son sólo las viejas conocidas de los brasileños, como JBS y Minerva?
 
Estos son algunos de los temas de la serie de reportajes, que comienza el día 6 de noviembre y va hasta el 15 de diciembre. Paraguay en la Mira está dividido en seis partes, cada una con seis sub ítems. Subimperio trae el historial de esa ocupación y la primeras información sobre el control territorial – y económico. Fronteras detalla este proceso de expansión, ya con historias más específicas de los grandes latifundistas brasileños.
 
Esta expansión gana contornos recientes en Invasores del Chaco. La región menos habitada del Paraguay no suele aparecer en las historias más conocidas de latifundistas brasileños. Pero ellos están allí, principalmente en la frontera con el Mato Grosso del Sur. Por allí se multiplican los casos de deforestación y de conflictos con pueblos indígenas.
 
Las Corporaciones se ocupa del papel de las empresas. Antes de la compra de la JBS paraguaya por Minerva Foods, el frigorífico de otro brasileño era el mayor exportador de carne del 
 
Paraguay. En Brasil es un desconocido – aunque tenga tierras en el Mato Grosso del Sur. Paraguay en la Mira busca mostrar ese “efecto espejo”. Política, a su vez, muestra las conexiones de los propietarios de tierra (y de empresas) con el poder institucional.
 
Finalmente, la serie se cierra con Relatos de una Guerra. Se podría hablar de Invasión, en rigor, pero ese ítem busca identificar los colores verde y amarillo en conflictos de la historia reciente del campo en el Paraguay. El proceso de expulsión de campesinos de sus tierras tiene motivaciones económicas y es a menudo con violencia – como en el Brasil.
 

LA PEOR DISTRIBUCIÓN DE TIERRAS DEL MUNDO
 
Dueño de un territorio rico en riquezas naturales, el Paraguay en la actualidad es uno de los países más desiguales de América del Sur. Según el Banco Mundial, en 2014, el 10% más rico de la población tenía un ingreso mensual promedio 32 veces superior que el del 10% más pobre. El mismo estudio muestra que el 22% de los paraguayos están en una situación de extrema pobreza.
 
En el campo, la situación es aún peor. El índice de Gini de la distribución de tierras – coeficiente que mide la desigualdad agraria en la ocupación de tierras productivas – en el Paraguay es de 0,93, el peor de América del Sur. Inmediatamente detrás, vienen Colombia y Brasil con un índice de 0,86.
 
Según el más reciente censo agrícola, de 2008, las 1.284 propiedades con superficie superior a 5.000 hectáreas (sólo 0,4% del número total de propiedades) poseen el 56% de las tierras 
productivas, equivalente a 17,4 millones de hectáreas.
 
Considerando las propiedades por encima de 200 hectáreas, el 90% de las tierras paraguayas están en manos de sólo 12.000 propietarios, menos del 5% del total. Esto coloca al Paraguay como el país con la peor distribución de la tierra en todo el mundo.
 
Mientras tanto, la agricultura campesina está acorralada ocupando sólo el 4,3% del territorio paraguayo, a pesar de que representan el 83,5% del número total de propiedades. Con la creciente presión del agronegocio buscando apropiarse de nuevos territorios para la producción de commodities, el número de campesinos sin tierra aumenta cada día. Actualmente, hay más de 300.000 familias sin un pedazo de tierra.
 
Los brasileños son los protagonistas de esta historia.
 
Fuente: Paraguay en la Mira - Por Alceu Luís Castilho y Bruno Stankevicius Bassi - noviembre de 2017