16 de Diciembre, 2017
Radio Mercosur
Mundo

LA ECONOMIA VENEZOLANA ESTÁ EN RECESIÓN CONTINUA

Responsive image
CARACAS - En Venezuela se mantendrá la recesión en 2018, “con pocas perspectivas de volver a un crecimiento positivo. Hay una gran cantidad de capacidad ociosa en la economía, particularmente en el sector petrolero” .
 
“El impacto de la recesión en el sector privado ha sido bastante alto” y se necesitaría voluntad política para asegurar nuevas inversiones diversificadas en Venezuela, afirma TCB
Nueva York.-  PDVSA “tiene 1.600 millones de dólares en pagos del servicio de deuda este año. Si deja de pagar el tamaño del default sería masivo, tal vez mayor que el de Argentina en el año 2001”, diagnostica en referencia al infame “corralito” el experto Ataman Ozyildirim, director de mercados emergentes de The Conference Board (TCB), organización sin fines de lucro de análisis económico que presentó en Nueva York sus perspectivas para 2018.
 
“El riesgo de una mayor mora del gobierno venezolano en el pago de la deuda no puede eliminarse por completo en este momento. El nivel de confianza de inversionistas y tenedores de bonos sobre recibir pagos o reestructurar sus préstamos es crítico”, agrega el especialista, doctor en Economía de la Universidad del estado de Pennsylvania.
 
-¿Cómo ve la economía de Venezuela para 2018 en comparación con 2017, dada la alta inflación actual, las sanciones internacionales y la baja productividad petrolera?
-Un problema principal con Venezuela, al igual que con muchas economías ricas en recursos, es su gran dependencia. En este caso, del petróleo, lo que la hace bastante vulnerable a los descensos del precio. La tasa de inflación es muy alta y las sanciones de EEUU son una gran amenaza. En 2017 el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 7%, y esperamos que la contracción continúe en 2018, aunque la tasa negativa será menor, en torno a 4,1%. Si bien la reducción de la inversión continuará a un ritmo similar, ayuda la disminución cíclica en la contracción de la productividad.
 
-¿Se consideraría una “mejora” pasar de -7 a -4,1%?
-Esa menor contracción del PIB para 2018 no debería considerarse una mejoría. Venezuela todavía tendrá PIB e ingreso per cápita negativos. Es una recesión continua, pero la tasa de 
contracción será menor. Eso básicamente implica que el PIB en 2018 será 11% menor que el de 2016, y 34% menor que en 2013, el último año que hubo una expansión en el PIB. Continuará la recesión en 2018 con pocas perspectivas de volver a un crecimiento positivo para fin de año. Hay una gran cantidad de capacidad ociosa en la economía, particularmente en el sector petrolero, y con la modesta mejoría en los precios es posible cierta disminución en la tasa de contracción. Pero una recuperación completa llevará mucho más tiempo, ya que el impacto de la recesión en el sector privado ha sido bastante alto y se necesitarían nuevas inversiones.
 
-En ese panorama, ¿cuáles medidas urgentes deberían tomarse en la economía venezolana?
-Es difícil decir qué acciones “urgentes” pueden salvar la economía venezolana en el corto plazo. Desafortunadamente no hay una solución rápida a muchos de los problemas económicos derivados de las condiciones domésticas y globales. A pesar de cualquier acción, la recuperación llevará tiempo. La alta inflación, el desempleo potencial y la carga de la deuda son preocupaciones importantes. Para una recuperación sólida son esenciales reformas estructurales agresivas que ayuden a la productividad de la economía, y también su diversificación, que necesita más inversión fresca y voluntad política para atraer esas inversiones en sectores no petroleros.
 
-¿Cómo visualiza los precios petroleros para 2018?
-No vemos un cambio importante en los mercados de energía y productos básicos que ejerciese una presión al alza significativa sobre los precios del petróleo en 2018. La economía mundial continuará viendo un mayor suministro de energía, incluido el petróleo de esquisto bituminoso de EEUU; y también otras fuentes alternativas y renovables, superando la creciente demanda. A menos que ocurra un repunte significativo en el crecimiento de las economías emergentes o se manifieste algún riesgo geopolítico.

"Solidez y estabilidad"
 
Optimismo es la palabra que resume las perspectivas del reporte anual de los expertos de TCB: tras superar la expectativa de 2,8% y crecer 3% en 2017, “se prevé que la economía mundial continúe con su impulso actual hasta 2018”. Ello está encima del promedio de 1,8% en el último lustro, 2012-2017.
 
La crisis ha quedado superada “finalmente, dando paso al crecimiento global”, destaca Bart van Ark, economista jefe de TCB, tras promediar 33 países industrializados y 36 “economías 
emergentes”. Pero ello no significa bonanza, sino solidez y estabilidad. “El potencial para un crecimiento mucho más rápido es limitado, y es probable que se desacelere a fines de la década”.
 
“La buena noticia es que los factores de crecimiento cualitativos -una mejora en las habilidades laborales, la digitalización y especialmente un mayor crecimiento de la productividad-, pueden ayudar a mantener el crecimiento y proporcionar mejores condiciones para que las empresas prosperen en la próxima década”, acota.
 
Puntualmente, el informe prevé crecimiento del PIB para 2018 en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Grecia y EEUU; y en el caso de Venezuela, que la contracción disminuya, aunque el PIB siga siendo negativo.
 
El ritmo de crecimiento del PIB bajaría de 2017 a 2018 en Canadá, China, España, Alemania, Italia, Japón, México, Portugal, Rusia y Reino Unido. En tanto en Francia la tasa se mantendría estable en 1,8%.
 
Específicamente en los dos mercados más grandes de Latinoamérica, el panorama ofrece contrastes, ambos en vísperas de comicios presidenciales con la izquierda encabezando las 
encuestas: “Brasil continuará recuperándose lentamente de una profunda crisis económica, mientras que México probablemente enfrentará más dificultades por la incertidumbre en torno a las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las próximas elecciones de 2018”.
 
Al otro lado del planeta, proyectan que Japón y el Reino Unido se desacelerarán más "dramáticamente" el próximo año.
 
Más detalles sobre el informe, en inglés: www.conference-board.org/data/globaloutlook/
 
 
Fuente:  ANDRÉS CORREA GUATARASMA - acorrea@eluniversal.com - EL UNIVERSAL - CARACAS
15-11-2017-Actualizado - 16-11-2017 - 01:45 AM