23 de Mayo, 2018
Radio Mercosur
Mundo

EL ACUERDO QUEDARÍA PARA EL 2018

Mercosur y UE llenos de optimismo pero el acuerdo quedaría para el primer trimestre del 2018

Responsive image
Ante las dificultades de arribar a consensos en varios temas “técnicos y complejos” entre Mercosur y la Unión Europea, el gobierno argentino rescata los “avances” en la negociación y, aunque mantiene la esperanza de lograr un acuerdo durante la conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), comenzó a abrir el paraguas ante las dificultades de lograr finalizar una negociación que lleva cerca de dos décadas.
 
Aún faltan temas “de mucha complejidad técnica a resolver” y es difícil que se logre un acuerdo político en Buenos Aires, uno de los anhelos del gobierno del presidente Mauricio Macri. No se descarta que el miércoles una conferencia de prensa para anunciar “avances”, aunque desde ya se descarta el anuncio de un acuerdo antes de fin del 2017.
 
“Se sigue negociando y eventualmente si no llegan ahora ni en Brasil, si, seguirá hasta enero o lo que necesitemos para hacer un buen acuerdo”, afirmaron fuentes de la cancillería y del ministerio de producción argentino.
 
“Somos muy optimistas. Estamos llevando adelante la negociación”, afirmó el ministro de Producción, Francisco Cabrera, el martes por la a mañana en una improvisada conferencia de prensa. “Estamos entrando en los detalles finales”, había adelantado Cabrera, que además había dicho que no hay “reticencias” en la UE. Las diferencias están en los cupos y plazos, entre otros detalles. “Queremos terminar el acuerdo los más rápido posible. Si fuera ahora, mucho mejor”, sostuvo el ministro.
 
De la reunión de los ministros de Mercosur que se realizó en el Palacio San Martín salió una nueva oferta que los negociadores técnicos llevaron también a los comisarios de la UE de Comercio, Cecilia Malström, y de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan.
 
Los temas que dilatan un acuerdo son los mismos que hace una semana: el tamaño de la oferta de productos, las canastas con plazos de desgravación (la UE quiere que para la mayoría de los productos sean anteriores a los 10 años, mientras que el Mercosur pretende una camino más gradual de 15 años), temas de propiedad intelectual que afectan a varios sectores (fundamentalmente laboratorios y agroquímicos, donde se piden años de exclusividad), las indicaciones geográficas de los productos y las compras públicas, entre otros.
 
 
Fuente: Mercopress
Miércoles, 13 de diciembre de 2017 - 09:01 UTC
 
 
Sin embargo, Mercosur y la Unión Europea apuran el acuerdo comercial, según el diario EL PAIS, de Maadrid, España junto a la Agencia española EFE.
 
Según los medios de prensa mencionado mencionados, Carne y etanol son los últimos obstáculos a resolver en Buenos Aires.
 
Mauricio Macri, en la ceremonia de apertura de la Conferencia Ministerial de la OMC. EFE
 
“Estamos posiblemente ante el mayor acuerdo entre regiones que se ha firmado nunca”. La secretaria de Estado de Comercio española, María Poncela, define así el pacto de libre comercio entre la Unión Europea y Mercosur que las dos partes ultiman estos días en Buenos Aires, en paralelo a la XI Cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC). El diálogo comenzó hace 18 años, pero ha cobrado nuevo brío tras los cambios políticos en Argentina y Brasil y quedan pocos escollos para cerrar el pacto definitivo. El principal, las exportaciones agropecuarias, cuya entrada en el mercado europeo es resistida por Francia, Irlanda y Polonia.
 
Antes de la apertura de la cumbre de la OMC, el presidente argentino, Mauricio Macri, se reunió durante una hora con sus pares de Mercosur. El brasileño Michel Temer, el paraguayo Horacio Cartes y el uruguayo Tabaré Vázquez viajaron a Buenos Aires en una clara señal política de respaldo a las negociaciones. Sobre la letra pequeña trabajan los secretarios de Comercio de los países sudamericanos y una delegación europea encabezada por la comisaria Cecilia Malmström. La confluencia en una misma ciudad de todos los negociadores ha acelerado los tiempos.
 
“A Europa es casi el único acuerdo que le falta en América Latina. Las negociaciones están abiertas y estamos esperanzados de que terminaremos en estos días con una declaración de que se firma el acuerdo. A esta región le va a ayudar a una mayor modernidad de su economía y las empresas europeas verán acceso a determinados sectores donde ahora es difícil entrar”, dijo Poncela a medios españoles.
 
Tanto la UE como Mercosur están interesados en cerrar el acuerdo cuanto antes, pero aún no está claro si se anunciará en Buenos Aires, al cierre de la reunión de la OMC, o se aplazará hasta el próximo 21, cuando Brasil será anfitrión de la cumbre de presidente del bloque. Uno y otro país tironean para lograr cerrar el acuerdo en casa.
 
Las negociaciones se centran en dos aspectos: el cupo de ingreso de las exportaciones agropecuarias a Europa y los plazos para liberar el intercambio de bienes industriales. En la última ronda de negociaciones, Europa aceptó ampliar la cuota de carne vacuna que puede ingresar sin aranceles, pero Mercosur aún la considera insuficiente. El acuerdo contempla el libre acceso de 70.000 toneladas de carne al año, equivalentes al 1% del total del consumo europeo, pero aún así los ganaderos franceses presionan para evitar que sea mayor. Brasil, en tanto, quiere también aumentar el porcentaje de etanol que puede vender al mercado europeo, pero Europa se resiste.
 
Respecto a los bienes industriales, las partes negocian “canastas” de liberalización de productos y en cuántos años podrán comerciarse sin aranceles. Europa quiere que sean diez años y Mercosur busca extenderlo a quince. Los empresarios de Argentina y Brasil temen que tiempos más cortos amenacen una industria protegida con altos aranceles y en muchos casos poco competitiva.
 
“Este es un acuerdo político de una envergadura extraordinaria”, declaró a un grupo de periodistas este lunes el canciller argentino, Jorge Faurie. “Es mucho más que etanol y carne, es comercio, es inversión, es trabajo y acceso a las tecnologías”, agregó, en el marco de la cumbre de la OMC. El titular de la cartera de Exteriores subrayó que en los 18 años que han pasado desde que ambos bloques se sentaron a negociar por primera vez el eje comercial se ha desplazado desde el Atlántico al Pacífico y el acuerdo puede ayudar a reactivarlo. Resta ahora saber si el anuncio de un acuerdo incluirá todos los aspectos comerciales o se limitará a los aspectos políticos. Los puntos más calientes, en todo caso, se pueden dejar para más adelante.
 
 
Fuente: EL PAIS - ESPAÑA
MAR CENTENERA / FEDERICO RIVAS MOLINA
Buenos Aires - Miércoles, 13 de diciembre de 2017 - 09:01