25 de Mayo, 2018
Radio Mercosur
Política

PUNTOS IMPORTANTES EN FAVOR DEL GOBIERNO DE MAURICIO MACRI

Diputados aprobó la reforma jubilatoria tras más de 10 horas de debate y un día de violencia. Cambiemos y el PJ dialoguista consiguieron la sanción luego de 12 horas de discusión. Fue con 128 votos a favor y 116 en contra.

Responsive image
BUENOS AIRES - ARGENTINA - A las 7.06 esta mañana, el oficialismo de Cambiemos y la Casa Rosada pudieron festejar: la reforma previsional se convirtió en ley en la Cámara de Diputados, con 128 votos a favor, 116 en contra y 2 abstenciones. Fueron diecisiete horas de sesión, sin interrupciones, con los ecos en el recinto de los graves enfrentamientos en las calles a lo largo del lunes y un cacerolazo de miles de manifestantes que se movilizaron ya de noche hasta los vallados que impidieron acercarse al Congreso.
 
La reforma previsional fue sancionada con el voto de 107 diputados de Cambiemos y una veintena de Argentina Federal, el interbloque del peronismo dialoguista que responde a los 
gobernadores. Ya es historia la ley de movilidad jubilatoria, cuya fórmula de cálculo de incremento de los haberes jubilatorios se reemplazará por una nueva que según denunciaron los que rechazan la ley, significará un recorte de ingresos para los jubilados. La sanción destraba el tratamiento de los proyectos económicos pendientes. Sobre todo el Consenso Fiscal y la 
 
Responsabilidad Fiscal acordada como parte de ese paquete entre la Casa Rosada y 23 gobernadores.
 
El Gobierno deberá ahora sacar por decreto -según el compromiso que asumió para cerrar filas internas y conseguir apoyo del peronismo dialoguista-, el bono compensatorio que por única vez  perderá en marzo y para los jubilados que ganan hasta 10 mil pesos, ante la pérdida que significará la nueva fórmula de cálculo. Muestra de la relevancia que la Casa Rosada le dio a este proyecto, toda la noche a pasos del recinto siguió el debate el ministro del Interior, Rogelio Frigerio -principal negociador con los gobernadores- junto a su segundo, Sebastián García de Luca. 
 
También estuvo varias horas el jefe de Gabinete, Marcos Peña.
 
Pasadas las 12 y media de la noche los opositores a la reforma habían hecho el último intento serio para frenar el proyecto. Primero el kirchnerista mendocino Guillermo Carmona pidió un cuarto intermedio. Y la massista Graciela Camaño acomodó más las cosas: hizo moción de orden para que el proyecto volviera a comisión. Entraron a las apuradas al recinto las bancadas del FpV, y de Cambiemos, para la votación. Si fue un testeo, mostró que el oficialismo estaba en alerta, y que la alianza con los gobernadores seguía en pie: la moción fue rechazada por 127 a 107. 
 
Los diputados oficialistas, se comentó en algún momento de la noche, habían sido instruidos de no cruzar siquiera al edificio anexo, para estar a un paso del recinto ante cualquier jugada 
opositora. El debate siguió toda la noche.
 
"Inventaron este caramelito que le llaman bono, la verdad que no resuelve nada", aseguró en el cierre, cuando ya había amanecido, el jefe de la bancada K, Agustín Rossi. "No compensa para nada lo que van a perder los jubilados a partir de esta reforma. Está claro que perjudica a los jubilados porque necesitan los 100 mil millones de pesos que quieren recaudar". E instó a "no votar un proyecto que entrega a los jubilados".
 
A su turno, el radical Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos, fue muy breve: "La oposición responsable no reparte fósforos donde se anda con nafta. Señor presidente, mande votar". El tablero marcó el triunfo ajustado pero sin riesgos que Cambiemos esperaba y había negociado con el interbloque peronista que votó dividido.
 
Fuente: Clarin - 19-12-2017
 

Qué es la reforma previsional y qué cambios puede introducir en las jubilaciones
 
El método de actualización que propone el proyecto que se aprobó esta mañana tiene un impacto dispar, al igual que el bono compensatorio
 
La aprobación de la ley previsional generaría diferentes consecuencias en los ingresos futuros de los jubilados . Los efectos dependen del nivel de haberes y la situación con respecto a si se hicieron o no aportes durante al menos 30 años. Esto último no sólo determinaría el monto del plus a cobrar en marzo (que se dispondría por fuera de la ley), sino que, además, definiría si alguien está o no alcanzado por la garantía de cobrar un ingreso que no sea inferior al 82% del salario mínimo. A diferencia de la fórmula actual, que contempla principalmente la evolución de los salarios y de la recaudación de los recursos tributarios que recibe la Anses, el cálculo que busca imponer el Gobierno tiene en cuenta la variación del índice de precios, en un 70%, y la de un índice salarial, en un 30%. Otro cambio fundamental es que, en lugar de ajustes semestrales como los previstos por la ley actual, las recomposiciones serían trimestrales.
 
 
 
La diferencia entre la actual ley previsional y la propuesta por el Gobierno en números
 
En el empalme entre ambas modalidades de actualización es donde estaría el mayor efecto fiscal, como contracara de una caída en el nivel de la suba que recibirían los jubilados, al menos respecto de lo que estaba previsto. El mecanismo actual dispone compensar todo el segundo semestre de un año con el aumento otorgado en marzo siguiente, en tanto que con la fórmula propuesta, el ajuste del tercer mes de 2018 respondería a lo ocurrido con la inflación y los salarios sólo en el tercer trimestre de este año. Las variaciones de este cuarto trimestre, en tanto, serían la base para la compensación de junio. Un grupo de jubilados, sin embargo, recibiría un incremento el mes próximo.

Más notas para entender este tema
 
Una batalla con la mira en 2019

¿Qué pasaría con los haberes, según la situación en la que se está hoy?
 
Aquí van algunas precisiones:
 
Los que cobran el haber mínimo y se jubilaron tras haber hecho 30 años de aportes. Estas personas quedarían alcanzadas por la garantía de cobrar no menos del 82% del salario mínimo. Como esta referencia subirá a $ 9500 en enero, los haberes aumentarían ese mes de $ 7246 a $ 7790, es decir, un 7,5%, o $ 544 (las cifras son en bruto, es decir, previas al descuento por el aporte al PAMI).

¿Qué pasaría en marzo? El índice de movilidad, que será de 5,7%, se aplicaría sobre el valor del haber excluyendo el plus por la garantía del 82%, y se compararía el resultado de esa 
cuenta con el haber garantizado. De los dos montos, se pagaría el más alto, según el titular de la Anses, Emilio Basavilbaso. Como sumarle un 5,7% llevaría el mínimo a $ 7659, estos jubilados no recibirían ajuste en marzo, aunque sí cobrarían el bono de $ 750, es decir, un total de $ 8540 sólo por ese mes. Luego, seguirían con $ 7790 hasta mayo. ¿Y en junio? Si bien aún no están los datos para calcular el ajuste, el Gobierno lo estimó en 5,6%. Entonces, se calcularía ese porcentaje sobre el mínimo de $ 7659, lo que da $ 8088, que es la cifra que cobrarían ese mes (ya que es superior a la garantía). En julio, como el salario mínimo subirá a $ 10.000, debería elevarse el ingreso a $ 8200.
 
 
 
Jubilaciones vs inflación
 
Los que cobran entre el haber mínimo y $ 7790 y tienen 30 años de aportes. También regiría la garantía del 82% desde enero, en tanto que en marzo se calcularía la movilidad sobre el ingreso actual, y se otorgaría el incremento de 5,7% en caso de que el resultado sea mayor al monto garantizado. Por ejemplo, quien hoy cobra $ 7500, recibiría en enero y en febrero $ 7790. En marzo, como se agrega un 5,7% a los $ 7500, eso derivaría en un haber de $ 7927 y se percibiría esa cifra más un bono de $ 750 ($ 8677 por única vez). En abril y mayo se repetiría el ingreso de $ 7927, y en junio, si el índice de ajuste da un 5,6%, se pasaría a $ 8371. En julio, el ingreso garantizado pasará a $ 8200. En este ejemplo, esta última cifra quedaría superada por lo ya cobrado, por lo que se continuaría percibiendo $ 8371 hasta agosto inclusive.
 
Los que cobran el haber mínimo y se jubilaron por moratoria (o que por algún motivo no aportaron 30 años). En este caso no sería válida la garantía de un ingreso equivalente al 82% del salario mínimo. El primer ajuste llegaría recién en marzo y el ingreso quedaría en $ 7659; ese mes se sumaría un plus de $ 375, por lo que por única vez se percibiría $ 8034. En abril y mayo seguirían 
 
con $ 7659, y en junio el haber se iría a $ 8088 (es un estimado), para mantenerse así hasta agosto.
 
Los que cobran hasta $ 10.000. Tendrían la recomposición del 5,7% en marzo más el adicional que, en forma casi generalizada, sería de $ 750. Por ejemplo, alguien con un ingreso de $ 9000, 
 
cobraría en marzo $ 9513 más el bono ($ 10.263 por única vez). El haber seguiría en ese nivel y en junio subiría a $ 10.045.
 
Los que cobran más de $ 10.000. Este grupo de jubilados no recibiría el plus de marzo. Cobrarían solamente las recomposiciones por movilidad que, por ejemplo, llevarían un haber actual de $ 
 
20.000 a $ 21.140 en marzo y a $ 22.324 en junio.
 
 
Fuente: LA NACION - BUENOS AIRES - 19-12-2017