10 de Septiembre, 2018
Radio Mercosur
Zona Franca

ARGENTINA CREA Y EXPORTA CENTRALES NUCLEARES

Los cuatro proyectos de energía nuclear que Argentina exporta al mundo

Responsive image
BUENOS AIRES - Con un trabajo sostenido desde los años 70, el INVAP tiene en marcha cuatro grandes trabajos en Holanda, Brasil, Bolivia y Arabia Saudita
 
Diez días atrás, Mauricio Macri anunció en Davos que Argentina le vendió un reactor nuclear a Holanda. Pero eso es solo una parte: Se concretaron hasta hoy cuatro grandes proyectos de desarrollo nuclear que adquirieron diferentes países.
 
Esta política tiene el sello del INVAP, una empresa estatal que cuenta con un enorme prestigio internacional. Además del contrato con la Fundación Pallas de Holanda por el diseño y 
construcción de un reactor de investigación y producción de radioisótopos para usos medicinales en la ciudad de Petten, Holanda del Norte, el INVAP tiene en marcha otros tres grandes 
trabajos en marcha: en Brasil, Bolivia y Arabia Saudita.
 
“El secreto de esto es que se trata de una política de Estado a largo plazo que la Argentina viene desarrollando y que el actual gobierno está dispuesto a reforzar sustancialmente”, dijo a 
Infobae un funcionario del Ministerio de Energía que sigue de cerca todos los planes del INVAP.

El proyecto de Holanda
 
En el caso de reciente publicidad el INVAP le ganó en la licitación a las propuestas que habían presentado Corea del Sur y Francia.
 
Se trata de un contrato firmado por el INVAP con holandesa Pallas. Según explicaron en el gobierno, por la venta a Holanda de toda la tecnología del reactor de 35 MW de potencia térmica la Argentina obtendrá unos u$s400 millones.
 
Actualmente, unos 10.000 hospitales europeos emplean esos radioisótopos producidos por el reactor y cada año se hacen más de 40 millones de procedimientos de diagnóstico y tratamientos, en la mayoría de ellos, casos oncológicos.
 
La oferta del INVAP fue elegida en junio de 2009, pero en ese momento las autoridades decidieron discontinuar el proyecto debido a la crisis económica global, hasta que en 2015 la Fundación Pallas llamó a una nueva licitación y la ganó la Argentina. 

Un reactor a Brasil
 
El otro proyecto que firmó hace dos meses el INVAP con Brasil fue por la venta de ingeniería para el desarrollo de un reactor RMB de investigación de alta tecnología. El costo de ese acuerdo fue de u$s35 millones y en la diplomacia de Brasil aseguran que se trata de “tecnología de muy alta calidad”.
 
También hay un convenio de investigación de dos reactores, destinados a la producción de radioisótopos, la realización de ensayos de irradiación de combustible y materiales y la investigación con haces de neutrones.
 
Tendrán una potencia de 30 MW y serán desarrollados tomando como referencia el OPAL, reactor diseñado y construido por INVAP para la Organización Australiana de Ciencia y Tecnología Nuclear (ANSTO) e inaugurado en abril de 2007.
 
 
 
Asistencia a Bolivia
 
Argentina desarrolló otro proyecto nuclear para Bolivia que se encuentra en proceso y consta de tres centros asistenciales de investigación nuclear.
 
La intención del INVAP en este caso es desarrollar un Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia de última tecnología, que tendrá tres componentes: un ciclotrón (generador de radioisótopos, marcador tumoral), un Pet Scan (sistema de escaneo) y un Acelerador Lineal (para un tratamiento focalizado). Además, se implementará un Centro de Producción de Radiofármacos en la Ciudadela Nuclear en Tarija.
 
La compra de Arabia Saudita
 
En marzo del año que viene se concretará el proyecto de la venta de un reactor pequeño LPRL a Arabia Saudita por un valor estimado en u$s20 millones.
 
Se trata de un reactor pequeño de 1 MG de potencia térmica, pero esta iniciativa acordada con los saudíes abre una ventana de oportunidades para la Argentina ya que Arabia Saudita y el resto de los países de la región están invirtiendo millones de dólares en energíarenovable para el largo plazo teniendo en cuenta que en 50 años el petroleo va a dejar de ser una fuente central de financiamiento. 
 
Si bien actualmente el 70% de los contratos del INVAP están relacionados con el Estado nacional, la intención de largo plazo es darle un perfil más exportador a los proyectos nucleares de la Argentina.
 
Hay otros países como Estados Unidos, Rusia y China interesados en la tecnología nuclear de la Argentina. Actualmente se desarrolla en el país una actividad nuclear con gran potencialidad y con el foco puesto en la investigación.
 
Pero hay intenciones claras del gobierno de Macri de dar apoyo a los proyectos del INVAP en todo lo que tiene que ver con el desarrollo de un modelo comercial con socios extranjeros.
 
 
“Habrá fondos y recursos para el INVAP”, acotó un funcionario de la Casa Rosada. De allí la relevancia de anuncio de Macri que hubo con Holanda y de los restantes proyectos a escala internacional.
 
Un aspecto pendiente de resolución es el tema de la firma del Protocolo Adicional de la OIEA a los acuerdos de salvaguardias nucleares. Casi todos los países relevantes lo han suscripto y Argentina y Brasil aun no, lo que genera problemas para nuestro país que tiene un alto perfil exportador a través de INVAP.
 
“Esto implica que los observadores de la OIEA no pueden inspeccionar actualmente aquellos centros de investigación nuclear no declarados en la Argentina y ello puede generar dudas”, 
explicó un funcionario del Gobierno que remarcó que la intención de Macri es suscribir cuanto antes este tratado para despejar cualquier cuestionamiento futuro.
 
La presidencia del Tratado de No Proliferación, que será la reunión más importante en el tema nuclear de los próximos años, y la candidatura argentina a al OIEA son partes de la proyección de la política nuclear que se le quiere dar al país.
 
Está claro que tanto el INVAP como la Comisión Nacional de EnergíaAtómica vienen trabajando desde los años 70 duramente para que la Argentina hoy sea vanguardia en este tema.
El gobierno de Carlos Menem le dio un empuje importante a la temática. Durante el kirchnerismo se enfocó más la tarea en el desarrollo de satélites y se le dio poca importancia al desarrollo exterior del INVAP.
 
Ahora, Macri busca darle relevancia mundial al tema y puso a buena parte de la estructura del Ministerio de Energía a apoyar los proyectos del INVAP. Claro que para ello se requiere de una continuidad y una política de Estado a largo plazo.
 
 
Fuente: IProfesional

06-02-2018