20 de Julio, 2018
Radio Mercosur
América

SE INSTALARIA EN LA TRIPLE FRONTERA UNA BASE MILITAR DE EEUU

Responsive image
BUENOS AIRES - WASHINGTON - Finalmente EEUU instalaría una base militar en Posadas, Misiones, luego del acuerdo pactado por Patricia Bullrich con la DEA. Los motivos que propone el Comando Sur de los EEUU es la “lucha contra el narcotráfico” y contra “el terrorismo”. 
 
En realidad, lo que está en juego es el control efectivo de áreas estratégicas por sus recursos  naturales, en este el codiciado Acuífero Guarani de 40.000 km3 de agua potable de buena 
calidad que subyace a toda la zona de Misiones. Por el mismo motivo otra “task force” similar norteamericana ya está funcionando silenciosamente en Salta, zona rica en litio, gobernada por Juan Manuel Urtubey, a quien se menciona como histórico hombre del Departamento de Estado de los EEUU.
 
 
Según el secretario de Seguridad Interior Gerardo Milman, el propio gobierno argentino le propuso a EE.UU. instalarse en la Triple Frontera con su poderío militar. El ministro Millman, sería quien tendría la responsabilidad de realizar estos acuerdos.
 
La DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos, incrementará su presencia militar en Argentina según lo expresado por la ministra de Seguridad, luego de su reunión con el titular de esa agencia, Robert Patterson. La funcionaria del Gobierno nacional lo anunció durante su visita a la ciudad de Washington, donde selló el compromiso de instalar una “task force” (fuerza de intervención) en la provincia de Misiones con el objetivo de combatir el narcotráfico y el terrorismo. Este compromiso incluye más analistas que nos ayuden a analizar de dónde viene la droga”, afirmó la funcionaria sobre la reunión que mantuvo con el titular de la Administración para el Control de Drogas (DEA), Robert Patterson. Sein embargo, se  piensa que la DEA lejos de combatir al narcotráfico lo que hace es controlarlo y dirigirlo de acuerdo a los intereses de EEUU, combatiendo a los cárteles que no le son aliados y dejando actuar a los propios.
 
Esta decisión se suma a un acuerdo de cooperación con el FBI, que también realizó Bullrich durante su viaje, para capacitar a los agentes de la Policía Federal. Bullrich recorrió las oficinas de las principales agencias de seguridad norteamericanas: la DEA, el FBI y la agencia de Seguridad Interior (Homeland Security).
 
El otro objetivo ded las instalacikones que se mencikonan en el acuerdo, serìa el “combate al terrorismo”: la titular de la cartera de Seguridad trasmitió que los funcionarios estadounidenses le manifestaron preocupación por la presencia del grupo libanés Hezbollah en la Triple Frontera. Habría que aclarar que el Hezbollah nunca reivindicó ni habría realizado  ataques terroristas en América Latina. En algún momento -y de manera secreta-, el Mossad israelí intentó atribuirle los atentados a la AMIA y a la Embajada de Israel.
 
“Es importante para nuestro gobierno poder colaborar con ellos y ellos colaborar con nosotros. Le hemos ofrecido tener un trabajo conjunto en la Triple Frontera por el tema terrorismo, y 
creemos que también vamos a poder contar con una representación de otras agencias, además de la DEA, que nos permita tener una mirada más profunda de lo que ahí está ocurriendo”, dijo a la agencia oficial Télam el secretario de Seguridad Interior, Gerardo Milman, integrante de la comitiva oficial junto al director de Cooperación Regional e Internacional, Gastón Schulmeister.
 
Bullrich además consideró que lo que se necesita “es un centro de análisis con Paraguay y Brasil, efectivamente, no tanto sobre la discusión teórica sino sobre quiénes son, dónde están, cómo operan y cuáles son las vinculaciones con el narcotráfico”. De hecho la base norteamericana que se instalará en la Argentina en la Triple Frontera con Brasil y Paraguay, se sumará a la ya instalada por EEUU en la otra Triple Frontera de control sobre el Amazonas entre Brasil, Perú y Colombia y las que funcionan en Paraguay como la base militar del departamento de San Pedro, conocida como “Centro de Operaciones de Emergencias (COE)” bajo las directivas del Gobierno de Estados Unidos que apunta al combate a un movimiento guerrillero que olpera en esa región.
 
 
Esta idea de instalar una avanzada de las tropas de EEUU en territorio argentino, no es nueva. 
 
Por primera vez en la historia, en el Cono Sur de América, tropas de Estados Unidos participaron en un ejercicio militar en el corazón de la Amazonia, -concretamente, en la Tabatinga, ciudad brasileña situada en la orilla izquierda del río Solimoes-, en la triple frontera entre Perú, Brasil y Colombia,según lo informó el diario Rebelión, se realizó  entre el 6 y el 13 de noviembre 2017, en una operación denominada Amazon Long y tomó como referencia la operación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) realizada en Hungría en 2015, que desplegó 1700 militares en una simulación de ayuda logística.
 
"El lugar elegido fue Tabatinga porque queremos mostrar al mundo las dificultades de nuestra Amazonia", dijo el general del Ejército de Brasil, Guilherme Cals Theophilo.
 
Sin embargo, analistas no miraron con buenos ojos la realización de estos ejercicios, —con participación de Brasil, Colombia y Perú pues consideraron que provocarìan cambios importantes que afectarìan directamente a Brasil y a toda la región.
 
"Invitar a las Fuerzas Armadas de EE.UU. para hacer ejercicios conjuntos con nuestras Fuerzas Armadas, en la Amazonia, es como un crimen de lesa patria. Enseñar al enemigo cómo 
combatirnos en la selva amazónica es alta traición", según un análisis del periódico brasileño Zero Hora.
 
 
Entre tanto, Nelson Düring, director de la página militar Defesnet.com.br, señala que los ejercicios son "un retroceso que confunde la inserción brasileña en asuntos internacionales". El experto en temas castrenses recuerda que "hasta ahora no eran aceptados militares extranjeros en el Centro de Instrucción de Guerra en la Selva (CIGS). Ahora ya tenemos norteamericanos, europeos y hasta chinos". Uniéndose a las voces críticas concluye que "Brasil debe preservar sus secretos".
 
Pese a que en un vídeo en que las autoridades militares brasileñas afirman que ninguna base estadounidense se establecerá en la Amazonía, sectores nacionalistas de las Fuerzas Armadas del país suramericano temen que la base multinacional temporal que se establezca en Tabatinga, pueda convertirse en permanente, como sucedió en Hungría en 2015.
 
La operación argentina para el mismo fin, puede resultar peligrosa para la integridad territorial y la independencia política de la Argentina, pues en la operación AmazongLong también se 
tuvieron objetivos como los enunciados en el operativo de Brasil, Colombia y Perú.
 
 
Fuente: Kontrainfo / Redacción Radiomercosur / Télam
Sábado 10-02-2018