20 de Julio, 2018
Radio Mercosur
América

NUEVAS ENERGÍAS PARA EL CRECIMIENTO DE AMÉRICA DEL SUR

Responsive image
SANTIAGO DE CHILE - BUENOS AIRES- Los buenos resultados obtenidos en las inversiones entre Chile y Argentina en 2017, especialmente en los sectores de energía, construcción y los llamados agronegocios, vislumbran perspectivas positivas para los expertos en las relaciones comerciales de ambos países.
 
Si eso fuera poco, la buena relación entre el presidente de Argentina, Mauricio Macri, y del electo presidente de Chile, Sebastián Piñera, auguran un futuro común y promisorio.
 
Sin embargo, hay una complejidad que no siempre se toma en cuenta. En Argentina existe un esquema de normas dinámicas en el ámbito laboral, fiscal y procedimental que no pocos lo 
consideran como "enmarañado", sobre todo si se considera que está presente en tres niveles: nacional, provincial y municipal.
 
De allí es que para fortalecer las inversiones externas resulta necesario contar con un partner que posea un alto grado de conocimiento y experiencia local, de manera que se mitiguen los riesgos de compliance y se concentren los esfuerzos en el desarrollo mismo del negocio.
 
Hernán Kogan, líder de HR y Payroll Services de TMF Group, explica que el gobierno del presidente Mauricio Macri ha reconocido el enrevesamiento, por lo que trabaja en numerosas iniciativas para enfrentarla. Algunas de ellas están en ejecución, como la creación de un nuevo tipo de sociedad que se constituye rápidamente o una nueva Ley de ART que desalienta la judicialidad, así como otras que se encuentran en discusión parlamentaria (la reforma laboral). Existe también un tercer grupo de iniciativas que se encuentran en fase de definición, dentro de las que destaca la reforma a la ley del Mercado de Capitales.
 
El consumo y, más puntualmente, los préstamos de consumo son los activos que más se vienen securitizando a lo largo de los últimos años. Y eso se ve alentado por un entorno más sólido, especialmente por una expansión económica que deberá fomentar el empleo durante el 2018, y que alentará el desempeño de las transacciones respaldadas por préstamos de consumo.
"De allí es que el Pacto Fiscal recientemente firmado entre la nación y la gran mayoría de las provincias argentinas prevé avances concretos en armonizar y hacer más eficiente el esquema fiscal de los tres estamentos: nacional, provincial y municipal", explica Kogan.
 
El ritmo de los fideicomisos
 
En el contexto señalado, un área que va adquiriendo importancia es el de la securitización o de fideicomisos, entendida como el diseño de instrumentos financieros que cuentan con respaldos provenientes de flujos con variados activos.
 
El consumo y, más puntualmente, los préstamos de consumo son los activos que más se vienen securitizando a lo largo de los últimos años. Y eso se ve alentado por un entorno más sólido, especialmente por una expansión económica que deberá fomentar el empleo durante el 2018, y que alentará el desempeño de las transacciones respaldadas por préstamos de consumo.
 
Por su parte, la estimación de un descenso en la inflación va a impulsar el aumento del salario real, lo que debiera fortalecer la calidad crediticia de los consumidores y de las securitizaciones respaldadas con este tipo de activos.
 
Florencia Regueiro, líder de Trusted Corporate Services en TMF Argentina, precisa que el sector agribusiness es el más activo en el mercado de fideicomisos, securitizando cheques y facturas. 
 
A eso se suma un aumento en la cantidad de proyectos de infraestructura (project finance) que en la actualidad se están financiando en forma privada con bancos locales y del exterior, dando como garantías todos los activos relacionados al proyecto en particular, como hipotecas sobre plantas, prendas sobre maquinarias o cesión de flujos de contratos de tipo público-privados.
 
“Hemos participado como fiduciarios y agentes de la garantía en el primer bono internacional que se emitió luego de una década, por un monto de US$660 millones, para financiar un proyecto de construcción de cuatro plantas de energía eléctrica en la provincia de Buenos Aires”, comenta la ejecutiva.
 
El polo Argentina-Chile
 
 ¿Cuáles son las principales ventajas comparativas existentes entre ambos países, que permiten pensar un fortalecimiento de inversiones entre ellos? Para Cristián de la Cerda, Country 
Managing Director de TMF Chile, el primer elemento que debe existir es lo que el ejecutivo llama un “clima de crecimiento” en ambos países. Eso significa para el experto que se crea en el desarrollo y en la apertura de los mercados para atraer inversiones.
 
De la Cerda considera también que un aspecto de gran trascendencia es la entrada en vigencia del tratado que evita la doble tributación entre ambos países. “Ambos puntos hacen ver que Chile y Argentina entran en una senda de crecimiento, de cooperación y de comercio; con ello circulan las personas, las inversiones, los dineros y los capitales”, explica de la Cerda.
 
Todo lo anterior se aprecia con mejores ojos aún al observar la manera en que se va controlando la inflación en Argentina y cómo se equilibran las cuentas fiscales; desde el lado chileno, se aprecia una franca tendencia al crecimiento, y se vislumbra una segunda buena racha de los commodities, lo que beneficiará a los productos agrícolas en Argentina y al cobre en Chile.
 
“La relación entre ambos países abarca más de 4.000 kilómetros de frontera, con un intercambio permanente. La colonia de chilenos allá es muy importante, lo mismo que el intercambio 
turístico, por lo que todo hace presagiar que si los gobiernos se entienden, los países progresan”, sentencia el ejecutivo.
 
Y es que el polo Argentina-Chile es atractivo. “El hecho de que Argentina esté de vuelta en los mercados internacionales y que Chile sea visto como un país estable en sus normas, origina un positivo caldo de cultivo para que las inversiones aparezcan en ambos países”, finaliza de la Cerda.

Las claves de las reformas
 
Tanto Chile como Argentina viven procesos de reformas, aunque ambos son de distinta naturaleza. ¿Cómo debieran enfrentar ambos países estos procesos?
 
Florencia Regueiro (TMF Argentina) señala que la nueva ley de contratos público-privados o PPPs implica una gran oportunidad, especialmente desde el punto de vista de los fideicomisos. "Se trata de un área en la que tenemos mucha experiencia, un equipo especializado y una estructura administrativa propia necesaria, con proyectos de gran envergadura que nos permiten dar un gran aporte a las estructuras, tanto en fases iniciales como en la administración durante la vida de los proyectos".
 
Suma también en esa mirada al mercado de préstamos hipotecarios UVA, que tienen una tasa nominal anual menor a las operaciones tradicionales y requieren menos ingresos para acceder. En Argentina, muestran un alza importante y para sostenerla, muchos de los bancos que otorgan este tipo de préstamos van a tender a securitizar las carteras en el mercado de capitales, a través de la figura del fideicomiso.
 
En tanto, Cristián de la Cerda (TMF Chile) cree que en ambos países requieren cambios graduales y con un amplio apoyo social y político. "Mientras Argentina vive un proceso de estabilización de su economía, de contar con cifras confiables y volver a los mercados internacionales, Chile vive más bien cambios sociales. Ambos procesos producen inquietud en la población y por eso la calidad de las políticas públicas tiene tanta importancia", advierte el ejecutivo.
 
Añade que la mejora en los precios de los commodities, una mayor estabilidad política y un mejor ánimo de los mercados locales, "van a generar, sin ninguna duda, un crecimiento de la 
inversión en ambos países".
 
 
Autor: AE Compliance Lab / Radio Mercosur
06/03/2018