14 de Octubre, 2018
Radio Mercosur
Zona Franca

CONTROL DE CALCIO REDUCE EL CANCER

Científicos chilenos descubrió cómo ese mineral está relacionado con esa enfermedad y gracias al uso de un compuesto en base a esponja marina de la Polinesia francesa se puede controlar.

Responsive image

    Científicos chilenos descubrieron la relación del calcio celular con el cáncer y mediante el uso de un compuesto en base a esponja marina de la Polinesia francesa frenaron la producción de ese mineral disminuyendo los tumores cancerígenos entre un 50 y 70%.

   El doctor en Ciencias biomédicas Julio César Cárdenas, investigador principal del Laboratorio de Metabolismo Celular y Bioenergética de la Universidad de Chile, explicó que el foco de atención estuvo en "el metabolismo de las células tumorales para que sea efectiva en el mayor número de cánceres". Ante una consulta de ANSA, mencionó que hay más de 100 cánceres distintos, "nosotros hemos probado hasta ahora entre siete y 10, y en todos hemos observado el mismo efecto", próstata, mamas, colon, linfomas, leucemia.
     Añadió que el equipo chileno fue el primero en mostrar que el calcio se relaciona con los cánceres: "mucho calcio o poco calcio es malo para las células".
     "Con poco calcio cae la energía y la mitocondria deja de funcionar. Por otro lado, cuando hay mucho calcio, la mitocondria se sobresatura y produce muerte celular", graficó.
     Dentro de cada una de las células del organismo hay calcio en forma de ión que se acumula en lo que se conoce como el retículo endoplasmático y, dependiendo de ciertos estímulos, se libera.
     Lo que describe la investigación es que hay pequeñas liberaciones -destellos- de calcio, que le ordenan a la mitocondria producir energía, y eso mantiene nuestra homeostasis o bienestar.
     En las células tumorales ocurre lo mismo, "y lo que nosotros estamos haciendo es cortar eso, bloqueamos este canal No Calcio para que la función mitocondrial disminuya y las células tumorales mueran".
     Esto se logra a través de un compuesto que viene de un extracto de esponja marina de la Polinesia francesa, que los investigadores diluyen y se lo dan a los ratones en forma intra pirotoneal.
     En la Universidad de California, en Santa Bárbara, Estados Unidos, ya se está produciendo el mismo compuesto en laboratorio, y con eso se están obviando problemas, como la cantidad de material que se requiere.
   El doctor Cárdenas contó que se han abierto otras aristas de investigación, como la metástasis, que es el mayor problema del cáncer. Apuntó a que las muertes por cánceres, no suelen ser por el tumor primario sino que deriva de la metástasis al cerebro, los huesos o el hígado. La metástasis no tiene cura, no tiene tratamiento, aclaró.
   Otro foco de interés es resolver el nivel de concentración tóxica del compuesto, los efectos secundarios, poder mejorarlo para una mayor absorción en el tracto digestivo, luego de haber superado las pruebas de laboratorio.
     Cárdenas señaló a ANSA que otro frente en que están interesados es en el de las dietas y el envejecimiento, sobre todo por el avance progresivo que se da en la población chilena.
     Junto con el envejecimiento aparecen las enfermedades crónicas, como los cánceres, Alzheimer, demencia senil, que supone un inmenso gasto para los gobiernos y las familias.
     En Chile se creó un centro de investigación Gero, con fondos estatales, para estudiar enfermedades asociadas a la vejez.
     Después de los 55 años, aumentan en forma exponencial el cáncer, el Alzheimer, las enfermedades cardiovasculares y "uno de los flancos que tenemos es cómo regular la actividad de la mitocondria a través de la alimentación, la dieta", precisó.
   "Usar la dieta como intervención para activar la mitocondria y regular el metabolismo celular, y eso está probado en otros países que tiene un efecto positivo, a largo plazo", acotó el científico.
     "Lo que estamos explorando por ahora es disminuir las cantidades de azúcar, lo que es fundamental. Cuando hay mucha azúcar, todo el resto de los nutrientes se va a guardar, no se ocupa", explicó.
   Puso como ejemplo, que si en el almuerzo, se ingiere un vaso de bebida, "el azúcar de la bebida y todo el resto se va a guardar, y ahí empieza la obesidad, la arterioesclerosis".
   También están trabajando con las dietas cetogénicas, ricas en grasas. 
 
Fuente: ANSA