17 de Agosto, 2018
Radio Mercosur
Economía

ARGENTINA - PANORAMA GENERAL DEL BANCO MUNDIAL

Responsive image
Argentina tiene abundantes recursos naturales en energía y agricultura. En su territorio de 2,8 millones de kilómetros cuadrados, el país tiene tierras agrícolas extraordinariamente fértiles y un enorme potencial en energías renovables. Es un país líder en producción de alimentos, con industrias de gran escala en los sectores de agricultura y ganadería vacuna.  Asimismo, Argentina tiene grandes oportunidades en algunos subsectores de manufacturas y en el sector de servicios innovadores de alta tecnología.
 
Argentina tuvo el mejor desempeño en la región en reducir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida entre 2004 y 2008. Los ingresos del 40% más vulnerable crecieron a una tasa anual de 11,8%, más rápido que el crecimiento promedio del 7,6%. Esta tendencia se mantuvo, pero disminuyó después de 2008. En el primer semestre de 2017, según las estadísticas oficiales, el 28,6% vivía en la pobreza, mientras que el 6,2% se encontraba en situación de pobreza extrema.
 
 
Se ha priorizado el gasto social a través de diversos programas, entre los que se destaca la creación de la Asignación Universal por Hijo, que alcanza a aproximadamente 3,7 millones de niños y adolescentes hasta 18 años, el 9,3% de la población del país.
 
Las elecciones presidenciales de finales de 2015 condujeron a un cambio significativo en la política económica argentina. La nueva administración se ha movido rápido para implementar reformas clave tales como la unificación de la tasa de cambio, el acuerdo con acreedores internacionales, la modernización del régimen de importaciones, una desaceleración de la inflación y la reforma del sistema de estadísticas nacionales. 
 
Además, Argentina ha retomado una agenda muy activa en política internacional y está al frente de la presidencia del G-20 durante el 2018, al mismo tiempo que manifestó su intención de adherirse a la OCDE y ha inaugurado su rol de observador en la Alianza del Pacífico.
 
Luego de una contracción económica de 1.8% en 2016, concentrada en la primera mitad del año, la economía se recuperó y creció 2.9% en 2017. El comienzo de 2018 muestra que esa recuperación continúa. El déficit primario disminuyó de un 4.3% del PIB en 2016 a un 3.8% del PIB en 2017, ambos por debajo de los objetivos fiscales oficiales. El Gobierno planea una convergencia gradual a un equilibrio fiscal primario hacia 2021.
 
 
 
Fuente: Banco Mundial - Última actualización: Abr 12, 2018
 
 
El déficit y la inflación “no son problemas de ideología, sino de aritmética”
 
“Hay que hacer lo imposible por preservar las ganancias sociales y proteger a los sectores más vulnerables”, afirmó Carlos Végh
 
En materia de inversión pública “la región necesitaría triplicarla, especialmente en infraestructuras”, porque ese déficit es un lastre para el desarrollo económico.
 
Según las últimas proyecciones del Banco Mundial, la economía latinoamericana crecerá un 1,8% este año y un 2,3% en 2019 
 
El economista jefe para América Latina del Banco Mundial asegura que la medida debe preservar las mejoras sociales y proteger a los más vulnerables. El Banco Mundial (BM) aconseja un ajuste fiscal gradual para América Latina y el Caribe, que preserve las mejoras sociales y proteja a los más vulnerables, según el economista jefe para la región, Carlos Végh.
 
“Hay que hacer lo imposible por preservar las ganancias sociales y proteger a los sectores más vulnerables”, afirmó Végh, en la que reconoce “el inmenso progreso” que se ha dado en la región desde 2002 hasta 2015, con una reducción de la pobreza a la mitad y un descenso “sustancial” de la desigualdad.
 
Asimismo, insiste en que tampoco es conveniente hacer el ajuste vía baja de la inversión pública, ya que, en su opinión, “la región necesitaría triplicarla, especialmente en infraestructuras”, porque un déficit en las infraestructuras lastra el desarrollo económico.
 
Según el último informe semestral del BM para América Latina y el Caribe, 31 de los 32 países de la zona tuvieron déficit fiscal en 2017, una coyuntura que contribuye a altos niveles de deuda en esas naciones.
 
“Los países de la región son conscientes de que hay un problema de déficit fiscal y de alta deuda” y también de que “hay que aprovechar una época de recuperación” para hacer los ajustes necesarios, declara el directivo del BM, que accedió al cargo en febrero de 2017.
 
Según las últimas proyecciones del Banco Mundial, la economía latinoamericana crecerá un 1,8% este año y un 2,3% en 2019. Por otro lado, la deuda conjunta de la región alcanzó el 60% del PIB en el último año, lo que según Végh, afecta al acceso al crédito internacional y al precio que tienen que pagar por el dinero prestado.
 
Végh, experto en estabilización económica e inflación advierte de que el ajuste fiscal no se debe hacer, como en el pasado, recurriendo a la inflación, como una manera “fácil” de ajustar los salarios reales.
 
”Eso ha cambiado y ahora estamos en un entorno de inflación baja, con una media del 3,5% (si exceptuamos Venezuela), frente al 200% de media de los años ochenta“ advierte el economista.
 
Respecto a la posibilidad que las recomendaciones del BM sean aceptadas por los gobiernos de Latinoamérica, de ideologías diferentes, Végh insiste en que desde esa institución no pueden opinar sobre cuestiones políticas, pero considera que el déficit fiscal ”no es un problema de ideología, sino de aritmética“.
 
 
Al ser preguntado por la repercusión que pueda tener en el déficit fiscal el nivel de informalidad que se da en la economía de la región, cree que son dos cuestiones separadas pero que ”combatir la informalidad va a mejorar indirectamente a la situación fiscal”.
 
 
Fuente: Mercopress-Banco Mundial
Lunes, 11 de junio de 2018