24 de Septiembre, 2018
Radio Mercosur
Mercosur

MERCOSUR - Enésimo intento de cerrar acuerdo con UE

La inestabilidad regional hace poco viable cerrar el trato. Brasil ofreció abrir su sector automotor, pero los europeos tienen nuevas exigencias.

Responsive image
MERCOSUR - MONTEVIDEO - Aveces es por un motivo y a veces por otro, pero lo cierto es que no hay motivos hasta ahora para creer que la ronda de conversaciones que se realizará toda esta semana en Montevideo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) vaya a hacer más cercano el postergado acuerdo entre los bloques que comenzó a buscarse hace ya dos décadas. Hay demasiada incertidumbre regional y aparentemente poca voluntad europea para mejorar la oferta que hace la UE en el sensible sector agrícola.
 
La semana pasada, el comisario de Agricultura de la UE, Phil Hogan, marcó la cancha en declaraciones que citó la agencia AFP y dijo que su bloque "ha hecho una oferta clara y explícita" en enero, y que "los países del Mercosur han demorado su respuesta" a esa "significativa" propuesta. "Si se pretende concluir la negociación, el Mercosur debe cumplir con los acuerdos relativos a automóviles y componentes, servicios marítimos, lácteos e indicaciones geográficas", advirtió.
 
El consultor Marcos Soto dijo a El País que tiene "expectativa cero" porque "sigue habiendo diferencias y no hay cambio de posturas en cuestiones como las indicaciones geográficas, los servicios marítimos y los lácteos". Soto reconoció que el Mercosur ha hecho un esfuerzo en los últimos años en temas que le son sensibles a Brasil como la apertura de su sector automotor y que últimamente parece ser la UE la que pone "palos en la rueda". La cuota que ofrece la UE de carne vacuna es, a juicio de Soto, "extremadamente pobre" pero aun así, el Mercosur debería aceptarla como un punto de partida "porque los acuerdos son dinámicos, se pueden renegociar si hay confianza que genere el caldo de cultivo para otros entendimientos". En su opinión, hoy el Mercosur no parece ser una prioridad para la Unión Europea, que tiene que terminar de resolver la salida del Reino Unido del bloque y que parece estar más confortable con acuerdos como el que cerró con Japón, que tiene un perfil productivo complementario con el bloque europeo. Para Soto, el lado positivo es que un eventual acuerdo Mercosur-Reino Unido podría llegar a ser bastante más fácil de obtener para el bloque sudamericano que con toda la unión.
 
En el lado europeo, los obstáculos más importantes los siguen poniendo Francia, Irlanda y Polonia en tanto quienes más lo impulsan son Italia, España y Alemania cuyas empresas tienen particular interés en que se abra el mercado de las compras públicas de Brasil para poder participar en sus licitaciones, analizó Soto. Otro factor que podría llegar a ayudar es que Marina Silva, candidata con posibilidades de pasar a la segunda vuelta electoral en Brasil, tiene un discurso aperturista.
 
Ignacio Bartesaghi, director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Facultad de Ciencias Empresariales Universidad Cató-lica del Uruguay, comentó a El País que tiene dudas que los europeos mejoren su oferta de apertura a la importaciones de azúcar, arroz y carne bovina. Bartesaghi consideró que tiene sentido que los europeos incluyan el tema lácteos en las tratativas (algo que ha irritado al Mercosur) en la medida en la que han sido incluidos en los otros acuerdos que cerraron.
 
Otro aspecto que seguramente cuestionarán los europeos son los denominados regímenes especiales entre los que está la denominada "Admisión Temporaria" que permite la importación desgravada de insumos destinados a bienes industriales que luego se exportan. Un caso claro es el de la resina que se utiliza para la fabricación de envases plásticos. La UE pretende preferencias para ser ella la que provea de estos insumos. También objeta la Tasa Consular de Uruguay que grava más a las importaciones provenientes de fuera del Mercosur que a las regionales.
 
Los europeos observan "una incertidumbre enorme" en Brasil al que notan debilitado y tienen menos prisa para cerrar un acuerdo con el Mercosur porque mejoraron su entendimiento con México, acordaron con Japón, Chile, Colombia y Perú y comenzaron a negociar con Australia, Nueva Zelanda y Ecuador, dijo Bartesaghi. La estrategia europea suele ser reactiva a la de Estados Unidos y como para este país hoy América Latina no es prioridad, los europeos no sienten tanta premura por acordar con el Mercosur, explicó.
 
 
 
Fuente: EL PAIS - MONTEVIDEO
Por JUAN PABLO CORREA
Martes, 11 Septiembre 2018