24 de Septiembre, 2018
Radio Mercosur
Zona Franca

CHINA INQUIETA AL NEGOCIO DE LAS TARJETAS DE CRÉDITO

China destroza el negocio de las tarjetas de crédito con un nuevo sistema de pago

Responsive image
Jaime Quirós – La forma en la que hacemos nuestros pagos ha estado en constante evolución. Ya quedaron muy atrás los días donde solamente se usaba dinero físico para realizar cualquier transacción financiera. Tras la aparición de los bancos, surgieron varios métodos de pago. Entre ellos, el más masivo e importante: las tarjetas.
 
Las tarjetas bancarias forman parte de la vida de la inmensa mayoría de las personas. Pero algo está cambiando. Vivimos una revolución digital que lo cambia todo y hasta algo tan establecido como el “dinero de plástico” podría desaparecer.
 
 Si la expansión del nuevo sistema de pagos que se está desarrollando en China continúa por todo el planeta, los intermediarios como Visa o Master Card lo tendrán muy mal para mantener vivo su negocio. (AP Photo/Elise Amendola, File)
 
 
Hoy nadie sale de casa sin su smartphone. Y al igual que los teléfonos se han acoplado a nuestra vida cotidiana, también se está asentando los pagos mediante nuestros terminales. Parte de la responsabilidad del triunfo del pago mediante móvil lo tienen las comisiones. En el momento de hacer algún pago con tarjeta, no solamente estas pagando al vendedor. Las empresas intermediarias como Visa o MasterCard se quedan un porcentaje de la venta.
 
Por ejemplo, el banco BBVA cobra un estándar de 0,10 euros por transacción a los comerciantes que usen sus TPV. Y esto sin tener en cuenta lo que tiene que pagar cada establecimiento por la instalación y mantenimiento del terminal de cobro.
 
Una nueva modalidad
En China han encontrado un método de pago que elimina estas comisiones tanto para los comercios como para los usuarios. Son los pagos móviles mediante códigos QR. Una tecnología que todavía es totalmente nueva para muchos otros países.
 
El sistema es sencillo: se escanea el código único con el móvil del producto a adquirir y se selecciona de que cuenta bancaria se va a restar el pago. Simplemente con eso se hace la transacción. En el país asiático es un método que ya se usa para todo, desde compras en el supermercado hasta pagos de facturas.
 
En la mayoría de los países hay una cantidad enorme de entidades bancarias y mediadores compitiendo en el sector de las tarjetas. En cambio, en el mercado de pagos móviles chino sólo existen dos empresas: Alipay y WeChat Pay. Los costes que generan a las empresas son muy bajos. Y a veces ni si quiera hay gastos. Por ejemplo, el servicio de Alipay es gratuito para los usuarios menos recurrentes y después se tiene que pagar.
 
Ante un eminente incremento de la popularidad y uso de este sistema, los únicos perjudicados van a ser los bancos y los mediadores. Pierden al no recibir su tajada en el momento de hacer tus compras. Otro actor de la ecuación que se vería afectado es el dinero en metálico, volviéndose su uso cada vez más obsoleto.
 
Whatsapp ha desarrollado versión Beta de pagos móviles que ya prueba en diferentes partes del mundo. España es uno de los países donde la empresa tiene más penetración. Por la forma de ser de los españoles y su predisposición a probar siempre nuevas funcionalidades de la aplicación de mensajería, parece el país ideal para que dentro de unos años sea el primero en adoptar este procedimiento de pago. Y si no, tiempo al tiempo.
 
 
Fuente: Laotracaradelamoneda
IDNet Noticias
09-09-2018
 

Lo que frena y motiva a los españoles a hacer las compras a través Internet
 
Jaime Quirós.- Nos gusta ver, tocar y oler los productos frescos, por eso más de la mitad de los que hacen la compra online siguen acudiendo al súper a por estos productos. Y nos cuesta elegir el lugar por la enorme oferta de supermercados y tiendas de diferentes formatos que tenemos al lado de casa. Eso sí, para llevar el carrito ocho de cada 10 preferimos las horas de trabajo. Al menos eso dicen algunos protagonistas.
 
Los expertos en esta ocasión son los responsables del II Estudio sobre la evolución del ecommerce en alimentación, elaborado por la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid último informe sobre la materia. Comprar por Internet nos ahorra tiempo y dinero en transporte, siempre y cuando no lo hagamos en tiendas del barrio.
 
Hacer la compra en Internet nos lleva de media entre 15 y 30 minutos. Es una tarea que sigue estando mayoritariamente a cargo de las mujeres, con un perfil de mediana edad (30-50 años), clase media y también una responsabilidad media en el trabajo.
 
En España apenas el 1% de las compras de productos de alimentación, droguería e higiene se hace a través de internet. Alemanes, franceses y británicos, por ejemplo, nos superan con creces. Eso da a entender que no somos demasiado "tekis" a la hora de hacer la compra.
 
La buena noticia es para las empresas y viene por partida doble: en primer lugar, el negocio tiene recorrido al alza; en segundo, los clientes gastan más de media y no tienen grandes inconvenientes por pagar un sobreprecio por la entrega en casa.
 
A diferencia de lo que sucedía en los años pasados de la crisis, ahora el precio no es lo más relevante y empezamos a dar más importancia a otros aspectos tales como la fiabilidad en el método de pago y la confidencialidad de la información. Algo bastante razonable, si tenemos en cuenta los últimos escándalos de Facebook y demás sobre la protección de los datos de los consumidores.
 
Otro dato curioso lo trae el tiempo, sobre todo si tenemos en cuenta que el frío aún sigue dando algunos coletazos. Dicen los expertos al cargo de este informe que el mal tiempo nos retrae a la hora de salir a hacer la compra y que en días grises y lluviosos (de esos que hemos tenido en abundancia durante semanas) optamos por el pedido online acurrucados en el sofá. El ordenador sigue siendo el protagonista en tres de cada cuatro pedidos, pero la tablet gana peso. A mal tiempo…
 
¿Y qué hay del medio ambiente? Si para unos hacer la compra online es más ecológico, el informe apunta que hay 16 millones de consumidores que compran alimentación 16 veces al mes en tienda física y suelen ir a pie. Un incremento de las compras de alimentación vía online tendría un impacto en el medio ambiente. Ahora un camión de reparto a domicilio entrega de media seis pedidos por jornada y, con más comercio online, habría muchas más furgonetas circulando por las grandes ciudades, generando problemas de tráfico y contaminación.
 
Añaden los responsables del informe que “en España no vivimos en adosados con un garaje pegado a la cocina ni estamos en casa a las cinco de la tarde“. Quizá sea el momento de recuperar esta idea y disfrutar un poco más de la vida.
 
 
Fuente: Laotracaradelamoneda
IDNet Noticias
09-09-2018