17 de Noviembre, 2018
Radio Mercosur
Economía

CANAL 9 INICIÓ PROCESO PREVENTIVO DE CRISIS

La empresa aseguró que la situación es “crítica” y se presentó ante la Secretaría de Trabajo

Responsive image
BUENOS AIRES - En un comunicado que hizo circular por los pasillos del canal, la empresa informó a sus empleados que "la compañía se encuentra en una situación económico-financiera crítica, que le hace imposible asumir los compromisos de pago de salarios y, más aún, los incrementos salariales solicitados (…) Es por ello que, debido a la gravedad y magnitud de la crisis, la compañía está presentando ante el Ministerio de Trabajo un procedimiento preventivo de crisis", agrega la información en referencia a la Secretaría que tiene a cargo Jorge Triaca.
 
En esa línea, el grupo que controla Canal 9, Telearte SA aseguró que "a lo largo de estos años, la empresa ha realizado todos los esfuerzos posibles a fin de evitar esta situación". "Sin embargo, y a pesar de estos esfuerzos, la delicada situación que desde hace algunos años atraviesa la televisión abierta, sumada a la rigidez de los Convenios Colectivos y en muchas ocasiones la intransigencia de los sindicatos para la modificación y optimización de los recursos, han llevado a la compañía a esta instancia crítica", destacó el comunicado.
 
Esta mañana, autoridades del canal y representantes de los trabajadores mantuvieron una nueva reunión en la que se analizó la situación de la empresa, que emplea a unos 600 trabajadores, y que este año empezó a producir contenido en la Argentina después de años de haber puesto al aire programas enlatados producidos en otros países.
 
Uno de los planteos de Telearte tiene que ver con que en el marco de una caída generalizada en el encendido en la televisión de aire (el rating promedio de 2017 fue el más bajo desde 2004), y en la recaudación publicitaria (se registró una caída de la inversión real del 70% en el último año), es que las empresas tienen que lidiar con cambios en los hábitos de consumo de las personas, mientras los sindicatos se muestran inflexibles a la hora de defender tareas laborales establecidas en un convenio de 1975.
 
Es que como sucedió en otras ramas de la industria periodística y del entretenimiento, los avances tecnológicos derivaron en un gran cambio en torno a las necesidades de equipamiento y de fuerza laboral necesarios para poner al aire un programa de televisión, hacer circular un diario en papel o montar una obra de teatro, por ejemplo.
 
Eso obligó a las empresas del rubro a adaptarse a la nueva realidad, que tiene otras exigencias. Un ejemplo de esto es Telefe. Cuando Viacom compró el canal, hizo un diagnóstico de situación y determinó que tenía que establecer un plan de retiros voluntarios (ofrecen el 135% de indemnización) para reducir la masa de trabajadores (el canal espera que sean alrededor de 500) y proyectar un futuro de rentabilidad para la empresa.
 
Los más de 40 años que tiene el Convenio Colectivo 131 de 1975 -cuando gobernaba Isabel Perón, no existía internet ni las cámaras robóticas- es uno de los problemas que cita Canal 9 como causa de su situación económica. Es que, por ejemplo, la letra del acuerdo contempla una jornada laboral de seis horas, algo que estaba fundamentado en que en esa época, las cámaras de televisión pesaban más de 200 kilos y generaban hasta 55 grados de temperatura, por lo que eran necesarias tres personas para hacer un trabajo que en sets de TV modernos hace un trabajador.
 
Otro ejemplo de esto tiene que ver con los móviles: según el convenio, un equipo de exteriores tiene que llevar a un conductor, un mecánico, un técnico, un productor, un sonidista y un camarógrafo, además del movilero.
 
Esta multiplicidad de puestos deriva en la existencia de más de 113 categorías con sus respectivas subcategorías y escalas, lo que implica la existencia de tareas que se superponen y de personas que no tienen nada que hacer.
 
El convenio de trabajo firmado en 1975 impone a las empresas algunas condiciones que hoy se hacen prácticamente imposibles desde lo económico como la establecida en el Artículo 152 que señala la obligatoriedad de entregar dos mudas de ropa a todo el personal por año. En esa línea, el convenio también contempla en el Artículo 147 que un empleado con tres años de antigüedad tiene derecho a pedir licencia sin goce de sueldo por hasta 90 días.
 
Este problema ya había sido planteado por el fundador y CEO de Mercadolibre, Marcos Galperín, quien advirtió en reiteradas oportunidades que el marco laboral de la Argentina "se basa en empleos que van a desaparecer", algo que ya sucede en la televisión abierta nacional, así como en otras industrias.
 
La presentación de Canal 9 ante la Secretaría de Trabajo es un ejemplo más de lo complicado que es llevar adelante un medio de comunicación en un marco de revolución tecnológica, caída del rating y de la publicidad.
 
 
Fuente: www.infobae.com
23-10-2018
 
 
Canal 9 confirmó 180 despidos
 
Canal 9, tras informar que inició un proceso preventivo de crisis ante la secretaría de Trabajo, le comunicó a 180 empleados que serán despedidos y no podrá afrontar el pago de salarios de noviembre.
 
El delegado de Utpba Ricardo Breotini comentó que “nos presentamos ayer ante el directorio luego de que pegaran un cartel, y nos comunicaron 180 despidos y la apertura de un proceso preventivo de crisis debido a que el canal tiene que afrontar el pago de servicios en dólares, y que la cámara de los cuatro canales de aire no acuerda subir un 40 por ciento el valor de la pauta publicitaria”.
 
 
También agregó que “nos dijeron que no tienen plata para pagar sueldos del mes que viene y atribuyeron la crisis a la devaluación y a ’la rigidez de los convenios’ que rigen la actividad”. “Así que los 670 trabajadores de Canal 9, 110 de los cuales pertenecen al Noticiero, afrontamos una situación muy crítica”, añadió.
 
Luego criticó al Gobierno por el pasivo rol que tiene en el conflicto: “Hay un Gobierno que mira para otro lado, desampara a los trabajadores e indirectamente dejan a los empresarios flexibilizar”
 
 
Fuente: Estado de alerta
RedacciónEDAPor RedacciónEDA  
20 de octubre de 2018
 
 
 
BREVE HISTORIA DE LA TELEVISIÓN EN BUENOS AIRES -ARGENTINA
 
Los primeros años
 
El gobierno militar de Pedro Eugenio Aramburu, dentro de la dictadura autodenominada Revolución Libertadora, licitó en 1957 tres estaciones de televisión en la ciudad de Buenos Aires: los canales 9, 11 y 13, con un límite de tiempo para comenzar las transmisiones de cinco años, hasta 1961. La Compañía Argentina de Televisión S.A. (Cadete), propiedad de Curt y Frederick Lowe, adquirió la licencia de LS83 TV Canal 9, y anunciando: “Los esperamos el 9, a las 9, por el 9”, inauguró sus transmisiones el 9 de junio de 1960. Establecido en el barrio porteño de Palermo Chico, originalmente se valió del mismo equipamiento que los Lowe utilizaban en la producción de publicidad y noticieros para cine.
 
En sus comienzos, Canal 9 se dedicó a reeditar algunos programas realizados años antes por Canal 7, aunque sin mucho éxito, y a la emisión de series estadounidenses de la NBC, que además era accionista del canal.
 
 
Primera gestión de Romay
 
En diciembre de 1963 pasó a manos del locutor y empresario teatral y radiofónico Alejandro Romay, apodado “el Zar de la Televisión”, título que se ha “disputado” con Goar Mestre. Bajo su dirección, la emisora tomó una orientación hacia lo popular, peleando duramente el primer puesto de audiencia con Canal 13 y luego también con Teleonce. Entre los hechos destacados de esta época, en 1971 contrató en exclusiva al conocido cantante español Nino Bravo durante su gira por Argentina. Desde 1967 en adelante Canal 9 hizo la producción nacional más importante de la televisión con un teleteatro cada media hora, teatro por televisión, comedias, programas ómnibus, show musical, con más del 90% de programación nacional grabada en el canal. Los estudios de Canal 9 Libertad se encontraban en el Pasaje Gelly 3378 en Buenos Aires. En una oportunidad se le preguntó a Alejandro Romay como hacia para mantener semejantes produccciones. Él respondió que con los programas que tenían mucha publicidad y éxito y con una parte de éso, podía poner en el aire otros, de menos audiencia pero muy prestigiosos, como obras de teatro, conciertos y ciclos importantísimos. 
 
 
 
Intervención estatal
 
En 1974, habiendo expirado el plazo de licencia y por decreto del gobierno de María Estela Martínez de Perón del 1º de agosto, el Estado Nacional intervino Canal 9 junto con los Canales 11 y 13. Durante la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, de 1976 a 1983, pasó a ser administrado por el Ejército. El 9 de mayo de 1980, la emisora inicia sus transmisiones en color bajo el nombre de Color 9.
 
 
Segunda gestión de Romay
 
En 1983, poco antes del retorno de la democracia, Canal 9 fue privatizado junto con otras estaciones de televisión y radio del país. Alejandro Romay ganó la licitación con su productora Telearte S.A., siendo efectivizada la licencia el 25 de mayo de 1984. La emisora pasó a llamarse Canal 9 Libertad -denominación que ya había tenido durante la primera gestión de Romay- y recuperó su tono fuertemente popular, convirtiéndose en líder de audiencia entre 1984 y 1989 (véase Audiencia), destacando entre sus programas el noticiero Nuevediario, muchas veces tildado de sensacionalista.
 
En 1997 inauguró sus actuales estudios en el barrio de Colegiales (calle Dorrego 1782), ciudad de Buenos Aires, conocidos como “el Palacio de la Televisión” en referencia al apodo de su director.
 
 
Azul Televisión
 
A fines de 1997, Romay decidió vender la empresa al grupo australiano Prime Media, y en 1999 cambió el nombre del canal a Azul Televisión y buscó disminuir su fama de chabacano y vulgar. Sin demasiado éxito, al poco tiempo traspasó la mayoría de las acciones a Telefónica Media, propietario a la vez de Telefe, razón por la cual en 2002 este holding fue forzado por el COMFER a ceder la emisora.
 
Azul Televisión fue el nombre con el que se renombró a Canal 9 en enero de 1999, por parte del grupo australiano Prime Television. Alejandro Romay había vendido el canal al conglomerado extranjero a fines del año 1997, y tras varios intentos fallidos de mejorar la oferta de programación y por la disminución de la audiencia, renuevan la imagen corporativa de la estación como Azul Televisión. En agosto de 2002, el canal cambió de dueños y fue nuevamente renombrado como Canal 9.
 
La nueva imagen institucional fue diseñada por la agencia Medialuna. El nuevo canal no difería mucho del anterior, ya que ofrecía prácticamente los mismos contenidos y opciones. Seguía disputándose el tercer lugar con América y solo pocos programas llamaban poderosamente la atención del público.
 
En el año 1999, Telefónica Media, posteriormente llamada Admira, compra parte del paquete accionario, y luego en el año 2001, la banca JP Morgan adquiere otra parte de las acciones. Esto nunca fue bien visto por el COMFER, ya que por ley, está prohibido que una empresa privada tenga dos frecuencias de televisión en un mismo área y que compitan entre sí, por lo que instó a Telefónica -que además poseía Telefe- a deshacerse del canal.
 
Varias empresas, entre ellas Disney, se interesaron en la compra, pero ninguna la concretó, hasta que finalmente en julio de 2002, el empresario de medios Daniel Hadad, junto con varios empresarios, se quedaron con el canal y volvió a llamarse Canal 9, donde el mismo Hadad fue dueño.
 
 
Gestión de Daniel Hadad
 
A mediados de 2002 el canal fue adquirido por el periodista devenido en empresario de medios Daniel Hadad, quien restituyó el nombre de Canal 9, incluyéndolo en su multimedios Infobae.com. En 2005, buscando pelear el segundo puesto del audiencia, incorporó como figura principal del canal a Marcelo Tinelli, dueño a su vez de la productora Ideas del Sur, quien introdujo en este canal sus programas nacidos en Telefe. A fines de 2005, Tinelli comunicó su decisión de abandonar Canal 9 para instalarse en Canal 13.
 
Gestión de Albavisión
 
En enero de 2007, el mexicano-guatemalteco Remigio Ángel González, propietario del grupo Albavisión, adquirió el 80% del paquete accionario del canal. El acuerdo especificaba que Hadad mantendría el control sobre los contenidos periodísticos y el área de noticias como socio minoritario al poseer el 20% de las acciones. No obstante, en diciembre del mismo año, Hadad se desprendió de las mismas y dejó el área de noticias de la emisora, que quedó totalmente en manos de González.
 
El 18 de octubre de 2018, tras varios años de vaivenes económicos y financieros, el canal se declara en una situación critica e inicia un proceso preventivo de crisis al no poder afrontar el pago de salarios a sus trabajadores?.
 
 
Móvil de exteriores del Canal 9.
 
Canal 9 transmite a través de cuatro señales, con las mismas gráficas, ID y cortinas en pantalla. Ninguna de ellas emite la misma publicidad, debido al área de transmisión y a las respectivas leyes. Además, en las ciudades donde hay canales afiliados, éstos tienen exclusividad para retransmitir la señal satelital, por lo tanto, los cableoperadores no pueden colocarla en su grilla.
 
 
 
 
Edición - Radiomercosur.com