18 de Septiembre, 2019
Radio Mercosur
Mercosur

MERCOSUR: UN BLOQUE INMERSO EN UN FUTURO DE DUDAS

El MERCOSUR arrancó con muchas ganas de ser un Bloque aglutinante de todos los países de Sudamérica, pero la politización lo detuvo y le hizo cambiar el horizonte.

Responsive image
América del Sur viene aletargando su despegue. Los datos financieros de esta rica región de sudamérica, señalaban, tiempo atrás, que América del Sur sería el centro de atracción productiva del mundo, argumento que suscribían, inequívocamente, países  de los denominados del primer mundo. Las inversiones de  los cuatro puntos del Mercosur miraban con respeto a los países que lo integraban, a la espera de que este Bloque se abriera para poder aprovechar las riquezas de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.
 
Si bien la economía sufre los vaivenes que la política regional impone, ninguna de las grandes potencias tuvo en cuenta, con aquella aseveración, que América del Sur iba a sumirse en la pobreza, la droga, la corrupción, la impunidad y la politización más fundamentalista de la mano de gobiernos socialistas,  retrógrados, prepotentes, mentirosos, corruptos y lejanos a la realidad que marcan los tiempos en el mundo adelantado.
 
Pero, inevitablemente, no sería coherente tratar de explicar el fenómeno Mercosur, si no analizamos la actualidad que viven los cuatro países que integran el Bloque.
 
El Mercosur tiene una extensión de 14.869.775 km² en la cual conviven diversos ecosistemas, tanto continentales como marítimos, que poseen una de las mayores reservas de biodiversidad del mundo -según CEPAL- y fue creado el 26 de marzo de 1991, cuando Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay firmaron el Tratado de Asunción. Se le dio una estructura institucional básica y estableció un área de libre comercio. 
 
En junio de 1992, en Las Leñas, se estableció el cronograma definitivo hacia la constitución del mercado común.
 
Como puede observarse, fue creado para ser un Bloque eminentemente económico, reunido para la Constitución de un Mercado Común por lo que los Estados Parte decidieron constituir un Mercado Común, que fue conformado el 31 de diciembre de 1994, el que se denominará “Mercado Común del Sur” (MERCOSUR). 
 
Así se hizo y de esta forma de se trazaron los objetivos del Mercosur:
 
1) Entre los cuatro países se promovería "La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los países, a través, entre otros, de la eliminación de los derechos aduaneros y restricciones no arancelarias a la circulación de mercaderías y de cualquier otra medida equivalente".
 
 
2)Se dispuso "el establecimiento de un arancel externo común y la adopción de una política comercial común con relación a terceros Estados o agrupaciones de Estados y la coordinación de posiciones en foros económicos-comerciales regionales e internacionales".
 
3)En el orden económico se dispuso "la coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales entre los Estados Partes: de comercio exterior, agrícola, industrial, fiscal, monetaria, cambiaria y de capitales, de servicios, aduanera, de transportes y comunicaciones y otras que se acuerden, a fin de asegurar condiciones adecuadas de competencia entre los Estados Partes". La competencia se relacionaba con la rfesponsabilidad de cada país y no en valores diferenciados entre los Estados Partes. 
 
4)Cada Estado Parte se compromete a  tomar "el compromiso de (los Estados Partes de) armonizar sus legislaciones en las áreas pertinentes, para lograr el fortalecimiento del proceso de integración". Este punto obliga a los países que integran el Bloque a dictar disposiciones y  a no diferenciar los compromisos teniendo en cuenta la fuerza económica de cada Estado parte. Si se hubiera tenido en cuenta las reservas económicas y la posibilidades financieras de cada país, Brasil se hubiera "deglutido" a los otros tres países. Debía haber una razón jurídica de igualdad de derechos entre los cuatro Estados Partes. 
 
Pasado el tiempo, los integrantes del Mercosur,  fueron teniendo diferencias conceptuales.  Fueron apareciendo los disconformes por el tema de los aranceles,  que todos usaban y negociaban a su manera,  a las espaldas del Bloque. Aparecieron los choques por el manejo de los problemas fronterizos y un sinnúmero de cuestiones que se deslizaron por afuera de los acuerdos establecidos por los Objetivos originarios del Mercosur.
 
Pasaron 18 años para que los dirigentes del Mercosur se dieran cuenta que el Bloque no concluia las negociaciones que permitieran la eliminación del doble cobro del Arancel Externo Común, tema que fue el primero de importancia en impedir el acuerdo para la firma del Tratado de  Libre Comercio con la Unión Europea. 
 
El Mercosur se vio envuelto en una trifulca de conceptos individuales -de cada país- donde el "sentimiento comunitario" que supone la integración en todos los aspectos de los Países Parte, mostrara una unidad absoluta de pensamiento y acciones de todos por igual, especialmente cuando se tratara de negociar con otros países. Allí debía mostrarse la unidad de criterios. 
 
Sin embargo, uno u otro  miembro del Mercosur, trataba de tener benficios especiales de cada negociación, lo cual mostraba que en el Bloque no había unidad entre sus integrantes y la frustración llegaba, como muchas otras veces, a impedir el cierre favorable de las negociaciones.
 
Dejemos los casos puntuales en los que han caído por ambiciosos, los miembros del Mercosur, pero sí puntualicemos el fracaso en estas líneas:
 
* No conseguimos eliminar el doble cobro del Arancel Externo Común, lo que perjudica decididamente a la Unión Aduanera. 
 
 
* Tampoco concretamos avances significativos en la armonización de las políticas macroeconómicas. Esto es trascendente porque nos hubiera permitido mostrar  un Bloque unido, consistencia en las políticas económicas del Bloque.
 
* El desacueredo entre los miembros del Mercosur, nos ha mostrado débil en nuestras pretenciones de comercializar con otros  bloques o países, dejándonos a la deriva en los convenios fundamentales para  la integración de las cadenas productivas, fundamental para cerrar acuerdos con los interesados en negociar con los países del Mercosur. Somos los campeones de las asimetrías.
 
* La apertura del Bloque para las negociaciones con países de otras latitudes, se frustraron también porque intervino un organismo que no ayuda a concretar decisiones de trascendencias. Ese es el Parlamento del Mercosur.
 
En reemplazo de la Comisión Parlamentaria Conjunta, el 7 de mayo de 2007 iniciaba sus deliberaciones el llamado Parlamento del Mercosur (Parlasur)
, organismo decorativo del Bloque, cuyas decisiones no son vinculantes con las reuniones cumbres del Mercado Común del Sur representado por los presidentes de los cuatro países que integran el Bloque.
 
El Parlasur no tiene peso en sus opiniones y decisiones, porque los cuatro miembros del Bloque lo atienden - a medias- cuando existe algún tema de  cierta trascendencia que marcha en consonancia con el concepto de los "4 jefes". 
 
Completando nuestros conceptos sobre el Parlasur, digamos que las reuniones de los miembros del Parlamento, no tienen valor alguno en la toma de decisiones del organismo multinacional. En síntesis, son 
reuniones que sirven para charlar , perder el tiempo y, para algunos hacer proselitismo político, que sobresalen con demasiada  frecuencia.
 
Pero del Parlasur, ya hablaremos más extensamente más adelante. Quedan pendientes, por ahora, los resultados del encuentro entre los presidentes  Macri y Bolsonaro y que presagia un cambio profundo en el futuro del Mercosur para nivelarlo o acercarse, al menos, a  lo que nos presenta y se conoce sobre la Unión Europea; que tenga peso regional, que sea de utilidad  para el comercio de quienes comercian bienes, que facilite la integración económico financiera de todos los sectores productivos de América  Latina y que mantenga un acercamiento sustancioso con todos los Bloques similares de las distintas regiones de la tierra.
 
 
Redacción - Radiomercosur.com