26 de Mayo, 2019
Radio Mercosur
Zona Franca

ALLANAMIENTO SIN RESPETO NI CONSIDERACIÓN, OTRA FORMA DE PERSECUCIÓN ILIMITADA

Agentes de Inteligencia allanan y saquean la casa de un capitán de la GNB que liberó a Leopoldo López

Responsive image
La persecución contra la familia del capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Antonio Sequea, continúa. Si hace unos días, su esposa Verónica Noya denunciaba el allanamiento de la casa de sus padres, donde se encontraba refugiada junto a sus tres hijos, tras el levantamiento cívico militar del pasado 30 de abril, en el que su marido participó y ayudó a liberar al opositor Leopoldo López, la presión del régimen sobre ella y sus tres hijos menores de edad no ha cesado.
 
 
«Este jueves allanaron la vivienda en la que yo vivía con mis hijos, en Caracas, y fueron incluso más agresivos -relata Verónica a ABC por teléfono-. Se llevaron videojuegos, libros de los niños, televisores... Fue un saqueo. Iban como amenazando a mis hijos porque es la única manera de que mi esposo se entregue», subraya. «Me parece muy grave que estén buscando a mis hijos para secuestrarlo, para que él se entregue».
 
Verónica asegura que tiene «identificadas» a las personas que están «a cargo del procedimiento». 
 
 
Todos ellos serían funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), organismo conocido por las torturas que aplica a los disidentes y en especial a los militares que han querido desertar del régimen chavista. La esposa del capitán Sequea señala a cuatro personas en concreto como las que estarían implicadas en el allanamiento de su casa: «el Mayor Barrios y el Mayor Granko Arteaga, el Coronel Franco Quintero. director de Investigaciones de la Dgcim; y el Coronel Guerrero Hannover», menciona.
 
El viernes por la mañana los agentes del Dgcim habrían proseguido con el saqueo, «llevándose los carros del aparcamiento, y aterrorizando a todo el edificio. Amenazando a los vecinos. Son ellos los que se están ensañando. Lo que hacen ya es delicuencia», denuncia Verónica Noya.
 
La esposa del capitán de la GNB Antonio Sequea afirma que sigue «sin tener contacto» con su marido, al que vio por última vez el sábado anterior al levantamiento cívico militar, liderado por el presidente interino Juan Guaidó, cuando salió para trabajar en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), donde está adscrito desde hace un año.
 
 
El capitán Antonio Sequea fue uno de los agentes del Sebin que partciparon en la liberación del opositior Leopoldo López, que se encontraba en arresto domiciliario desde 2017, después de haber pasado tres años en la cárcel de Ramo Verde acusado de instigar las protestas de febrero de 2014, lo que le valió una condena de casi 14 años de prisión.

Ningún contacto con Guaidó
 
Sobre si Guidó se ha puesto en contacto con ella, después de denunciar la persecución a la que está siendo sometida su familia tras la colaboración de su esposo en el levantamiento del 30 de abril, afirma que «para nada. Yo sigo sobreviviendo con mis propios medios. Tratando de resguardarme y de cuidar la vida de los niños, que es lo que más me preocupa». 
 
Confirma que ella «está bien» y «segura donde me encuentro», sin desvelar el lugar, por seguridad. «Frente a este tipo de gente no sé cuanto timpo lo voy a estar. Me siento asfixiada, y por eso quiero que lo sepan los medios. Si algo me pasa, hago responsable a estas personas. Si han vuelto por segunda vez al edificio, es que están buscando a mis hijos. Me parece terrorífico».
 
 
En ningún momento Verónica reprocha que nadie del Parlamento legítimo de Venezuela o de la oposición se haya puesto en contacto con ella para preocuparse por su situación. 
 
«Estamos pasando por un momento tan complicado que cada quien está enfocado en salir del problema. Quizá no se han dado cuenta del sacrificio que me ha tocado hacer. Sin embargo, si tengo que hacerlo por la libertad del país, lo seguiré aguantando. Seguiré en pie de guerra por mis hijos, por el país. Pero quiero que sepan que hago responsable al gobierno de Nicolás Maduro de lo que me pueda pasar a mí y a mis hijos».
 
 
 
FUENTE: ABC – MADRID – ESPAÑA
Susana Gaviña@sgavinabarriuso