19 de Agosto, 2019
Radio Mercosur
Zona Franca

La deforestación en Brasil crece un 40% y Greenpeace denuncia política de destrucción del Amazonas

El Gobierno brasileño intenta desacreditar los datos que denuncian un aumento de la deforestación y no ofrece soluciones concretas

Responsive image

   La deforestación en Brasil ha aumentado un 40 por ciento en los últimos doce meses y las políticas implementadas por el Gobierno de Bolsonaro están destruyendo el Amazonas, según ha denunciado Greenpeace.

 
   Así, la organización explica que gracias a las alertas de deforestación en la Amazonía detectadas por con los satélites de tierra y agua de la NASA, un sistema del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE), se ha podido detectar el aumento del 40 por ciento en la destrucción de los bosques.
 
   Estos datos se han hecho públicos después de que el presidente de Brasil Jair Bolsonaro y los ministros Ricardo Salles (Medio Ambiente), Ernesto Araújo (Relaciones Exteriores) y Augusto Heleno (Oficina de Seguridad Institucional) convocasen este jueves 1 de agosto una rueda de prensa en Brasilia para desacreditar los datos de deforestación detectados por DETER (sistema de alerta para apoyar la supervisión y el control de la deforestación).
 
   El coordinador de Políticas Públicas de Greenpeace, Márcio Astrini, ha afirmado que el presidente y tres ministros "han estado una hora criticando las evidencias científicas e intentando enmascarar la realidad. No han proporcionado ninguna solución concreta al problema real de la deforestación".
 
   "El INPE es una institución reconocida a nivel mundial que durante más de 30 años ha brindado excelentes servicios en el monitoreo de la deforestación. En lugar de luchar contra estos hechos y los resultados científicos, el Gobierno debería cumplir su función de proteger el patrimonio ambiental de Brasil", subraya Astrini.
 
   "Bolsonaro ha optimizado un proyecto antiambiental en el país, que ha eliminado la capacidad de Brasil para combatir la deforestación y favorece a quienes cometen delitos ambientales. Ahora, cuando enfrenta las consecuencias de sus decisiones, trata de ocultar la verdad y culpa a los demás. Los números de deforestación son tan pésimos que hablan por sí mismos. Mentir solo aumentará el daño al país ", concluye.
 
Fuente: Europa Press