20 de Noviembre, 2019
Radio Mercosur
Política

Cuba se hundirá con Maduro pero Rusia está dispuesta a negociar sobre Venezuela

Las naciones del Tratado de Río acuerdan imponer sanciones contra Maduro

Responsive image
CUBA - La mayoría de las naciones del Hemisferio Occidental votaron el lunes 23 de septiembre para emplear un tratado regional e imponer sanciones contra Maduro, acusando a su gobierno de actividad criminal, narcotráfico y lavado de dinero.  (AGENCIA EFE)
 
NUEVA YORK - Rusia continúa conversando con miembros de la oposición venezolana, incluso en momentos que el gobierno de Cuba insiste en apoyar a Nicolás Maduro, y “se hundirá con el barco”, dijo el martes un alto funcionario de la administración del presidente Donald Trump.
 
En una entrevista exclusiva con el Miami Herald y McClatchy, Elliott Abrams, enviado especial para Venezuela, dijo que al tiempo que Rusia mantiene cerca de 120 efectivos militares en Venezuela y está sacando provecho del petróleo de ese país, sostiene contactos con miembros de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, en un esfuerzo por mantener abiertas todas sus opciones.
 
“El juego ruso es un juego muy interesante”, dijo Abrams. “Se están reuniendo con la gente [del presidente interino Juan] Guaidó. “Es un modo interesante de cubrir todas sus apuestas”.
 
Abrams dijo que los representantes de la oposición y del gobierno de Rusia han sostenido varios encuentros.
 
 
 
“Y habrá más reuniones”, dijo. “Sabemos que se han planeado más reuniones que han sido aceptadas por los rusos. Están tratando de mantener, podría decirse, una puerta abierta a la oposición porque saben que pueden llegar al poder“ y que el régimen de Maduro es “inestable”.
 
Las primeras reuniones ocurrieron en abril y debían ser secretas, dijo Abrams, pero luego el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, las hizo públicas.
 
Abrams forma parte de la delegación de Estados Unidos que viajó a Nueva York para la Asamblea General de las Naciones Unidas, una oportunidad que la administración Trump está empleando para aumentar la presión internacional contra Maduro; Estados Unidos y más de 50 países reconocen a Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, como presidente interino legítimo de Venezuela. Rusia y Cuba apoyan a Maduro.
 
 
Sin embargo, el gobierno cubano sigue sin dar señales concretas de estar interesado en negociar sobre la situación en Venezuela, aunque las sanciones estadounidenses para impedir el transporte de petróleo venezolano a la isla han provocado una escasez de combustible que amenaza a su economía.
 
“Los cubanos, desde mi punto de vista, van a llegar hasta el final y van a hundirse con el barco”, dijo Abrams. “Y no es una política irracional de su parte, en el sentido de que ningún gobierno futuro va a tener la relación que tiene Maduro con ellos”.
 
Gracias a un acuerdo firmado por Hugo Chávez y Fidel Castro, Venezuela llegó a enviar 100,000 barriles de petróleo diarios a la isla, una cifra que ha disminuido por la caída en picada de la producción de la empresa estatal PDVSA.
 
Abrams dijo haber conversado sobre el tema con representantes de Canadá y de gobiernos europeos que han mantenido contactos con el gobierno cubano sobre Venezuela. Pero ninguna oferta concreta de diálogo ha salido de esos encuentros.
 
“Me sorprende el hecho de que mucha gente habla con los cubanos todo el tiempo... y nadie nos ha sugerido que haya algún acuerdo en ciernes”, dijo Abrams.
 
Cuba atraviesa por una severa crisis debido a la escasez de combustible, en parte porque las sanciones estadounidenses han obstaculizado la llegada de barcos con petróleo venezolano.
 
 
En esa situación “se podría pensar que los cubanos dirían a los canadienses o los españoles, o quien sea, ‘haznos una oferta’”, dijo el diplomático.
 
Abrams dijo que el gobierno cubano no había expresado en esas conversaciones un interés por encontrar un país que pudiera sustituir a Venezuela en los envíos de petróleo, lo que indicaría un interés en negociar sobre el tema.
 
Las relaciones entre Estados Unidos y Cuba están en uno de sus peores momentos debido al conflicto sobre Venezuela.
 
El martes en su discurso antes la ONU, el presidente Trump dijo que Maduro “es una marioneta cubana, protegido por escoltas cubanos. Se esconde de su pueblo mientras Cuba se beneficia de la riqueza petrolera para mantener su régimen”.
 
Una fuente familiarizada con las conversaciones sobre Venezuela entre el gobierno cubano y representantes de Europa y Canadá dijo que parte del problema es la desconfianza sobre la administración de Trump. Según la fuente, que pidió no ser identificada, representes del gobierno cubano han expresado dudas de que, si aceptan negociar, el gobierno estadounidense cumpliría su parte del acuerdo.
 
“Qué garantías tienen de que por la mañana el presidente Trump tuitee que lo están haciendo bien y por la tarde cambie de opinión”?, dijo la fuente.
 
Abrams dijo que representantes del gobierno estadounidense no sostendrán ningún encuentro con representantes cubanos al margen de la Asamblea General, pero que Cuba no tenía que esperar a una negociación con Estados Unidos para hacer cambios internos y sobre su política hacia Venezuela.
 
“Si los cubanos se presentan y dicen: ‘Aquí está el paquete, aquí están las reformas internas, aquí están las reformas internacionales’, creo que si miras lo que el presidente Trump ha hecho con Corea del Norte y con los talibanes, sabes que está abierto a romper viejos patrones“, dijo Abrams. “Pero no ha habido ninguna evidencia de parte de Cuba”.
 
 
 
POR NORA GÁMEZ TORRES
Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres
 
 
 

Fuente:  EL NUEVO HERALD