20 de Noviembre, 2019
Radio Mercosur
América

La situación social en Bolivia es calificada de grave

El transporte no alzará cargas en tanto Evo no renuncie

Responsive image

La Cámara del Transporte del Oriente confirmó que no alzará un kilogramo de carga y radicalizará sus protestas exigiendo la renuncia del presidente Evo Morales. El sector acatará las disposiciones que emerjan esta noche en el Cabildo.


La mañana de este lunes, la dirigencia del transporte en general, en todas sus modalidades, sostuvo un ampliado en el que se acordó respaldar las movilizaciones que exigen la renuncia del presidente Evo Morales y de los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la realización de nuevas elecciones.
 
Un comunicado publicado por la Cámara del Transporte del Oriente señala que a partir de la fecha el sector no alzará un kilogramo de carga, tampoco ninguna persona en la ciudad de Santa Cruz, hasta que las autoridades del TSE renuncien a su cargo.
 
“A partir de la fecha si el presidente no renuncia en el plazo establecido por la sociedad boliviana, a través de los comités cívicos nacionales, las instituciones del transporte radicalizaremos nuestras medidas de protestas en toda la ciudad de Santa Cruz y en todo el país”, señala el texto de la Cámara del Transporte del Oriente.
 
La dirigencia del transporte visitó esta tarde al Comité Cívico pro Santa Cruz para ratificar el apoyo al paro indefinido. Aseguraron que el transporte acatará las decisiones que se aprueben en el Cabildo que se realizará a partir de las 19:00 en el Cristo.
 
Las protestas en el país se activaron tras las sospechas de fraude en las elecciones, después de que el recuento provisional pasó de augurar una segunda vuelta entre Morales y Mesa, por ser los dos más votados, pero sin mayoría suficiente, a prever un triunfo en primera ronda del jefe de Estado para su cuarto mandato consecutivo hasta 2025.
 
Las protestas se desataron desde entonces con episodios violentos como en el que murieron dos hombres por heridas de bala la semana pasada en la ciudad de Montero, aunque la violencia se redujo desde entonces por los llamados a la calma desde Gobierno, oposición y movimientos cívicos.
 
 
 
Sucre mantiene paro cívico contundente con bloqueos del transporte
 
El paro cívico en Sucre se mantiene inalterable con el bloqueo de calles. Desde hoy se sumó el transporte público, que con sus micros cerró varias arterias de la ciudad, mientras los profesores, universitarios, trabajadores en salud y vecinos mantienen el cerco a las instituciones y movilizaciones a la conclusión de cada jornada.
 
Después de dos semanas de paro cívico sostenido por los vecinos, los maestros y los universitarios, los bloqueos se vieron fortalecidos hoy con los sindicatos de micros que se hacen sentir, sobre todo en los barrios periféricos y los ingresos y salidas a la ciudad.
 
Los cercos a las instituciones públicas, como la Fiscalía Departamental, la Fiscalía General y el Órgano Judicial, son permanentes, aunque, en el caso del Ministerio Público, dicen que trabajan a puertas cerradas.
 
Sobre la posibilidad de la sucesión constitucional de la presidencia, planteada por el líder cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, el abogado constitucionalista Jaime Hurtado, explicó que con la modificación de la Constitución Política del Estado la cadena de presidenciables, ante un eventual ausencia del Presidente no alcanza al Tribunal Supremo de Justicia, solamente se llega hasta los presidentes de Senadores y Diputados, por lo que no podría darse la sucesión a la decana del Tribunal Supremo de Justicia, María Cristina Díaz Sosa.
 
 
Fuente: La Paz - Bolivia
William Zolá 
 
 
 
Opositores le dan 48 horas a Evo Morales para que renuncie
 
Cuarenta y ocho horas ese es el término que le dieron líderes cívicos al presidente Evo Morales para que renuncie a su cargo, un plazo que se cumple este lunes. Es una muestra más de la indignación de muchos bolivianos ante los resultados electorales del 20 de octubre que la oposición considera un fraude.
 
Por Rafael Romo, CNN Español Publicado a las 18:38 ET (23:38 GMT) 3 noviembre, 2019
   
La oposición de Bolivia le da 48 horas a Evo Morales para que renuncie.
 
Luis Camacho también hizo un llamado a las Fuerzas Armadas para que decidan "estar al lado del pueblo" o asuman las consecuencias de lo contrario, según advirtieron.
 
La oposición de Bolivia le da 48 horas a Evo Morales para que renuncie  La resistencia a la cuarta candidatura de Evo Morales no disminuye.
 
DW
Líderes de grupos cívicos bolivianos reunidos en la ciudad oriental de Santa Cruz decidieron este sábado dar 48 horas al presidente Evo Morales para que renuncie a su cargo, a la vez que enviaron una carta a las Fuerzas Armadas para que se unan a su lucha.
 
"(Morales) tiene 48 horas para renunciar, porque el lunes a las siete de la noche aquí mismo vamos a tomar determinaciones y vamos a garantizar de que él se vaya", declaró desafiantemente el líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, ante una multitud en la ciudad oriental de Santa Cruz, la más rica de Bolivia y bastión opositor.
 
Crisis en Bolivia: escalan las violentas protestas contra Evo Morales
 
Arde América Latina
 
"El lunes le prometo, le garantizo que esa llama que volvimos a encender el día de las elecciones cuando declaramos el paro indefinido, esa llama se prende hoy y nuevamente este lunes se vuelve a prender", exclamó el líder cruceño y añadió que "no estamos derrocando un Gobierno, sino estamos liberando toda una nación".
 
Cabecillas cívicos de ocho, de los nueve, departamentos bolivianos se reunieron, antes de ir a una masiva concentración, para decidir las nuevas medidas de presión ante la sospecha de un fraude electoral en las elecciones del pasado 20 de octubre.
 
Bolivianos dividos por elecciones presidenciales
 
Llamado a las Fuerzas Armadas
 
Tras una hilera de discursos de sus pares, Camacho -quien convocó a las primeras protestas tras los cuestionados comicios- leyó una carta dirigida a los jefes de las Fuerzas Armadas, a quienes exhortó a "estar al lado del pueblo" en esta crisis política.
 
EEUU, Brasil, Argentina y Colombia plantean segunda vuelta electoral en Bolivia.
 
"El que gobierna pasa, el pueblo perdura y Dios castiga", sentenció Camacho. Además, reiteró que el paro que llevan a cabo durante once días con bloqueo de calles continuará, pero que el lunes se pondrá "un punto final" a "esta tarea" cuando Morales deje el poder.
 
Ésta es la primera vez que alguien llama a la intervención del Ejército en esta crisis política, pero las declaraciones de Camacho podrían considerarse como sedición, delito castigado en el Código Penal boliviano. Morales, en el poder desde 2006, ha denunciado reiteradamente que la oposición intenta derrocarlo mediante un "golpe de estado", por lo que ha llamado a sus seguidores a "defender la democracia y los resultados" electorales.
 
 
Reforzaron el palacio presidencial y Morales pidió "paz"
 
En La Paz, un vasto operativo policial circundaba la Casa Grande del Pueblo, sede del Ejecutivo, donde cientos de integrantes de organizaciones sociales hacían guardia ante el trascendido de que jóvenes universitarios cruceños intentarían acciones de choque.
 
A horas de que venciera el ultimátum lanzado por líderes civiles opositores de los departamentos de mayoría opositora del país, el presidente de Bolivia, Evo Morales pidió hoy "paz" y ordenó el despliegue de cientos de policías alrededor de la sede de gobierno en la capital.
 
“Sólo hay paz cuando hay justicia social y ahí queremos decirles (a la oposición) que no vengan provocando al pueblo boliviano, a los distintos sectores sociales”, aseguró el mandatario al inaugurar una obra en la ruta que conecta la ciudad de Caracollo, en el departamento de Oruro, y Colquiri, en el de La Paz, en el oeste del país.
 
Morales, además, volvió a acusar de golpistas a los comités cívicos, que le dieron un ultimátum de 48 horas el sábado a la tarde, que vence hoy a las 19 (20 hora argentina).
 
"Quienes estamos aquí somos los nacionalizadores y los que están buscando un golpe de estado son los privatizadores", sostuvo, citado por el diario local Página Siete.
 
Poco antes, en declaraciones a la radio San Gabriel, reproducidas por la agencia noticiosa estatal ABI, el mandatario había hecho "un llamado a defender la patria", lo que en los días anteriores desembocó en multitudinarias manifestaciones oficialistas, principalmente en La Paz.
 
Luego de que a la tarde se informara que Morales tuvo que aterrizar de emergencia porque el helicóptero presidencial tuvo un problema técnico, cientos de policías antidisturbios comenzaron a rodear la Casa Grande del Pueblo y el Palacio Quemado -la actual sede del gobierno y la anterior-, en la capital, La Paz.
 
Ya a la mañana, la ciudad había amanecido con barricadas en distintas calles clave y algunas escenas de violencia entre choferes y manifestantes.
 
La zona sur, en la que más puntos de bloqueo instaló la oposición durante este tiempo, incluidos los fines de semana, presentaba barricadas reforzadas con el uso de llantas, piedras y maderas.
 
A lo largo del día, las protestas contra el presunto fraude del gobierno se trasladaron frente a instituciones públicas en varias ciudades como Sucre, capital del país y sede del Poder Judicial.
 
Los accesos a instituciones como el Tribunal Constitucional y la Fiscalía General del Estado de Bolivia quedaron afectados por protestas y bloqueos en esa ciudad.
 
Además, otra protesta obligó al cierre de sucursales del estatal Banco Unión en esta ciudad y otras urbes bolivianas.
 
La Alcaldía de Cochabamba, en el centro del país, en tanto, tuvo que cerrar durante buena parte de la mañana, mientras en la cercana ciudad de Quillacollo la puerta del gobierno municipal fue tapiada con ladrillos.
 
 
Un cartel junto al muro improvisado advertía que el ingreso estaba "clausurado por los vecinos".
 
Las sedes del Servicio de Impuestos Nacionales del Estado, el Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado y la Defensoría del Pueblo también fueron destinos elegidos por las movilizaciones en Cochabamba.
 
Sin embargo, las protestas opositoras más grandes se esperaban hoy en Santa Cruz.
 
El sábado a la noche líderes opositores de comités cívicos de ocho departamentos lanzaron desde allí el ultimátum a Morales y prometieron volver a reunirse cuando el plazo venciera para "tomar determinaciones".
 
"Decirle al tirano que tiene 48 horas para renunciar", había advertido el líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Camacho, ante miles de personas que volvieron a protestar el sábado por la noche, a los pies del cristo Redentor en la ciudad de Santa Cruz, contra los resultados anunciados oficialmente.
 
Este grupo de comités cívicos aglutinan a organizaciones civiles de cada departamento y han sido los más férreos opositores al gobierno de Morales.
 
Camacho también contó que le envió una carta a los generales de cada rama de las Fuerzas Armadas para que se unan a su pedido de renuncia presidencial y su reclamo de que haya un balotaje el mes próximo.
 
Después de un largo e interrumpido escrutinio, las autoridades electorales nacionales dieron como ganador de las elecciones del 20 de octubre a Morales en primera vuelta por obtener más de 40% de los votos y una diferencia de diez puntos porcentuales con su principal rival, el ex mandatario Carlos Mesa.
 
Pero las interrupciones en el escrutinio sembraron dudas en la campaña de Mesa, de la mayoría de la oposición e, incluso, de parte de la comunidad internacional.
 
Por eso, para frenar la ola de protestas y la huelga declarada por los comités cívicos en las zonas de mayoría opositora, Morales aceptó que la Organización de Estados Americanos (OEA) realizara una auditoria especial, una propuesta que la organización hemisférica aceptó, pero Mesa y los cívicos no.
 
Ayer, Comunidad Ciudadana (CC), la coalición que obtuvo el segundo lugar en las elecciones presidenciales, según el escrutinio oficial que ahora está siendo auditado, aclaró que no fue consultada por los comités cívicos de Santa Cruz y los otros departamentos de mayoría opositora antes del anuncio de su ultimátum, y destacó que no comparte esa decisión.
 
 
Fuente: El Deber - La Paz - Bolivia