28 de Marzo, 2020
Radio Mercosur
Política

La Justicia boliviana abre un proceso contra Evo Morales

La Fiscalía de La Paz abrió un proceso penal contra Evo Morales por fraude electoral. El ex mandatario boliviano, protegido por el gobierno argentino, también es investigado por los delitos de sedición y terrorismo.

Responsive image
Según un despacho de la Agencia de noticias AFP (reproducido por diversos medios erscritos) la Fiscalía de La Paz abrió un proceso penal contra el ex presidente Evo Morales y sus acólitos colaboradores por “fraude” en las anuladas elecciones de octubre pasado, de acuerdo con lo informado este miércoles por el fiscal general boliviano Juan Lanchipa.
 
“Se ha abierto un nuevo caso en contra de las ex autoridades en relación al fraude electoral”, dijo Lanchipa a los periodistas.
 
El ex gobernante y candidato presidencial Carlos Mesa solicitó la semana pasada que la Fiscalía amplíe las investigaciones por delitos electorales a Morales, a su ex vicepresidente Álvaro García y sus ex ministros Juan Ramón Quintana (Presidencia), Héctor Arce (Justicia) y Carlos Romero (Gobierno).
 
 
Mesa considera que "quedó inconclusa" la investigación contra seis miembros del antiguo Tribunal Supremo Electoral (TSE), cinco de los cuales están en la cárcel y uno con detención domiciliaria, porque "no tomó en consideración a los autores intelectuales del hecho".
 
Los delitos denunciados por Mesa son uso de documento falsificado y alteración y obstaculización de procesos electorales, además de ocultación de resultados.
 
El juicio busca que "nunca más un presidente del Estado, abusando de su poder, se burle del voto del pueblo", explicó el abogado de Mesa, Carlos Alarcón.
 
“Es un hecho de justicia, pues, resultaba inadmisible que solamente estuvieran enjuiciados penalmente los seis vocales electorales cuando éstos no han actuado en este fraude en beneficio propio. Lo han hecho en beneficio del ex presidente Morales y de su cúpula de gobierno”, agregó Alarcón.
 
La justicia investiga también a Morales por los delitos de sedición y terrorismo.
 
 
Evo Morales encabezó un acto en el estadio del Club Deportivo Español en Buenos Aires en el marco del 14° aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia
Morales, que renunció al cargo en noviembre pasado por las acusaciones de fraude y tras perder el apoyo de las fuerzas militares, está a la espera de que el renovado TSE defina la validez de su postulación al Senado en los comicios de mayo, en medio de protestas de sectores de derecha que exigen su inhabilitación.
 
Los adversarios de Morales presionan para que se priorice una norma constitucional que exige un mínimo de dos años de residencia en el país inmediatamente anterior al acto electoral, que impediría a Morales aspirar a un escaño.
 
Desde noviembre de 2019, el ex presidente se encuentra fuera de Bolivia, primero como asilado en México y ahora en Argentina en carácter de refugiado.
 
El Estado argentino, brinda a Evo Morales, para su estadía y protección en nuestro país, un departamento en Puerto Madero -lugar muy costoso y habitado por la clase alta de la Nación-, custodios privados que protegen al ex presidente huído de Bolivia, cuyo costo supera los 4 mil pesos argentinos en la actualidad. Además lo provee de personal de mantenimiento y alimentación.
 
Evo Morales, expresó a un medio boliviano que él "no podría vivir si no es presidente de Bolivia", cargo que lo ha atrapado y que lo catapultó al enriquecimiento personal y el lujo en el que vivía en Bolivia.
 
Por otra parte, se ha conocido públicamente, que el ex presidente boliviano, está obteniendo una verdadera fortuna, con la producción de droga que es exportada a los países que rodean a Bolivia y a EEUU. El país del norte ha tomado debida cuenta de esta situación y está atento al desarrollo de los juicios que se le están sustanciando en Bolivia y su actividad política en Argentina.
 
Si los cargos contra Evo Morales prosperan por la acción de la Justicia boliviana, el ex presidente no podría volver a su país porque iría detenido, procesado y encarcelado por los delitos ya conocidos y que, supuestamente, lo mantendrían refugiado en Argentina o muy posiblemente, en Cuba.
 
 
Cabe agregar que los hijos de Evo, gracias a una amañada invitación a "conocer Argentina" , se encuentran viviendo también en nuestro país, protegidos por un rebuscado refugio otorgado por el gobierno kirchnerista de Alberto Fernández.
 
Las expectativas generales del pueblo boliviano está centrada en la continuidad de los juicios contra el expresidente.
 
 
Con despachos informativos de AFP / Periodistas de La Paz - Bolivia
 
Lea  más
 
Según la Constitución Boliviana, "El Estado asume y promueve como principios ético-morales de la sociedad plural:
 
Punto 1 del Artículo 8:  ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón), preceptos que Evo Morales ha menospreciado, según puede analizarse de su actuación al frente del gobierno de Bolivia como ambicioso, mentiroso y ladrón. Fraguó un triunfo que no obtuvo y le robó al pueblo de Bolivia el derecho a elegir a otro gobernante. Incluso, manteniendo oculto su íntimo deseo de perpetuarse indefinidaamente en el Poder político del estado boliviano.
 
Evo Morales, en su historia como presidente priorizó la suma qamaña (vivir bien, como vivía Evo en una casa lujosa). Esa propiedad con todo el confort y la comodidad era de él y no lo compartía con su pueblo que seguía viviendo en la pobreza y en el duro trabajo de todos los días. El "vivía bien", el pueblo no. La vida buena (teko kavi), era toda para Evo Morales, según  nos dijo don Diego... jornalero en una plantación de coca propiedad, entre otros, de Evo Morales.
 
Por otra parte, recordamos que el 22 de agosto de 2018,  Evo Morales planteó la aprobación de leyes para penar la mentira en un acto público, desarrollado en la ciudad de Sucre (sudeste), capital de Bolivia. Era la locura que partía de la mente nefasta de un ignorante que no sabía que estaba proponiendo una ley que contraría un principio fundamental que protege al periodismo universal: la libertad de expresión. Una locura de quien está ocupando un lugar que no merece por ignorante, atrevido y desinformado presidente.
 
 
 
Redacción radiomercosur.com