28 de Marzo, 2020
Radio Mercosur
Economía

Tensa calma ante la posible suba de las retenciones de la soja en Argentina

Se postergó el anuncio de la suba de las retenciones a la soja tras la reunión entre la Mesa de Enlace y el Gobierno

Responsive image
BUENOS AIRES - Se postergó el anuncio de la suba de las retenciones a la soja tras la reunión entre la Mesa de Enlace y el Gobierno
 
Luego de tres horas de reunión entre los dirigentes agropecuarios y el ministro de Agricultura, Luis Basterra, se confirmó que el aumento de las retenciones no estará incluido en el mensaje del presidente al Congreso del próximo domingo. Mientras tanto, el interior pide profundizar la protesta gremial
 
La reunión entre el ministro de Agricultura, Luis Basterra, y los integrantes de la Mesa de Enlace dejó en suspenso la posibilidad de que las retenciones a la soja se incrementen 3 puntos porcentuales, de 30 a 33%, según se había adelantados desde diversas fuentes oficiales.
 
“No hay ninguna decisión tomada. Hoy está todo en análisis, no hay ningún número definido. Me voy un poco más tranquilo de lo que vine. De acuerdo a las noticias que teníamos, íbamos a tener un anuncio el próximo domingo. Nos confirmaron que no va a ser así”, señaló a los periodistas Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) al retirarse del ministerio de Agricultura. La referencia al domingo alude a que se esperaba que el presidente Alberto Fernández anunciara el incremento durante la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso.
 
 
“No va a haber ningún anuncio hasta que no terminemos de cerrar un número. Por eso nos vamos a volver a reunir la semana que viene. Nuestro objetivo es que el 3% de la soja no sea llevado adelante. El ministro Basterra lo va a discutir con el equipo de Economía”, agregó Chemes, quien enfatizó que el contacto con el gobierno seguirá en pie.
 
Chemes le pidió “un par de días, nada más” a los productores que impulsan medidas de fuerza, las que no descartó que se produzcan en caso de que no se alcance un acuerdo.
 
Señaló que la dirigencia agropecuaria apunta a “lograr un cronograma de reducción de retenciones para disminuir la carga impositiva” y que en pocos días se volverá a abrir el registro de declaraciones juradas de ventas al exterior, que el gobierno había cerrado pocos días atrás.
 
 
 
 
El encuentro se realizó en el ministerio de Agricultura y en representación de los productores, además del ya mencionado Chemes, asistieron el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina; el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Carlos Achetoni, y el presidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria Limitada (CONINAGRO), Carlos Iannizzotto.
 
Los dirigentes del campo, antes de ingresar a la reunión, habían expresado el “desencanto y la sorpresa” por la decisión del gobierno de cerrar ayer los registros de declaraciones juradas de ventas al exterior, que significa el paso previo al anuncio del aumento de las retenciones. Desde Confederaciones Rurales Argentinas manifestaron que el gobierno “traicionó y engañó al campo” con las decisiones que ha tomado en las últimas horas. El cierre del registro, según explicaron los dirigentes al retirarse de Agricultura, será revertida en breve.
 
“Los registros no pueden estar cerrados por mucho tiempo, es una dificultad muy grande que a veces se traduce incluso en baja de precios, como ha ocurrido hoy, y los perjudicados somos los productores” dijo tras la reunión Pelegrina, de la Sociedad Rural.
 
“El lunes nos vamos a juntar nuevamente. Y nuestra posición va a seguir siendo la misma: además de que no hay que aumentar el 3% en el caso de la soja, tenemos que ir hacia un cronograma claro de eliminación de las retenciones y hacia un cambio impositivo con una virtuosidad mayor, basado en un impuesto más coparticipable como es el impuesto a las Ganancias. Necesitamos un esquema que incentive la producción y las exportaciones”, agregó el titular de la SRA.
 
Mientras la Mesa de Enlace negocia con el gobierno, en diversos lugares del interior se gestan acciones de protesta, incluido un cese de comercialización de granos y hacienda en el NEA.
 
En las últimas horas se multiplicaron los rechazos a la vigencia de las retenciones, ya que los productores consideran que las mismas son “distorsivas”, que afectan la competitividad, asfixian fiscalmente y provocan una baja en los niveles de siembra y producción que derivará en menores exportaciones e ingreso de divisas.
 
Los productores de Córdoba asociados a Coninagro, comentaron que si caen los niveles de producción, se perjudicará a todo el entorno socioeconómico, poniendo en riesgo a muchas familias de continuar en la actividad. Esto trae aparejado el desarraigo mismo y un freno a todo lo relacionado con el motor productivo, generando desfinanciamiento y empobrecimiento a localidades del interior. " La solución no está solo en el esfuerzo del campo, esto es solo un paliativo que para nada tiende a revertir la situación financiera y social del país”.
 
Caída de precios
 
Además, este aumento de las retenciones se anuncia en un difícil contexto internacional, con la caída de los precios de la soja y los granos por los efectos del coronavirus.
 
Al comparar este incremento de las retenciones con el que se anunció en 2008 con las retenciones móviles, un economista de las entidades del campo, comentó: “Años atrás cuando subían las retenciones, el contexto era otro, puesto que el precio internacional también subía. Por el contrario, tomando como referencia los precios de Chicago, desde 2012 hasta hoy, esos valores siguen con tendencia a la baja. El precio actual en el mercado de Chicago es el más bajo del 2007 a esta parte”.
 
 
 
Por otro lado, ayer desde Coninagro alertaron: “Mientras Brasil este año proyecta una cosecha de soja de 125 millones de toneladas, cuando hace 5 años producía 97 millones, la Argentina hace 5 años producía 57 millones de toneladas de soja y para esta campaña se estiman 53 millones. Claramente seguimos estancados en ese sector, regalando precio a los brasileños que todos los años producen mayores cantidades y nos ganan mercado”.
 
Protestas en el interior
 
A partir de esta situación, el interior productivo continúa en estado de “alerta y movilización” y desde diferentes sectores anunciaron una profundización de la protesta gremial. Los integrantes de la Mesa de Enlace del NEA, anunciaron un cese de comercialización de granos y hacienda, entre los días 2 y 9 de marzo. La misma fecha elegida por los productores del NOA, que tendrá la adhesión de los integrantes de la Asociación Productores del Legumbres de esa zona del país.
 
Dos noches atrás se realizó una Asamblea multisectorial en Chaco. Productores del NEA anunciaron un cese de comercialización de granos y hacienda, entre el 2 y 9 de marzo.
 
Al mismo tiempo, se realizó una Asamblea multisectorial en Chaco. Productores del NEA anunciaron un cese de comercialización de granos y hacienda, entre el 2 y 9 de marzo.
 
Asimismo, continuarán en las próximas horas las asambleas en Buenos Aires, San Luis y Córdoba. Y en esta última provincia, el jueves 5 de marzo se realizará un tractorazo en la ciudad capital, organizado por los productores autoconvocados que se han movilizado en los últimos tiempos en la zona de Bell Ville.
 
“Diría que el ánimo del productor es de tensa calma y al borde del estallido“, había dicho Chemes esta mañana en declaraciones radiales, y agregó: “Estamos utilizando todo tipo de medidas para contenerlos pero esto tiene un límite. Todo hace prever que vamos camino a que se desencadene un conflicto, que no queremos, pero que nos vemos obligados a llevar adelante en la medida en que no tengamos una respuesta a las medidas de presión impositiva que venimos soportando”.
 
A estos sectores, el presidente de la CRA, les pidió “dos o tres días” de paciencia antes de encarar acciones más firmes. Y además, no descartó que la Mesa de Enlace consiga una audiencia con el presidente de la Nación, Alberto Fernández.
 
Seguí leyendo:
 
A horas de la reunión entre el Gobierno y la Mesa de Enlace, empresas del agro alertaron que con más retenciones caerá la producción
 
 
Fuente: Infobae - Por Juan Martín Melo
 
 
 
Cómo el alza de impuestos a la soja en Argentina amenaza con revivir el conflicto entre gobierno y patronales agropecuarias
 
Por Cecilia González
Publicado: 27 feb 2020 14:02 GMT
 
La decisión del presidente Alberto Fernández de aumentar las retenciones a la exportación de este producto reflotó el fantasma de la grave crisis que estalló en 2008.
 
Cómo el alza de impuestos a la soja en Argentina amenaza con revivir el conflicto entre gobierno y patronales agropecuarias
 
Protesta de los productores agropecuarios contra Cristina Fernández de Kirchner en Gualeguaychú, a unos 230 kilómetros al norte de Buenos Aires, 26 de marzo de 2008.
Marcos Brindicci / Reuters
 
Los productores agropecuarios de Argentina ya hablan de "traición" y anticipan protestas, desabastecimiento de alimentos y un paro nacional.
 
Es su respuesta a la propuesta del gobierno de aumentar un 10 % los impuestos a la exportación de soja, uno de los productos argentinos con mayor demanda en el extranjero.
 
La alerta de los productores se encendió la tarde del miércoles, cuando la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios cerró el registro de ventas al exterior a partir de los primeros minutos de este jueves. De esta manera, ya no pueden adelantar operaciones que les permitirían evadir el aumento impositivo que Fernández anunciará el domingo, al inaugurar el periodo ordinario de sesiones del Congreso.
 
El plan todavía no se conoce con detalle, pero el gobierno filtró a los medios de comunicación que las retenciones a la soja aumentarán del 30 % al 33 % y eso bastó para reavivar las críticas del sector.
 
 
Agroverdad
 
@Agroverdad
Fechas y lugares 
"Calendario” de tractorazos y asambleas del #campo para exteriorizar su malestar por el aumento de #retenciones
 https://bit.ly/2w3oQJ0 
 
Ver imagen en Twitter
 
8:45 - 25 feb. 2020
Información y privacidad de Twitter Ads
 
En diciembre, cuando el Congreso aprobó la Ley de Emergencia Económica propuesta por Fernández apenas asumió como presidente, este impuesto aumentó del 25 % al 30 %, en tanto que para el trigo y el maíz pasó del 6,7 % al 12 %.
 
La inconformidad de los productores fue evidente. Desde entonces en varias ciudades se han realizado medidas de protesta como bloqueo de carreteras y asambleas. Han propuesto, incluso, el cese de comercialización de alimentos en el mercado interno. Es decir, desabastecer a los argentinos.
 
 
El conflicto estaba latente y se intensificó con el nuevo aumento de retenciones a la soja con el que el gobierno espera obtener recursos que necesita para paliar las urgencias sociales derivadas de la crisis económica.
 
 
Alberto Fernández
@alferdez
 19 dic. 2019
Le he sugerido al presidente de nuestra bancada de diputados mejorar la ley que se está tratando en el día de hoy.
 
 
Alberto Fernández
@alferdez
Queremos ser claros y transparentes en nuestros propósitos. Solo nos importa que la solidaridad de los que más tienen ayude a aumentar los recursos para mejorar la situación de quienes la están pasando mal.
 
 
Información y privacidad de Twitter Ads
 
La tensión, ahora sí, se disparó.
 
La organización Confederaciones Rurales Argentinas denunció en un comunicado, titulado "Una nueva traición", que la decisión del gobierno les deja a los productores "una profunda sensación de engaño". Aunque reiteró su voluntad de diálogo, también advirtió que no permitirán dilaciones porque la presión fiscal "es ya insostenible".
 
En el mismo tono de reclamo, la Federación Agraria Argentina lamentó que la medida se haya filtrado en vísperas de una reunión que las patronales que participan en la Mesa de Enlace tenían pactada con el ministro de Agricultura, Luis Basterra.
 
"El campo" y las protestas en el gobierno de Cristina Fernández
Las entidades afectadas con la iniciativa aludieron al conflicto que mantuvieron en 2008 con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y que casi terminó con su gobierno.
 
La crisis comenzó en marzo de ese año, cuando el gobierno anunció la llamada Ley 125, un nuevo esquema de impuestos a las exportaciones de granos que fue rechazado por los productores y que desató un debate nacional sobre el papel de un sector que representa casi el 10% de la economía argentina.
 
 
Manifestantes apoyan las protestas de los productores agropecuarios frente a la presidencial Casa Rosada en Buenos Aires, el 25 de marzo de 2008.
Enrique Marcarian / Reuters
 
A lo largo de cuatro meses hubo "cacerolazos" en las ciudades y paros del agro contra Fernández de Kirchner, quien recién había asumido en diciembre de 2007. Las posiciones del gobierno, de los productores y los medios de comunicación se radicalizaron y se generó un clima de polarización que se mantiene a la fecha.
 
El conflicto representó también el inicio de la pelea entre la expresidenta y la prensa tradicional y más influyente, la misma que desde entonces ejerció como opositora al kirchnerismo y que se refirió a los empresarios del agro con el idílico mote de "el campo".
 
Los aumentos a las retenciones se convirtieron en la crisis más grave del kirchnerismo, que gobernaba el país desde 2003 y le costó a Fernández de Kirchner el desplome de su popularidad, la renuncia de su primer ministro de Economía, Martín Lousteau, y la ruptura con su vicepresidente, Julio Cobos, quien terminó definiendo en el Senado la votación en contra de la iniciativa de la presidenta.
 
Al perder esta batalla política, Fernández de Kirchner amenazó con renunciar a la presidencia pero finalmente se mantuvo en un cargo en el que, tres años más tarde, fue reelecta con el 54 % de los votos.
 
Otro de los saldos negativos que le dejó la disputa por la Ley 125 fue el enfrentamiento con Alberto Fernández, quien renunció a seguir siendo su jefe de Gabinete. La pelea duró una década, hasta que ambos optaron por unir al peronismo y postularse como candidatos a presidente y vicepresidenta.
 
Pero ahora, en sus nuevos cargos, están por revivir de nuevo juntos el fantasma de una nueva crisis con las patronales agrarias.
 
 
 
https://actualidad.rt.com/
Por Cecilia González