11 de Julio, 2020
Radio Mercosur
Zona Franca

¿Por qué el coronavirus es más peligroso para los mayores de 60 años?

Datos obtenidos del brote inicial en China y más tarde de Italia muestran que los infectados menores de 60 años corren un riesgo menor –aunque no nulo– de fallecer a causa de la Covid-19

Responsive image

Es indudable la rapidez con la que se propaga el nuevo coronavirus Covid-19. De hecho, y entre los tantos estudios en los que avanza la comunidad científica y médica del mundo, se encuentra el tiempo preciso de duración en una superficie del virus y la manera cómo va atacando el sistema inmunológico de los infectados, lo cual está relacionado con la transmisión del mismo.

 

Si bien es cierto que su expansión es preocupante, más lo es la manera en que ha afectado a las personas de la tercera edad. Datos obtenidos del brote inicial en China y más tarde de Italia muestran que los infectados menores de 60 años corren un riesgo menor –aunque no nulo– de fallecer a causa de la Covid-19, señaló el diario El País.
 
Estadísticas desalentadoras
 
Estos mismo datos arrojaron que las estadísticas se vuelve desalentadoras a medida que los pacientes van envejeciendo. Mientras que los adultos mayores entre 60-70 años tienen un 0,4% de probabilidades de fallecer, los de 70-80 tienen un 1,3%, y los mayores de 80, del 3,6%.
 
Aunque no parezca, y así lo aclaró el diario, las probabilidades de muerte para esta población son muy elevadas. Un ejemplo de ello es Italia, cuyo 83% de las personas fallecidas por Covid-19 tenían más de 60 años.
 
 
Sistema inmune débil 
 
Cuando un patógeno o virus invade un organismo de un niño o de joven, la respuesta inmunitaria para hacer frente al mismo es más rápida, lo que permite que no ocurran mayores daño colaterales.
En este proceso es determinante la producción de la interferón, que son definidas por los especialistas como "citocinas (proteínas producidas por los inmunocitos) que segregan ciertas células en respuesta a un antígeno, generalmente un virus". 
 
Sin embargo, y a medida que vamos envejeciendo, el sistema inmunológico va cambiando y modificando su equilibrio. Es así como, "los monocitos de los individuos mayores producen menos interferón en respuesta a la infección viral", lo que se traduce en una dificultad para matar las células infectadas por el virus.
 
En pocas palabras, el envejecimiento provoca que el sistema inmune no responda a tiempo y de manera eficaz al patógeno, dándole ventaja a éste para que vaya dañando aún el organismo, provocando una enfermedad grave y, posteriormente, la muerte.
 
El distanciamiento social
 
Debido a la dificultad que tienen las y los ancianos para recuperarse de una infección viral, lo más recomendable es seguir los consejos emanados de instancias sanitarias como la Organización Mundial de la Salud (OMS), de mantener un distanciamiento social, especialmente con esta población de riesgo.
 
A modo de recordatorio, y de acuerdo a los médicos, el Covid-19, es causado por un virus respiratorio que se contagia principalmente a través de la tos, la cual puede expandir diminutas gotas de saliva que contienen al virus y mantenerse un tiempo considerable en la superficie, a tal punto de infectar a las personas que tengan contacto con dichas gotas. 
 
Es por todo este proceso de duración en la superficie, que la mejor forma de proteger a los ancianos vulnerables y a las personas inmunodeprimidas es mantenerse alejados de ellas hasta que el riesgo desaparezca.
 
Fuentes: Meganoticias / Diario El País.com