13 de Julio, 2020
Radio Mercosur
Zona Franca

Bill Gates vuelve a referirse al coronavirus

Dijo cuáles son los avances necesarios para combatir el coronavirus

Responsive image
“Veo la innovación global como la clave para limitar el daño. 
 
Esto incluye innovaciones en las pruebas, tratamientos, vacunas y políticas para limitar la propagación y al mismo tiempo minimizar el daño a las economías y el bienestar”, explicó el empresario y filántropo norteamericano en un documento
 
 
La Fundación Bill y Melinda Gates está colaborando en los distintos avances científicos para encontrar una vacuna o un tratamiento para el coronavirus (REUTERS/Yuri Gripas)
 
Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Bill Gates rápidamente comenzó a trabajar con su fundación para colaborar en los avances necesarios para detener la propagación del virus, que ya infectó a más de dos millones y medio de personas en todo el mundo y le ha provocado la muerte a más de 187.000.
Este jueves, el empresario compartió en su blog un extenso texto en el que explica cuáles son esos avances necesarios para frenar el COVID-19.
 
“Veo la innovación global como la clave para limitar el daño. Esto incluye innovaciones en las pruebas, tratamientos, vacunas y políticas para limitar la propagación y al mismo tiempo minimizar el daño a las economías y el bienestar”, señaló el empresario y filántropo norteamericano.
 
Mientras gran parte de los países afectados empiezan a pensar cómo reabrir sus economías, Gates advirtió que, pese a lo que muchos creen, “no tenemos los avances científicos necesarios” para reactivar las actividades económicas y comerciales.
 
Además, destacó el cambio que se vio en el comportamiento de la población a nivel global: “Si el comportamiento de la gente no hubiera cambiado, entonces la mayoría de la población se habría infectado. Al cambiar el comportamiento, muchos países han conseguido que la tasa de infección se estabilice y empiece a bajar”.
 
Y detalló cuáles deben ser las innovaciones que debe lograr la sociedad para combatir efectivamente la pandemia: a continuación, cada una de ellas, en las palabras de Gates.
 
Las autoridades sanitarias están trabajando sobre una gran cantidad de tratamiento para determinar cuál es el más efectivo para tratar a pacientes con COVID-19 (REUTERS/Esam Omran Al-Fetori)
 
Tratamientos
 
Cada semana, leerá sobre nuevas ideas de tratamiento que se están probando, pero la mayoría de ellas fracasarán. Aún así, soy optimista en que algunos de estos tratamientos reducirán significativamente la carga de la enfermedad. Algunos serán más fáciles de aplicar en los países ricos que en los países en vías de desarrollo, y otros llevarán tiempo para su aplicación. Algunos de ellos podrían estar disponibles en el verano o el otoño.
 
 
Si en la primavera de 2021 la gente va a grandes eventos públicos -como un juego o un concierto en un estadio- será porque tenemos un tratamiento milagroso que hizo que la gente se sintiera segura de salir de nuevo. Es difícil saber con precisión cuál es el umbral, pero sospecho que es algo así como el 95 por ciento; es decir, necesitamos un tratamiento que sea efectivo en un 95 por ciento para que la gente se sienta segura en las grandes reuniones públicas. Aunque es posible que una combinación de tratamientos tenga una efectividad superior al 95 por ciento, no es probable, así que no podemos contar con ello.
 
Un posible tratamiento que no se ajusta a la definición normal de un fármaco implica la recolección de sangre de los pacientes que se han recuperado de COVID-19, asegurándose de que esté libre del coronavirus y otras infecciones, y la administración de plasma a las personas que están enfermas. Las compañías líderes en esta área están trabajando juntas para obtener un protocolo estándar para ver si esto funciona. Tendrán que medir a cada paciente para ver qué tan fuertes son sus anticuerpos. Una variante de este enfoque es tomar el plasma y concentrarlo en un compuesto llamado globulina hiperinmune, que es mucho más fácil y rápido de dar a un paciente que el plasma no concentrado. La fundación está apoyando a un consorcio de la mayoría de las empresas líderes que trabajan en esta área para acelerar la evaluación y, si el procedimiento funciona, estar preparados para ampliarlo. Estas compañías han desarrollado una botella de plasma para ayudar a los pacientes recuperados de COVID-19 a donar plasma para este esfuerzo.
 
Otro tipo de tratamiento potencial implica la identificación de los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico humano que son más eficaces contra el nuevo coronavirus. Una vez que se han encontrado esos anticuerpos, pueden fabricarse y utilizarse como tratamiento o como una forma de prevenir la enfermedad (en cuyo caso se conoce como inmunización pasiva). Este enfoque de los anticuerpos también tiene buenas posibilidades de funcionar, aunque no está claro cuántas dosis se pueden fabricar.
 
Los plazos de fabricación son de unos siete meses en el mejor de los casos.
 
Hay una clase de drogas llamadas antivirales, que impiden que el virus funcione o se reproduzca. La industria farmacéutica ha creado increíbles antivirales para ayudar a las personas con VIH, aunque tomó décadas construir la gran biblioteca de terapias de triple droga muy efectivas. Para el novedoso coronavirus, el principal candidato en esta categoría es el Remdesivir de Gilead, que está en pruebas ahora. Fue creado para el Ébola. Si se demuestra que tiene beneficios, entonces la fabricación tendrá que ser aumentada dramáticamente.
 
La fundación recientemente pidió a las compañías farmacéuticas que provean acceso a su línea de medicamentos antivirales desarrollados para que los investigadores financiados por el Acelerador Terapéutico puedan hacer una prueba para ver cuál debería entrar primero en las pruebas con humanos. Todas las compañías farmacéuticas respondieron muy rápidamente, por lo que hay una larga lista de antivirales que están siendo examinados.
 
Otra clase de drogas funcionan cambiando la forma en que el cuerpo humano reacciona al virus. La hidroxicloroquina está en este grupo. La fundación está financiando un ensayo que dará una indicación de si funciona en COVID-19 a finales de mayo. Parece que los beneficios serán modestos en el mejor de los casos.
 
 
Vacunas
 
Las vacunas han salvado más vidas que cualquier otra herramienta en la historia. La viruela, que solía matar a millones de personas cada año, fue erradicada con una vacuna. Las nuevas vacunas han desempeñado un papel fundamental en la reducción de las muertes infantiles de 10 millones por año en 2000 a menos de 5 millones por año en la actualidad.
 
Sin un tratamiento milagroso, con el que no podemos contar, la única manera de devolver el mundo a donde estaba antes de que apareciera COVID-19 es una vacuna altamente efectiva que prevenga la enfermedad.
 
Desafortunadamente, el tiempo típico de desarrollo de una vacuna contra una nueva enfermedad es de más de cinco años. Esto se desglosa en: a) fabricación de la vacuna candidata; b) ensayo en animales; c) ensayo de seguridad en pequeñas cantidades de personas (esto se conoce como fase 1); d) ensayo de seguridad y eficacia en cantidades medianas (fase 2); e) ensayo de seguridad y eficacia en grandes cantidades (fase 3); y f) aprobación regulatoria final y fabricación de la construcción mientras se registra la vacuna en cada país.
 
Los investigadores pueden ahorrar tiempo comprimiendo las fases de seguridad y eficacia clínica mientras realizan pruebas con animales y construyen la capacidad de fabricación en paralelo. Aun así, nadie sabe de antemano qué enfoque de la vacuna funcionará, por lo que es necesario financiar varios de ellos para que puedan avanzar a toda velocidad. Muchos de los enfoques de la vacuna fracasarán porque no generarán una respuesta inmunológica lo suficientemente fuerte como para proporcionar protección. Los científicos se darán cuenta de esto dentro de los tres meses de probar una vacuna en humanos mirando la generación de anticuerpos. De particular interés es si la vacuna protegerá a las personas mayores, cuyos sistemas inmunológicos no responden tan bien a las vacunas.
El tema de la seguridad es obviamente muy importante. Los reguladores son muy estrictos en cuanto a la seguridad, para evitar los efectos secundarios y también para proteger la reputación de las vacunas en general, ya que si se tienen problemas importantes, la gente se mostrará más reacia a tomar cualquier vacuna. La primera vacuna que comenzó las pruebas en humanos es una vacuna de ARN de Moderna, que comenzó una evaluación de seguridad clínica de fase 1 en marzo.
 
Una vacuna de ARN es significativamente diferente de una vacuna convencional. Una vacuna contra la gripe, por ejemplo, contiene trozos del virus de la gripe que el sistema inmunológico del cuerpo aprende a atacar. Esto es lo que le da inmunidad. Con una vacuna de ARN, en lugar de inyectar fragmentos del virus, se le da al cuerpo el código genético necesario para producir muchas copias de estos fragmentos. Cuando el sistema inmunológico ve los fragmentos virales, aprende a atacarlos. Una vacuna de ARN esencialmente convierte al cuerpo en su propia unidad de fabricación de vacunas.
 
Un gran desafío para los ensayos de vacunas es que el tiempo requerido para los ensayos depende de encontrar lugares de ensayo en los que la tasa de infección sea bastante alta. Mientras se establece el centro de ensayo y se obtiene la aprobación de las autoridades, la tasa de infección en ese lugar podría disminuir. Y los ensayos tienen que involucrar a un número sorprendentemente grande de personas. Por ejemplo, supongamos que la tasa de infección esperada es del 1% anual y que se desea realizar un ensayo en el que se espera que 50 personas se infecten sin la vacuna. Para obtener un resultado en seis meses el ensayo necesitaría 10.000 personas en él.
 
El objetivo es elegir una o dos de las mejores vacunas y vacunar a todo el mundo, es decir, 7.000 millones de dosis si se trata de una vacuna de una sola dosis, y 14.000 millones si se trata de una vacuna de dos dosis. El mundo tendrá prisa por conseguirlas, por lo que la escala de fabricación no tendrá precedentes y probablemente tendrá que involucrar a múltiples compañías.
 
 
A menudo me preguntan cuándo comenzará la vacunación a gran escala. Al igual que los principales funcionarios de salud pública de los Estados Unidos, digo que es probable que sea a los 18 meses, aunque podría ser tan sólo a los nueve meses o más cerca de los dos años. Una pieza clave será la duración de la fase 3 del ensayo, que es donde se determina la seguridad y eficacia total.
 
Cuando la vacuna se fabrique por primera vez, habrá una pregunta sobre quién debe ser vacunado primero. Lo ideal sería que hubiera un acuerdo global sobre quién debería recibir la vacuna primero, pero dado el número de intereses en competencia que hay, es poco probable que esto suceda. Los gobiernos que proporcionan la financiación, los países donde se realizan los ensayos y los lugares donde la pandemia es más grave, todos ellos se pronunciarán a favor de que se les dé prioridad.
 
Bill Gates explicó cada uno de los avances que se podrán ver en los próximos meses en las pruebas para detectar casoso de COVID-19 (REUTERS/Juan Medina)
 
Pruebas
 
Todas las pruebas hasta la fecha para el nuevo coronavirus implican tomar un hisopo nasal y procesarlo en una máquina de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Nuestra fundación invirtió en una investigación que muestra que hacer que los pacientes hagan el hisopado ellos mismos, en la punta de la nariz, es tan preciso como hacer que un médico empuje el hisopado más abajo en la parte posterior de la garganta. Nuestros becarios también están trabajando en el diseño de hisopos que son baratos y capaces de ser fabricados a gran escala, pero que funcionan tan bien como los que escasean. Este enfoque de auto-intervención es más rápido, protege a los trabajadores de la salud del riesgo de exposición, y debería permitir a los reguladores aprobar la toma de muestras en prácticamente cualquier lugar en lugar de sólo en un centro médico. La prueba de PCR es bastante sensible, ya que generalmente mostrará si usted tiene el virus incluso antes de que tenga síntomas o esté infectando a otras personas.
 
Se ha prestado mucha atención al número de pruebas que se realizan en cada país. Algunos, como Corea del Sur, hicieron un gran trabajo para aumentar la capacidad de pruebas. Pero el número de pruebas por sí solo no muestra si se están utilizando de manera efectiva. También tienes que asegurarte de que estás priorizando las pruebas en las personas adecuadas. Por ejemplo, los trabajadores de la salud deben poder obtener una indicación inmediata de si están infectados para saber si deben seguir trabajando. Las personas sin síntomas no deberían ser sometidas a pruebas hasta que tengamos suficientes pruebas para todas las personas con síntomas. Además, los resultados de la prueba deberían llegar en menos de 24 horas para que rápidamente sepan si deben continuar aislándose y poniendo en cuarentena a las personas que viven con ustedes. En los Estados Unidos, en algunos lugares se tardaba más de siete días en obtener los resultados de las pruebas, lo que reduce su valor drásticamente. Este tipo de retraso es inaceptable.
 
Hay dos tipos de máquinas de PCR: máquinas de procesamiento por lotes de alto volumen y máquinas de bajo volumen. Ambas tienen un papel que desempeñar. Las máquinas de alto volumen proporcionan la mayor parte de la capacidad. Las máquinas de bajo volumen son mejores cuando obtener un resultado en menos de una hora es beneficioso.
 
Otro tipo de prueba que se está desarrollando se llama Prueba de Diagnóstico Rápido (RDT). Esto sería como una prueba de embarazo en casa. Se frotaría la nariz de la misma manera que para la prueba de PCR, pero en lugar de enviarla a un centro de procesamiento, se la pondría en un recipiente con líquido y luego se vertiría ese líquido en una tira de papel que cambiaría de color si detecta el virus. Esta forma de prueba puede estar disponible en unos pocos meses. Aunque no será tan sensible como una prueba de PCR, para alguien que tiene síntomas debe ser bastante precisa. Aún así tendría que informar del resultado de la prueba a su gobierno, ya que necesitan visibilidad de las tendencias de la enfermedad.
 
Mucha gente habla de la prueba serológica, en la que se dona sangre y que detecta si se tienen anticuerpos contra el virus. Si los tienes, significa que has estado expuesto. Estas pruebas sólo muestran resultados positivos en las últimas etapas de la enfermedad, por lo que no ayudan a decidir si se debe poner en cuarentena. Además, todas las pruebas realizadas hasta ahora tienen problemas con los falsos positivos.
 
Muchos países hicieron un buen trabajo al centrar la capacidad de PCR en los pacientes prioritarios.
 
Las pruebas se vuelven extremadamente importantes cuando un país considera abrirse.
 
Hay dos casos críticos: cualquiera que sea sintomático, y cualquiera que haya estado en contacto con alguien que haya dado positivo. Lo ideal sería que a ambos grupos se les enviara una prueba que pudieran hacer en casa sin tener que ir a un centro médico. Las pruebas estarían disponibles en los centros médicos, pero lo más sencillo es que la mayoría se hagan en casa. Para que esto funcione, un gobierno tendría que tener un sitio web al que ir e introducir sus circunstancias, incluyendo sus síntomas. Obtendrías una clasificación de prioridad, y todos los proveedores de pruebas estarían obligados a asegurarse de que están proporcionando resultados rápidos a los niveles de mayor prioridad.
 
Rastreo de contactos
 
Si puedes obtener una lista de estas personas rápidamente y asegurarte de que se les da prioridad para una prueba como la prueba PCR (que es lo suficientemente sensible para detectar una infección reciente), entonces estas personas pueden aislarse antes de que infecten a otras personas. Esta es la forma ideal de detener la propagación del virus.
 
Algunos países, incluyendo China y Corea del Sur, requieren que los pacientes entreguen información sobre dónde han estado en los últimos 14 días mirando la información del GPS en su teléfono o en sus registros de gastos. Es poco probable que los países occidentales requieran esto. Hay aplicaciones que puede descargar y que le ayudarán a recordar dónde ha estado; si alguna vez da positivo, entonces puede revisar voluntariamente el historial o elegir compartirlo con quien le entreviste acerca de sus contactos.
 
Se están proponiendo varios enfoques digitales en los que los teléfonos detectan qué otros teléfonos están cerca de ellos.
 
La idea es que si alguien da positivo, su teléfono puede enviar un mensaje a los otros teléfonos y sus dueños pueden ser examinados. Si la mayoría de la gente instalara voluntariamente este tipo de aplicación, probablemente ayudaría a algunos. Una limitación es que no es necesario estar en el mismo lugar al mismo tiempo para infectar a alguien, sino que se puede dejar el virus en la superficie. Este sistema se perdería este tipo de transmisión.
 
Creo que la mayoría de los países utilizarán el enfoque que Alemania está usando, que requiere entrevistar a todos los que den positivo y usar una base de datos para asegurarse de que hay un seguimiento con todos los contactos. El patrón de infecciones se estudia para ver dónde el riesgo es más alto y la política podría tener que cambiar.
 
En Alemania, si alguien da positivo en una prueba, el médico está obligado por ley a informar a la oficina de salud del gobierno local. El médico debe proporcionar todos los datos personales -nombre, dirección, número de teléfono- para que la oficina de salud pueda contactar a la persona y asegurarse de que se aísle.
 
Luego la oficina de salud local comienza el proceso de rastreo de contactos. Entrevistan a la persona infectada, averiguan cómo contactar con todas las personas que ha conocido en las últimas semanas, y se ponen en contacto con esas personas para pedirles que se auto-aíslen y se hagan una prueba.
 
Los países más afectados por el coronavirus empiezan a trabajar en medidas para volver a la normalidad y dejar el confinamiento (REUTERS/Eduardo Munoz/File Photo)
 
La apertura
 
La mayoría de los países desarrollados pasarán a la segunda fase de la epidemia en los próximos dos meses. En cierto sentido, es fácil describir esta próxima fase. Es seminormal. La gente puede salir, pero no tan a menudo, y no a lugares muy concurridos. Imaginen restaurantes que sólo sientan a la gente en una de las otras mesas, y aviones en los que todos los asientos del medio están vacíos. Las escuelas están abiertas, pero no puedes llenar un estadio con 70.000 personas. La gente está trabajando y gastando parte de sus ganancias, pero no tanto como antes de la pandemia. En resumen, los tiempos son anormales pero no tanto como durante la primera fase.
 
Las reglas sobre lo que se permite deben cambiar gradualmente para que podamos ver si el nivel de contacto está empezando a aumentar el número de infecciones. Los países podrán aprender de otros países que tengan sistemas de pruebas sólidos para informarles cuando surjan problemas.
 
Un ejemplo de reapertura gradual es Microsoft China, que tiene aproximadamente 6.200 empleados. Hasta ahora, cerca de la mitad están llegando a trabajar. Continúan proporcionando apoyo a los empleados que quieren trabajar en casa. Insisten en que las personas con síntomas se queden en casa. Requieren máscaras y proporcionan desinfectante para las manos y hacen una limpieza más intensiva. Incluso en el trabajo, aplican reglas de distanciamiento y sólo permiten viajar por razones excepcionales. China ha sido conservadora en cuanto a la apertura y hasta ahora ha evitado cualquier rebote significativo.
 
El principio básico debería ser permitir las actividades que tienen un gran beneficio para la economía o el bienestar humano pero que plantean un pequeño riesgo de infección.
 
Las escuelas ofrecen un gran beneficio y deberían ser una prioridad. Los grandes eventos deportivos y de entretenimiento probablemente no lograrán el corte por mucho tiempo; el beneficio económico de la audiencia en vivo no está a la altura del riesgo de propagación de la infección. Otras actividades caen en un área gris, como los servicios de la iglesia o un partido de fútbol de la escuela secundaria con unas pocas docenas de personas al margen.
 
 
 
 
 
Fuente: infobae – 23-04-2020