13 de Julio, 2020
Radio Mercosur
Mercosur

Herme Juárez convoca a los estibadores a unirse contra el paro

Conflicto en el Supa. El dirigente denuncia la toma del Sindicato por un grupo de estibadores que responden al ex interventor, Marcelo Urban, quien pretende parar el puerto.

Responsive image
La pandemia desatada por el coronavirus parece no ser la única calamidad que golpea la zona de Puerto General San Martín. Es que, luego de los incidentes producidos semanas atrás, donde un grupo de afiliados al Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa) impidió el acceso del secretario general Herme Juárez a la sede sindical, el conflicto continúa.
 
“Este grupo, que se identifica como ‘lista celeste y blanca’ respondería al interventor designado bajo la administración de Mauricio Macri, el abogado Marcelo Urban”, indicó el propio Juárez al tiempo que rechazó sus intenciones de parar la actividad portuaria durante el día de hoy.
 
 
Según surge de los sectores que acompañan al histórico dirigente portuario, “Urban quien finalizó su mandato el 19 de mayo se resiste a dejar el cargo y el paro es un modo de ejercer presión ante el Ministerio de Trabajo, que aún no designó al interventor reemplazante”.
Las autoridades electas del Supa se encuentran suspendidas por orden de la Justicia Nacional del Trabajo, que dispuso que la medida se prolongue por el término de tres meses.
 
En diálogo con La Capital, Juárez consideró que “estas son acciones de un grupo de afiliados. No son muchos y, sobre todo, no son el Supa. Es apenas un grupo, que ni siquiera entiende los intereses que defiende, porque responden al interventor anterior, que ya no está. Responde a gente de afuera que quiere dividir a los estibadores y ya lo dice el Martin Fierro: Cuando los hermanos se pelean, los devoran los de afuera. Estos muchachos no se dan cuenta que también se los quieren devorar a ellos. No entienden que el único que gana con un paro, es Urban”.
 
- Pero si Urban no está más, ¿Cuál sería su interés?
 
-Es que el problema no es Urban, sino lo que representa. En realidad, Urban personifica a las empresas. Todos sabemos lo que pasó en la última paritaria, donde cerraron por un 36% lastimoso y encima por etapas, regalando el esfuerzo de los trabajadores. No es difícil darse cuenta que las empresas son las beneficiadas por la intervención que se fue y no sería de extrañar que intenten por todos los medios que vuelva, porque perdieron a su mejor soldado.
 
 
- ¿El paro entonces es una excusa?
 
- El paro es para obtener con la fuerza lo que no pueden con la razón. Plegarse al paro es allanar el camino para la entrega del sindicato a las empresas. Ni más ni menos. Y los muchachos que lo siguen, yo quiero creer que ni siquiera saben lo que están haciendo. Yo los conozco a casi todos desde pibes, no son mala gente, pero se dejaron influenciar. Y eso le trae problemas a todos los trabajadores.
 
- ¿Cómo se arregla este conflicto?
 
- Es complicado. Todo esto nació con la persecución de Macri y si bien ya no está más, hay que entender que quedan resabios. Queda gente enquistada en el gobierno que todavía responde a los mismos intereses. Y no es tan fácil para las actuales autoridades. Pero yo confío en el presidente, Alberto Fernández, y en que todo se solucionará. La verdad va a salir a la luz.
 
- ¿Cuál era la finalidad?
 
- Fue una causa armada. El gobierno anterior puso todos los medios para inculparme e incluso lo engañaron al mismo juez, para que me meta preso. Pero yo confío plenamente en que cuando todo esto termine, va a quedar bien claro quién es Herme Juárez. Yo no me quedé con un centavo de los trabajadores y esto para mí es fundamental que quede bien claro. Yo ya tengo mis años, pero la lucha no es mía, es la de todos los estibadores. Porque me metieron preso a mí, pero yo soy solo un vehículo. Vinieron por mí, pero el objetivo era la Cooperativa y poder meterle la mano en el bolsillo al trabajador. Porque no se bancan que un estibador tenga un buen pasar. Para ellos los estibadores son una carga, no tienen respeto por el trabajador.
 
 
 
Fuente: LA CAPITAL - Rosario