18 de Septiembre, 2020
Radio Mercosur
Mercosur

Nada frenará el acuerdo entre Mercosur y UE

Vicepresidente de Brasil asegura que la Amazonía no frenará el pacto entre la UE y Mercosur

Responsive image
El vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao, dijo que la gestión del medio ambiente en la Amazonía no será un impedimento para las negociaciones del acuerdo comercial entre la Unión Europea y Mercosur. La declaración llega cuando la gerencia en la crisis ambiental y la pandemia ha erosionado la imagen del Gobierno.
 
En medio de una creciente erosión de la imagen del presidente Jair Bolsonaro por la gestión que ha hecho su Gobierno frente a la crisis del coronavirus, así como por su reticencia a frenar de manera contundente la deforestación de la Amazonía, su vicepresidente, Hamilton Mourao, hizo una controvertida afirmación: "El tema ambiental surge como una válvula de escape y nos compete a nosotros dejar claro que la cuestión ambiental amazónica no está dentro de nuestra producción", dijo Mourao. Para el funcionario, la protección medioambiental no limitará el acuerdo comercial de Mercosur con la Unión Europea. 
 
 
El acuerdo político entre el bloque europeo y el sudamericano, compuesto por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, fue anunciado en junio de 2019 tras dos décadas de negociaciones. 
 
Sin embargo, el acuerdo se frenó dos meses después, en medio de críticas internacionales cuando múltiples focos de incendios consumieron decenas de miles de hectáreas del llamado "pulmón del mundo" sin que Bolsonaro tomara medidas drásticas para frenar la tala de árboles ilegal que, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil, aumentó a niveles récord en su primer año de mandato.
 
El acuerdo entre la UE y Mercosur, condicionado por la crisis en el Amazonas
 
 
En sus declaraciones, Mourao señaló que Brasil se ha convertido en una potencia agrícola indispensable en el panorama internacional. "Nosotros alimentamos a más de un millón de personas en el mundo, con tendencia a avanzar más. Es nuestro hard power”, aseguró.
 
El vicepresidente dijo que el país se ha vuelto un competidor "imbatible" en la producción y exportación de alimentos como la soja, el maíz, la carne, el cerdo, el pollo y cítricos como la naranja, e insinuó que la necesidad de comercializar esos productos haría “presión” en los productores europeos.
 
Además, hizo un llamado a los Parlamentos de los países de la Unión Europea y a los del Mercosur para que ratifiquen el acuerdo alcanzado para no ser "atropellados" por otros actores del mercado. "El acuerdo traerá ventajas para ambos lados del Atlántico", dijo. 
 
Pero muchos países europeos no piensan igual. Recientemente, Países Bajos, uno de los 27 integrantes de la Unión, adoptó una resolución en el Parlamento en la que se oponía a la ratificación del pacto, entre otros motivos por la deforestación ilegal en la Amazonía.
 
El Gobierno de brasil hará el "mínimo aceptable" para frenar la deforestación
 
 
En medio de la pandemia de coronavirus, la deforestación a gran escala en la Amazonía brasileña se ha agravado. Según cifras oficiales, un récord de 3.700 kilómetros cuadrados de esta selva tropical fueron deforestados durante el primer semestre de 2020, un 25 % más que el ocurrido en el mismo período del año pasado.
 
La Administración de Jair Bolsonaro, partidario de la apertura de regiones indígenas y de zonas protegidas de la selva a actividades mineras y agropecuarias, ha sido acusado por numerosos pueblos indígenas que habitan esa región de estar permitiendo la destrucción indiscriminada de una de las zonas más biodiversas del planeta. 
 
Cuando en agosto de 2019 las imágenes de los miles de focos de incendios dieron la vuelta al mundo y desataron una ola de críticas de la comunidad internacional, encabezadas por el presidente francés Emmanuel Macron, Bolsonaro se mostró desafiante y denunció un complot "colonialista" contra la soberanía de Brasil.  
 
Sin embargo, cuando inversores en el país que representan sumas por valor de 4 billones de dólares amenazaron el mes pasado con dar la espalda a Brasil, la actitud del presidente cambió y su Gobierno se comprometió con implementar las "medidas posibles" para contener al "mínimo aceptable" la deforestación. 
 
Los inversores, sin embargo, instaron al mandatario a responder con acciones.
 
 
 
Fuente: Periodista Natalia Plazas - Con EFE y AFP