27 de Octubre, 2020
Radio Mercosur
Mundo

La Unesco denuncia emergencia global

Unos 1.000 millones de estudiantes quedarán sin escuela en medio de la incertidumbre educativa.

Responsive image

 Solo un estudiante de cada tres en el mundo volverá a la escuela en estos días, según indican datos de la Unesco, la organización mundial de la ONU para la educación.

 

    La entidad estima que únicamente 561 millones de alumnos en 155 países, sobre un total mundial de 1.500 millones, podrán recuperar su lugar entre los bancos.
 
    En cambio 1.000 millones de estudiantes, dos tercios de la población escolar mundial, quedan sin escuela y en medio de la incertidumbre educativa.
 
    Para muchos está la educación a distancia en el horizonte, pero para la mayor parte de estos estudiantes y sus familias -sostiene la agencia de la ONU- faltan indicaciones claras sobre aquello que los espera para el año escolar 2020-2021, cuando falta poco para que se reanude el año escolar en muchas partes.
 
    Esto plantea problemas significativos debido a las persistentes desigualdades en la instrucción a distancia, que afectan en particular a las poblaciones más vulnerables.
    Los penalizados son los estudiantes de las áreas más deprimidas del mundo, y sobre todo las mujeres.
 
    "La crisis de la instrucción es más grave que nunca", dijo Audrey Azoulay, directora general de la Unesco. "Muchas generaciones están amenazadas por estos cierres escolares, que afectan a cientos de millones de estudiantes y se prolongan desde hace meses. Se trata de una emergencia educativa global": Al día de hoy, los estudiantes de todo el mundo perdieron un promedio de 60 días de escuela desde que comenzaron los cierres en febrero y marzo.
 
    "Los riesgos en términos de abandono escolar, calidad del aprendizaje, pero también en cuestiones económicas y sociales de tal situación -subrayó Azoulay- son significativos".
 
    "Por lo tanto es fundamental que las autoridades educativas encuentren rápidamente un modo de garantizar el retorno a la escuela, protegiendo al mismo tiempo la salud y la seguridad de los estudiantes y el personal escolar".
 
    Para ayudar a los países a preparar el calendario, las condiciones y los procesos para relanzar las instituciones educativas, la Unesco, en colaboración con Unicef, el World Food Program (WFP) y el Banco Mundial, está trabajando en estrecho contacto con los ministerios de Educación.
 
    También lanzó un programa para garantizar la continuidad de la educación de las mujeres (#continuidadpedagogica) en el ámbito de la Coalición Mundial por la Instrucción.
 
    La campaña apunta a que las mujeres sigan estudiando y vuelvan con seguridad a la escuela, dados los peligros que corren fuera del sistema educativo, entre ellos embarazos y matrimonios precoces o forzados, así como violencias.
 
Fuente: ANSA