28 de Octubre, 2020
Radio Mercosur
Política

Próximas elecciones - Trump se apoya en la vacuna para el voto popular

Donald Trump quiere la vacuna contra el coronavirus para las elecciones de noviembre próximo y presiona a las autoridades sanitarias con el fin de que hagan todo lo que esté a su alcance para que esté disponible para esa fecha.

Responsive image

     La prisa del presidente suscita muchas perplejidades: "no creería en su palabra sobre una potencial vacuna", sostiene secamente Kamala Harris, la candidata demócrata a la vicepresidencia, invitando a los estadounidenses a confiar más en los científicos.

 

    Harris, sin embargo, va mucho más allá de criticar al presidente, calificándolo de "incompetente" en el manejo de la pandemia y la crisis que ha causado sobre el mercado laboral. En una entrevista con la cadena CNN, cuando solo quedan dos meses para ir a las urnas, la senadora afroestadounidense ataca también a Trump por el racismo.
 
    "Trump y el ministro de Justicia (William) Barr viven en una realidad diferente cuando dicen que no hay racismo en el sistema de justicia estadounidense: en Estados Unidos hay dos sistemas de justicia", explicó. Luego, cuando se le preguntó sobre una posible interferencia en la votación, no ocultó sus temores.
 
    "Habrá interferencia extranjera en las elecciones de 2020 y Rusia estará en primera línea", dijo, admitiendo que esto, junto con los ataques de Trump a la credibilidad en el sistema de votación, podría costarle la victoria a los demócratas.
 
    Por el momento Joe Biden, el candidato demócrata a la presidencia, marcha adelante en los sondeos. Según la última encuesta de la CBS tiene, a nivel nacional, el 52% de las preferencias, es decir 10 puntos de ventaja sobre los 42% de los consensos de Trump. Pero las encuestas , como mostraron en 2016, no son tan confiables y, por lo tanto, la incertidumbre continúa dominando.
 
    Una incerteza ligada sobre todo a los métodos de votación: los demócratas presionan por aquel del correo, el presidente por hacerlo en persona convencido de que puede agilizarlo. El voto por correspondencia, aunque sea más seguro desde el punto de vista sanitario, de hecho corre el riesgo de alargar el tiempo de resultados definitivos con el peligro, es la preocupación de muchos, de tensiones sociales.
 
    La carrera por la vacuna de Trump se encaja en este complejo cuadro. El presidente está convencido de que puede ser su llave para quedarse en la Casa Blanca otros cuatro años junto a la economía, el verdadero caballo de batalla del magnate.
 
    Después del colapso del segundo trimestre, se espera para el PIB un fuerte repunte en el período julio-septiembre: en el orden de "25-35%", dijo el ministro del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin. A pesar de esto, "el presidente cree que se necesitan más estímulos a la economía", agregó.
 
    Las negociaciones entre demócratas y republicanos están estancadas en este frente y un acuerdo parece lejano. De ahí la urgencia de una vacuna “solucionadora” de crisis que permita reanudar el despegue y que Trump derrote a Biden y permanezca en la Casa Blanca.
 
    La "prisa" presidencial empuja a las grandes farmacéuticas estadounidenses a considerar la posibilidad de salir públicamente para reafirmar su seriedad y fiabilidad en las pruebas sobre las vacunas. Un compromiso con la seguridad que a Trump no parece importarle de cara al objetivo de permanecer en la Casa Blanca. 
 
Fuente: ANSA