14 de Abril, 2024
Radio Mercosur
Argentina

Argentina descarta a China y compra 24 aviones de combate a Dinamarca con el aval de EE.UU.

En rotundo cambio en la política militar, Argentina ha descartado a China como proveedor y ha decidido comprar 24 aviones de combate F-16 a Dinamarca, con la aprobación de Estados Unidos.

Responsive image

La decisión, que refuerza la cercanía del gobierno de Javier Milei con la Casa Blanca, permitirá a la Fuerza Aérea argentina recuperar su potencial bélico perdido durante la Guerra de Malvinas en 1982.

 
Los aviones de combate F-16, fabricados por la compañía estadounidense Lockheed Martin, solo pudieron ser adquiridos gracias a la aprobación de la administración de Joseph Biden. Además, el trato comercial contará con el respaldo financiero de Washington y se pagará en cuotas anuales.
 
Avión de combate F16
 
El presidente chino, Xi Jinping, había ofrecido a Alberto Fernández 34 aviones de guerra JF-17 a un precio muy bajo y con una financiación inusual en el mercado mundial. Esta oferta formaba parte de la estrategia de Xi para competir con la Casa Blanca y desplazar a Estados Unidos de sus áreas de influencia.
 
Alberto Fernández viajó a Beijing en octubre de 2023 para reunirse con Xi en la III cumbre de la Iniciativa de la Ruta de la Seda, donde se iba a firmar el contrato de los aviones JF-17. Sin embargo, debido a la intervención de Estados Unidos, el contrato nunca se concretó. Sergio Massa, invitado por Marc Stanley, embajador de Estados Unidos en Argentina, fue quien transmitió esta información al presidente Fernández.
 
Jorge Taiana, ministro de Defensa en ese momento, no viajó a Beijing y la operación comercial quedó en el limbo hasta después del cambio de gobierno. Milei asumió la presidencia el 10 de diciembre y dejó claro que se alinearía con Estados Unidos, rechazando cualquier tratado comercial con el régimen comunista chino.
 
Desde el Consejo de Seguridad de la Casa Blanca se dio la instrucción secreta de ayudar a Argentina en la compra de los aviones F-16 fabricados por Lockheed Martin y en posesión de Dinamarca. Esta instrucción fue conocida por Milei durante su visita a Washington DC antes de asumir la presidencia.
 
La demora en las negociaciones y la finalización del contrato complican al país y benefician a Ucrania en su guerra contra Rusia. Originalmente, Argentina iba a adquirir 34 aviones F-16, pero debido al lobby de Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania, en Washington, se llevaron 10 de esos aviones para enfrentar a las tropas de Vladimir Putin.
 
Milei y su ministro de Defensa, Luis Petri, son conscientes de la dinámica en la compra de los aviones y están acelerando los trámites burocráticos en el Edificio Libertador. Si la operación no se cierra a fines de febrero, la adquisición podría caer por falta de financiamiento, el cual está respaldado por el Pentágono.
 
La decisión política de Estados Unidos no solo implica el rechazo a China como proveedor y el aval para la compra de los 24 aviones, sino también un movimiento geopolítico que involucra al Reino Unido y su plan de control y protección de las Islas Malvinas.
 
En las próximas dos semanas, el ministro Petri deberá entregar toda la documentación al jefe de Gabinete, Nicolás Posse, para cerrar la operación con Dinamarca. Los fondos necesarios para la compra de los aviones de guerra están disponibles y Milei ya ha tomado la decisión política.
 
Esta decisión refuerza la agenda de Argentina para contener la influencia china en América Latina, diseñada en el Pentágono, y aprovecha la coyuntura geopolítica para fortalecer las relaciones bilaterales entre Argentina y Estados Unidos, al mismo tiempo que recupera la capacidad bélica de su Fuerza Aérea.
 
Radio Mercosur con información de Infobae