14 de Julio, 2024
Radio Mercosur
Mundo

Argentina se prepara para una nueva guerra

Así lo expresa un periodista inglés

Responsive image
El especialista en defensa George Allison, analiza el reequipamiento militar de Milei, frente a la reducción presupuestaria y armamentística de Gran Bretaña.
 
La afirmación del especialista británico, el reequipamiento militar de Milei. 
 
Es una prueba irrefutable de las intenciones de la Argentina, conflagración que semejante desafío sólo podría impedirlo EEUU.
 
 
Sin embargo, los británicos – agrega Allison- “no tenemos a nadie a quien temer excepto a nosotros mismos”; afirma.
 
Tílulo de la nota publicada por el diario londinense The Telegraph este viernes 21 de junio.
 
En una extensa nota de análisis militar publicada por The Telegraph este viernes por la tarde; el editor del UK Defense Journal George Allison; realiza un paralelismo entre las políticas armamentísticas que lleva adelante la Argentina y las de su País, Gran Bretaña. Y aunque sostiene que Reino Unido posee mayor experiencia y capacidad de respuesta bélica ante cualquier posibilidad de que nuestro país decidiera intentar recuperar la soberanía de las Islas Malvinas militarmente; considera necesario ampliar “la flota de la Royal Navy” y el reclutamiento. Ya que si bien “sigue siendo muy improbable” que Argentina se embarque en otra guerra por el mismo asunto; su punto de vista es la existencia de “un viejo adversario rearmándose”, mientras que el Reino Unido las está reduciendo. Por lo que advierte que “Gran Bretaña no puede darse el lujo de quedarse atrás en el mar”.
 
Las recientes medidas de Argentina para renovar y ampliar sus capacidades militares, -señala Allison- incluidas las aspiraciones de adquirir buques de asalto anfibio y un acuerdo para comprar aviones de combate F-16 retirados de Dinamarca, han llamado la atención. La Guerra de las Malvinas de 1982 sigue siendo un acontecimiento decisivo en las historias del Reino Unido y Argentina.
 
Para Gran Bretaña, el conflicto reafirmó su soberanía sobre las islas y demostró su determinación militar; demostró que a pesar de su decadencia, Gran Bretaña seguía siendo una potencia militar de primer rango y una fuerza para el bien. 
 
Los argentinos, sin embargo, están dispuestos a la recuperación de las Islas Malvinas, según reafirman, actualmente, en cuanta oportunidad se presente. 
 
La derrota fue un trauma nacional para Argentina, ante la potencia desconocida del ejército británico durante aquella guerra, pero no apagó el deseo de recuperar las “Islas Malvinas”, según reconoce George Allison. Este deseo duradero es continuamente alimentado por los líderes políticos argentinos que utilizan la cuestión de las Malvinas para unir a la población y desviar la atención de los problemas internos.
 
 
Los planes de Argentina para adquirir nuevos equipos presentan es una clara amenaza para las Malvinas. Los aviones F-16, especialmente si cuentan con el apoyo de aviones de reabastecimiento de combustible, podrían comprometer la superioridad aérea británica local sobre las Malvinas. Por su parte –agrega el periodista inglés- los buques anfibios podrían potencialmente desembarcar una fuerza capaz de superar a la guarnición británica en las islas, que sólo tiene fuerza de compañía. Sin embargo, el uso práctico de estos activos para apoderarse de las Malvinas presenta desafíos potencialmente insuperables para Argentina.
 
Uno de los primeros problemas sería diplomático. Como el mundo ha aprendido recientemente del caso de Ucrania, el equipo militar avanzado fabricado en Estados Unidos –entre ellos ciertamente el F-16– no puede utilizarse sin el consentimiento de Estados Unidos. Si ese poderoso país no autoriza la acciones de esas piezas y apoyo de los estadounidenses, es muy difícil mantener en el aire aviones como el F-16 y aún más difícil seguir luchando.
 
Las Malvinas están aproximadamente a 300 millas del continente argentino, separadas por aguas a menudo traicioneras del Atlántico Sur. Las complejidades logísticas de lanzar y sostener una operación anfibia a esa distancia son inmensas. Los aviones británicos Typhoon con base en la RAF Mount Pleasant harían por sí solos imposible una operación anfibia de este tipo a menos que fueran tratados o suprimidos de alguna manera por Argentina Si Gran Bretaña fuera advertida de un intento de invasión, sería difícil de prevenir, y sólo podría potencialmente enviar un submarino de ataque u otros refuerzos navales a la zona.
 
En 1982, la amenaza de los submarinos británicos, completamente evidente con el hundimiento (brutal por cierto) del crucero argentino General Belgrano por el submarino HM Conqueror , fue suficiente para negar los mares a Argentina.
 
Así que, al menos por ahora, Argentina no puede retomar de manera realista las Malvinas. Pero la situación pone de relieve la debilidad de las fuerzas británicas actuales. La Royal Navy hoy tiene sólo seis submarinos de ataque: es casi seguro que no podría enviar más de uno a las Malvinas, y es posible que no pueda enviar ninguno. La verdadera preocupación aquí radica –agrega George Allison- en la idoneidad de las propias capacidades de Gran Bretaña, particularmente el tamaño de su flota. 
 
Argentina ha expresado repetidamente su determinación de reclamar la soberanía sobre las islas, y el presidente Javier Milei le recordó a su nación que su constitución ordena explícitamente la reunificación de las Malvinas con Argentina. A pesar de la posición decidida del Reino Unido de que la soberanía de las islas no es negociable, el gobierno argentino continúa presionando sobre el tema.
 
El presidente Milei ha dejado claras sus intenciones, estableciendo paralelismos con la devolución de Hong Kong a China por parte del Reino Unido y afirmando que el reclamo de Argentina sobre las islas no es negociable . George Allison ha reconocido con franqueza que puede llevar décadas lograr la soberanía, pero los persistentes reclamos de Argentina resaltan la necesidad de que Gran Bretaña mantenga una postura sólida y un mensaje claro y de largo plazo de que el Reino Unido puede luchar y ganar para proteger a los isleños. No podemos hacer eso si le decimos al mundo que no nos importa cuántos barcos y personas tenemos.
 
Por supuesto, agrega el periodista inglés, que la capacidad de la Royal Navy para proyectar poder a través del mar supera por completo a la de Argentina. La flota de destructores, fragatas, submarinos y portaaviones de última generación del Reino Unido, HMS Queen Elizabeth y Prince of Wales, proporcionan un elemento disuasivo formidable, cuando están en el mar con tripulaciones, al menos, y aviones para el transportista. Lamentablemente, las fuerzas británicas nunca han logrado poner más de ocho aviones a bordo de uno de nuestros nuevos portaaviones. La sangrienta lección de 1982 –que los aviones con radar a bordo de barcos son absolutamente vitales cuando una flota opera sin cobertura aérea en tierra– no ha sido bien aprendida: los helicópteros con radar “Crowsnest” de la RN han estado plagados de problemas .
 
 
El número de cascos de la Royal Navy ha disminuido en los últimos años, y esta tendencia debe revertirse para garantizar que nuestra capacidad de defender los valores británicos no se vea erosionada. Más barcos de uso general servirían al propósito general de mantener la paz, disuadiendo cualquier posible agresión argentina.
 
Incluso las capacidades de guerra anfibia de Gran Bretaña, en particular los buques de asalto HMS Albion y HMS Bulwark –cuyos predecesores fueron tan cruciales en la campaña de 1982– han sido recientemente objeto de bastante escrutinio. A pesar de las garantías desde arriba, existen dudas sobre si estos barcos volverán algún día al servicio activo. Inicialmente, se esperaba que el HMS Bulwark regresará a la flota después del mantenimiento, pero ahora se mantendrá listo para su despliegue solo si es necesario. El lenguaje cambió de promesas de que el barco volvería a estar en servicio a una vaga garantía de que lo haría si fuera necesario. Eso no es suficiente, ¿verdad?  
 
Mientras tanto, en Argentina, los marinos de argentinos, duplican hoy su valor y preparación como para enfrentar a un país que mantiene preso al pueblo de Malvinas, sufriendo desprotección, lenta protección alimenticia y una defensa del pequeño territorio, relativamente pobre.
 
Es esencial garantizar que las plataformas británicas, estén completamente listas para su implementación. Una Gran Bretaña sin una fuerza marítima robusta y capaz en realidad no es Gran Bretaña en absoluto.
 
El Reino Unido debe tener claros sus objetivos para la Royal Navy y financiarla en consecuencia. Ya sea que el objetivo sea mantener una capacidad incipiente para retomar las Malvinas a expensas de otros compromisos o retener una fuerza de pleno derecho en aguas azules con los habilitadores adecuados operativos (desde buques de asalto hasta buques cisterna y buques de almacenamiento), se deben establecer prioridades claras. 
 
La mayoría señalará correctamente que un ataque argentino a las Malvinas sigue siendo muy improbable; sin embargo, mi punto –agrega George Allison-  aquí es que la situación de un viejo adversario que está rearmándose mientras nosotros reducimos nuestras propias capacidades subraya una cuestión más amplia: Gran Bretaña no puede darse el lujo de quedarse atrás en el mar, en la que Argentina también se está preparando. 
 
La flota de la Royal Navy debe ampliarse y los hombres y mujeres que luchan contra estos buques deben ser reclutados y, lo que es igualmente importante, retenidos. El Gobierno frecuentemente promociona el crecimiento de la flota como un sello distintivo de su compromiso con la defensa. Sin embargo, lo que no anuncian es que este crecimiento simplemente revierte algunos de los severos recortes realizados en 2010. A pesar de la retórica e incluso de las mejoras genuinas que se están realizando en la flota, la Marina todavía está lidiando con una capacidad reducida en muchos aspectos en comparación con una década atrás.
 
Nuestro mayor desafío no son las fuerzas armadas de Argentina; es la necesidad de fortalecer y financiar el nuestro. No debemos abandonar la orgullosa tradición británica de poder luchar y ganar en el mar. Comparado con semejante pérdida, no temo a Argentina.
 
Argentina, - cabe expresar- está acostumbrada que, los territorios bajo el dominio británico, son retenidos por la fuerza de un país que no ha salido del antiguo tipo de gobierno sin que sus habitantes puedan huir del poder superior de un país que tiene pocas armas, menos razones y finalmente, una añeja historia de mantener a algunos territorios en distintos puntos de la tierra, dominándolos, privándolos de ese sistema de que goza afortunadamente la Argentina por el que luchan los sometidos: respetar la Libertad definitiva de esos territorios y de esos pueblos para que se desarrollen a su manera y deseos. 
 
Argentina, por otra parte, no tiene hipótesis de Conflicto con nadie. Ni ve fantasmas en ningún lado.
 
 
Por Agenda Malvinas
23 de junio de 2024 20:11