ARGENTINA - EL INFORMADOR PUBLICO

ene
11
2012
Circo mediático sin cáncer y con cirugía plástica Por Guillermo Cherashny para el Informador Público // ¿Otra vez un nuevo teleteatro Cristina? Por el Dr. Alfredo Raúl Weinstabl para el Informador Público // La promoción industrial fueguina en su laberinto Por Rodolfo C. Rossi para el Informador Público // Parábola del diagnóstico argentino trucho Por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse para el Informador Público.
ARGENTIN A - EL INFORMADOR PUBLICO

Circo mediático sin cáncer y con cirugía plástica

Por Guillermo Cherashny para el Informador Público

El show mediático montado por Jacobo Grossman -el arquitecto de los festejos del Bicentenario- en torno a la intervención quirúrgica de la presidente por un supuesto cáncer de tiroides tuvo un gran éxito en prolongar el “efecto lástima” que la beneficia desde la muerte de su marido. Los nódulos benignos que tenía en la glándula tiroides le habrían sido extraídos simultáneamente con una cirugía estética de estiramiento de cuello y parte inferior de la mandíbula, incluyendo la papada. Esto lo informamos como primicia (ver Un extraño postoperatorio de 20 días) cuando se anunció la terrible enfermedad como una maniobra oportunista para tapar la compra de un piso en el Madero Center tasado en 2 millones de dólares. A tal punto se trató de un montaje preparado hasta el último detalle que al día siguiente del anuncio, cuando CFK habló ante los gobernadores con un retrato de Evita como fondo, logró transmitir con efectividad la sensación de que podía tener algo más grave. Asimismo, el parte del “cirujano” Alfredo Scoccimarro fue la única fuente con que contamos del supuesto cáncer que no existió, así como de las supuestas punciones realizadas. El silencio y la complicidad de las autoridades del Hospital Austral se explicarían por un subsidio millonario en dólares que recibiría esa institución sanitaria para obras de ampliación y se enmarca en la mejora de las relaciones con la Iglesia después de la jubilación del cardenal Jorge Bergoglio.

Madero Center

Con esta perspectiva, en una semana o un poco más se podrá demostrar -o no- esta farsa mediático-quirúrgica. Aunque hay cirugías plásticas que son tan bien hechas que no se pueden demostrar. En este caso, la mascarada oficial sirvió, como señalamos, para tapar la compra del piso en el Madero Center, en donde ya vive el vicepresidente Boudou. Éste -y no es la primera vez- fue castigado a tener perfil bajo y quedar arrinconado en un despacho de segunda en el Banco Nación. Para algunos, una prueba de que sigue bajo la mira de Máximo Kirchner.

Simultáneamente, unos cuantos medios difundieron grandes notas sobre Agustina Kaempfer, la novia testimonial de Amado Boudou, afirmando que vive en Madero Center y que es inseparable compañía del vicepresidente. Lo concreto es que dentro de dos semanas la presidente podrá ir a su departamento en el Madero Center y mantener reuniones con su vice para tratar los graves problemas del país, en vez de llamarlo 10 veces por teléfono, como ocurrió el viernes pasado, que es lo que consignaron los diarios.

En la privacidad del Madero Center podrán hablar sobre la “sintonía fina” que encara el gobierno en el plano económico a partir de este año. Y también de otros dos temas que preocuparían a la pareja presidencial. El primero es el IVA-consumo que mide la DGI sin la Aduana y que subió en diciembre sólo el 13% contra una inflación anual de más del 25%. En segundo lugar, el impuesto al cheque subió el 17% con respecto a la misma tasa de inflación, lo que muestra por primera vez una fuerte desaceleración del consumo desde la recesión del 2009 y que se está empezando a notar en la temporada turística. En marzo, con todos los aumentos que se vienen, este proceso se agudizará y entonces no habrá circo mediático lo suficientemente efectivo como para distraer a la opinión pública. Mientras tanto, la realidad en la cúpula del poder es que entre Cristina y Amado está todo bien -como dicen los jóvenes-, aunque Juan Manuel Abal Medina, Carlos Zannini y Máximo Kirchner nos quieran hacer creer lo contrario. Ah, y Héctor Icazuriaga no podrá pinchar más los teléfonos del vice, porque a partir de la desagradable experiencia anterior, éste se comunica por otros medios.


******¿Otra vez un nuevo teleteatro Cristina?

Por el Dr. Alfredo Raúl Weinstabl para el Informador Público

La salud de un Presidente de una Nación es sin dudas, una importante cuestión de Estado.

Y formalmente, como una cuestión de Estado, fue tratada la supuesta afección de nuestra presidente. Un cáncer en la tiroides.

El 27 de diciembre ppdo. el vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, hizo el claro, preciso e impactante anuncio que conmovió por lo sorpresivo y por la índole de la afección, a toda la ciudadanía y recorrió los medios del mundo entero.

Se trataba de un carcinoma papilar en el lóbulo derecho de la glándula tiroidea, según informó el vocero presidencial. “La dolencia está circunscripta a la glándula y no hizo metástasis, por lo que, no están comprometidos los ganglios linfáticos”, agregó. La intervención quirúrgica si realizaría en el Hospital Austral. (ref. 1)

Este hospital después del anuncio de la operación de la presidente, se convirtió en una fortaleza militarizada con custodios privados que revisan cada auto que ingresa, prohibición de que cualquier persona ajena a algún familiar internado entre en el hospital, estricto control de los pacientes e instrucciones directas para los enfermeros y empleados sobre lo que pueden o no hacer. Un clima de fuerte tensión y nerviosismo.

Se habían había reservado, por razones de seguridad, todo un piso del edificio durante la operación. Había unas pocas habitaciones reservadas para los hijos y la cuñada de la presidente. Además, derivó o postergó turnos no urgentes para las últimas semanas de enero próximo o febrero y así evitar en lo posible una alta circulación de pacientes durante los días en que la Presidente esté internada en el establecimiento.

Pero al poco tiempo varios indicios y aspectos no demasiado convincentes fueron expuestos en los medios.

El dos de enero escribí una nota titulada “¿Es creíble alguien que miente, falsea y engaña permanentemente”? (ref. 2) Sintéticamente el artículo se puede resumir en un viejo y conocido dicho de nuestro refranero popular que dice “Piensa mal y acertarás”.

Y lamentablemente así fue. La presidente no tenía cáncer, sino un tumor benigno de la glándula tiroidea, “pero descartando la presencia de células cancerígenas”, comentó en un nuevo informe el vocero presidencial.

En otras palabras, Cristina fue operada de un cáncer que no tenía.

Si seguimos pensando mal, todo el inmenso operativo desplegado por el gobierno con el apoyo de las organizaciones afines al kirchnerismo en la movilización popular de cientos de simpatizantes, no fue más que un torpe montaje para ocultar el salvaje ajuste y otras dificultades que en forma creciente, debe enfrentar el gobierno.

Lo que Cristina siempre afirmó que los problemas económicos mundiales no iban a impactar en nuestro país y que se negaba implantar políticas de ajuste, ahora suenan más a palabras vacías o a otra torpe falsedad, que la dura realidad ahora la obliga a aceptar. Pero que no quiere ser la que adopta las duras medidas correctivas de tanto dislate político y económico.

Pero los escépticos y los descreídos esto no fue en absoluto una sorpresa. Sabíamos que simplemente por ser Kirchner, alguna trampa o tramoya llevaba implícita esta “enfermedad”.

No soy médico y no entiendo nada referente al tema, pero me pregunto de ser así, es evidente que el primer comunicado realizado por el vocero presidencial por la contundencia y claridad de su afirmación, fue irresponsable o al menos realizado con suma ligereza.

Asimismo me pregunto si en esta supuesta tramoya, las autoridades del Hospital Austral también fueron sorprendidas en su buena fe.

Pero lo que es absolutamente imperdonable, una verdadera vileza, el haber burlado la buena fe, de los miles y tal vez millones de seguidores que se preocuparon y rezaron por el éxito de la operación y la salud de Cristina. Muchos cientos de ellos haciendo una larga vigilia frente al hospital. En días de sofocante calor.

La presidente al igual como hiciera su difunto esposo, sigue utilizando a la ciudadanía como medio o herramienta para sus cuestionables fines.

Esta torpe operación de distracción constituyó para sus seguidores y simpatizantes, una maquiavélica perversa y verdadera cruel burla. Un verdadero desprecio a sus representados y a la ciudadanía en general. Y por supuesto también a los medios internacionales que creyeron en la información oficial del gobierno.

Si me equivoco en, mi apreciación pido mil disculpas. Pero estas dudas me asaltan por la absoluta falta de credibilidad y la consuetudinaria mendacidad de la presidente.

Me alegra sinceramente la falta de gravedad de su dolencia. De haber sido grave sería como escapar al negro destino que le espera, cuando llegue el momento de rendir cuentas ante los tribunales de la Nación por su truculenta, corrupta e incompetente gestión gubernamental.

Notas:

(1) El Hospital Austral está transitando el arduo camino para convertirse en el primer centro de salud argentino en estar acreditado por Joint Commission International (JCI). Seguramente uno de los hospitales con tecnología médica de última generación y de primer nivel en la Argentina.

Llama poderosamente la atención el doble discurso y la hipocresía de los Kirchner. El anterior presidente había mandado acondicionar una sala especialmente para él en el hospital Argerich. No obstante nunca la utilizó haciéndose atender en los mejores nosocomios del país. La presidente Cristina acorde a sus discursos e ideología, se debería haber atendido en un hospital estatal, el Eva Perón, por ejemplo, de Ezeiza u otros similares.

(2) Alfredo R. Weinstabl, “¿Es creíble alguien que miente, falsea y engaña permanentemente?” Informador Público, 04.01.12.


******La promoción industrial fueguina en su laberinto

Por Rodolfo C. Rossi para el Informador Público

Recientemente una alta funcionaria del Gobierno Nacional resaltó “el fuerte desarrollo de Tierra del Fuego como polo tecnológico, donde se producen artículos electrónicos y donde estamos recibiendo inversiones de marcas mundiales líderes”.

Parecería, que tal importante manifestación estaría pecando de alguna imprecisión, que hace fundamental el análisis de los beneficios y virtudes de tales inversiones.

Rigurosamente, a “priori” parecería que la mentada funcionaria se estaría refiriendo a radicaciones de plantas de fabricación, que con un respaldo de fuerte capital y tecnología, se instalarían en Tierra del Fuego, al amparo de los regímenes de promoción industrial vigentes.

Al respecto, es de señalar que la promoción industrial aprobada en el año 1972, exime del pago de IVA-Ganancias y derechos de importación de insumos, las inversiones en Tierra del Fuego, a lo que se sumó por la Ley N° 26.539, la reducción al 30% de las tasas de impuestos internos, que pesan sobre los productos electrónicos. En el Presupuesto de Administración Nacional del Año 2012, las exenciones impositivas para la Promoción Industrial Fueguina alcanzan a $5.600,4 millones, algo así como más de la mitad del monto presupuestario ejecutado, en el año 2011, por el Ministerio de Salud de La Nación.

Bueno. Es aceptable. Grandes empresas se instalarían en esa lejana zona del país y con su “efecto derrame” y la disminución de las importaciones por “producción de alta tecnología Argentina”, bien vale la pena el esfuerzo del “contribuyente”.

Pero ello, no es así.

Tal como están las cosas, las anunciadas radicaciones de “las marcas mundiales líderes” son en realidad, simples entregas de licencias o permisos de fabricación, que recaen en no más de nueve (9) firmas ensambladoras, que concentrarían la casi totalidad de la producción electrónica fueguina. Las marcas internacionales no se instalan en la Isla. Rigurosamente, invierten en líneas de montaje dentro de las (9) empresas, que ya estaban radicadas desde hace muchos años en la Isla, con un determinado grado de integración, pero no montando, necesariamente, planta nueva de fabricación alguna.

Pero lo notable, es que la placa electrónica y determinados especiales componentes centrales para la fabricación de notebooks, equipos de audio, reproductores DVD, auriculares, radios relojes, cámaras fotográficas, celulares o televisores están siendo importados, previsionando esta continuidad en el tiempo por razones tecnológicas. Según las propias declaraciones de importantes referentes de la “industria ensambladora”, los productos terminados, en promedio, tienen entre un 10 y un 15% de provisión nacional de insumos, incluyendo las cajas de empaque.

Al margen del análisis costo/beneficio que recibirían estas “9 industrias ensambladoras de marcas líderes”, es observable los mayores costos logísticos, que implica la importación de componentes hasta Tierra del Fuego y su posterior traslado de los productos terminados a mas de 3.000 kilómetros, a los principales centros de consumo.

Mientras tanto, la oferta de computadoras portátiles, reproductores de música, de DVD, y demás, estaría presentando en el mercado argentino una escasa variedad de modelos disponibles y cierto retraso en la presentación de las permanentes nuevas tecnologías. Y ciertamente los precios, que finalmente paga el consumidor argentino, son más elevados que el de los niveles internacionales.

Finalmente, es interesante señalar que una buena parte de la inversión comprometida en la “industria de ensamblaje” de Tierra del Fuego, está financiada por los Créditos del Bicentenario a 5 años de plazo, con 1 de gracia y con una tasa fija del 9,9% anual.

En definitiva, subsidios importantes por la inversión, eximición de derechos a la importación de los insumos, subvenciones financieras por créditos a largo plazo y con tasa de interés preferente, protección arancelaria y aduanera casi infinita, pobre compromiso de capacitación e investigación tecnológica, precios finales de “producción realizada” elevados a nivel internacional y otras cosas adicionales ¿no son acaso, excesivos beneficios sectoriales, que en definitiva, empobrecen a la población consumidora?


****** Parábola del diagnóstico argentino trucho

Por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse para el Informador Público

En estas líneas… hace pocos días… estaba señalando que el estrépito de la enfermedad de ella, era exagerado… y que, en verdad… la paciente no tenía absolutamente nada grave. Ninguna enfermedad que mereciera la lluvia de especulaciones que estallaron: ¿Qué fue, entonces, lo que ocurrió?

Todo lo que rodea a este gobierno está vestido de sospechas, de mentiras y de sustituciones falsarias.

Aun cuando la información sobre algo delicado se difunde con detalles que son inusualmente profusos… aparecen elementos completamente teñidos con una pátina de rareza que parecen confirmar aquella sentencia que dice: “en boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso”.

En todos los diarios del mundo salieron los resultados obtenidos del muy profundo análisis histopatológico (análisis de las células del tejido extraído como muestra) realizado por ese equipo médico.

El diagnóstico fue categórico: Carcinoma papilar tiroideo.

AL MÉDICO PATÓLOGO PROBABLEMENTE LO QUIERAN FUSILAR AHORA EN UNA CORNISA (PARA QUE SI NO SE MUERE DEL BALAZO… SE MUERA DEL GOLPE, AL CAER).

El segundo análisis histopatológico…. tiene un diagnóstico que cambia en modo dramático el diagnóstico inicial.

Tan dramático es ese cambio… que antes tenía cáncer… y ahora no.

Si es cierto y pretenden echarle la culpa a que la extracción de material por el método de punción es falible, ESTÁN MINTIENDO por cuanto ese análisis se hace dos veces con prueba y contraprueba como para jugarse luego a un diagnóstico definitivo de ese nivel de altísima sensibilidad para el paciente… tanto desde el punto de vista psicológico, como desde el punto de vista de las prevenciones a tomar en el acto quirúrgico. Agréguese la investidura.

¿La paciente estuvo entonces psicológicamente convencida que tenía cáncer, desde el día 27 de diciembre de 2011 hasta el 5 de enero de 2012?

En la biopsia con aguja gruesa (BAG), usada en las punciones para obtener muestras de una glándula tiroides afectada… precisamente para evitar los errores de la punción con aguja fina (PAAF) se presentan muy pocos fallos.

Al contrario de los diagnósticos sobrevalorativos (como es el caso de esta paciente), en las punciones BAG, los errores -en casi todos los casos- son infravalorativos de la lesión maligna.

Digamos aquí que entonces, con método BAG… si llegaba a ocurrir error debería haber sido que se apreciara un adenoma folicular y que no se viera el carcinoma papilar.

Pero aquí, se pretende que fue al revés: Vieron carcinoma y era adenoma.

¿Usaron BAG y le erraron al revés de la estadística?

Alguien tiene que responder por esta descomunal imbecilidad, que, como mínimo… desembocó en un apresuramiento en la difusión detallada y nunca antes vista de los datos del caso.

La presidente… no fue intervenida quirúrgicamente “por las dudas”.

Las operaciones “por las dudas” son anunciadas como exploratorias y así son planteadas… tanto en la táctica, como en la estrategia quirúrgica.

Aquí… sin ninguna duda… hubo errores muy graves en varios tramos.

Pero en materia de diagnósticos, la vergüenza internacional de nuestro país ya tiene acostumbrados a todos a las conclusiones erróneas.

Si en esto fallan con sus mejores prevenciones… dejen pues que dudemos no sólo de este triste enjuague… sino además de todas las conclusiones truchas… con las que manejan la República con todos los termómetros colapsados, empezando por el INDEC y terminando por ese equipo médico… que si fuera por Elena Petrescu… ya estaría fusilado.


Imágen  - El Informador  Público


radioMercosur